Cúcuta, ciudad verde

Hemos tomado de YouTube este video que muestra a Cúcuta, como ciudad verde de Colombia.

Cúcuta, es una de las principales ciudades que cuenta con una variada arborización, brindando a los espacios urbanos la sombra que los hace confortables y atractivos, no solo para los cucuteños, sino para los extranjeros y colombianos que visitan el portón de la frontera como nos bautizó el maestro Jorge Villamil.

Cúcuta, ciudad verde. Fotosomoslarevista.com

Cúcuta, ciudad verde. Fotosomoslarevista.com

“El árbol es una escultura viviente que se puede tocar y da sombra mientras desafía la gravedad” explica Home en su documental sobre la tierra.

En Cúcuta, cada vez que un niño nace, se apropia del lugar porque sus padres plantan en el patio de la casa, o en el andén, un mango o cualquier otro árbol. Según la Consulesa de España, Rosa Somavilla,  “apropiarse de un lugar no es, únicamente hacer de él una utilización reconocida, es establecer con él una relación, integrarlo a las vivencias propias, enraizarse, dejar huella y convertirse  en  actor  de  su  propia  transformación y adquirir sentido de pertenencia”.

Según el investigador de la UFPS, Evaristo Carvajal Valderrama, “entre la flora y la fauna existe una dependencia muy estrecha, basada en leyes naturales que rigen la estructura y funciones de las asociaciones de seres vivos”.

Esa fauna y esa flora conviven en Cúcuta en una amorosa comunicación que quiere romperse con tanto abuso de quienes tumban los árboles o dañan sus raíces para que estos caigan como sucedió esta tarde (miércoles 29 de agosto) en la avenida Cero.  Hace una semana, tumbaron el de la esquina y los mismos taladores, levantaron el pavimento y debilitaron las raíces de los que quedaron frente al edificio Yanet. Los vecinos les advirtieron de lo que podía pasar y la respuesta fue que le dijeran eso a los dueños de edificio.

Árbol talado en la avenida Cero de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Árbol talado en la avenida Cero de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Este era un árbol muy joven. Cada anillo de su tronco representa un año de vida. Si observamos la imagen, podemos ver que, a lo sumo, tenía entre 10 y 15 años de vida.

Lo cierto es que el piso fue levantado sin ninguna orden de Planeación. Tampoco se colocaron señales de peligro.  Como si fuera poco, los peatones tienen que caminar por la calle, exponiéndose a ser atropellados por el flujo vehicular que por la avenida cero (0) transita sin que exista una señal que indique, están trabajando. Lo peor, es que contribuyen a la pérdida de todo un ecosistema que alberga pájaros y nidos, insectos y toda una especie que ayuda a preservar el medio ambiente.  El viento y el peso de las ramas, hizo el resto… Claro, el tronco se quedó sin pies y no resistió la fuerza de gravedad.

La arborización de Cúcuta la podemos considerar que puede ser, más que tricentenaria en la ciudad, si nos remitimos a las crónicas y relatos que se conocen luego de terremoto de 18 de mayo de 1875, que los cucuteños hemos tenido la cultura y querencia por la siembra de árboles.

Partiendo de un estudio realizado por expertos botánicos, quienes encontraron que en la población arbórea existente en Cúcuta, había 71 especies tanto de nativos como introducidos desde el exterior.

El cují es un árbol símbolo de Cúcuta  que tiene una característica especial y que se extiende al ritmo del viento formando una sombrilla. De él, dicen los expertos, es el último recurso que le queda a las zonas erosionadas como son los cerros circundantes  de tierra roja de Cúcuta.

Siguiendo con las especies nativas, contamos con  las siguientes: el matarratón, chiminango, urapo y el guayacán amarillo. También, el samán, la ceiba, el mamón, el níspero y el totumo.

Los no nativos son entre otros, el almendrón, la acacios amarillo, rosado y rojo; el nim, ficus y pata de vaca, oriundos de Asia. El oití del Brasil, de mayor población en los andenes y parques de la ciudad.

El mango, único que produce fruto dulce tanto para el consumo humano como para las aves y otras especies.

El mirto cuando florece, perfuma las calles de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

El mirto cuando florece, perfuma las calles de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Especies menores, el mirto que en primavera llena de perfume a los cucuteños.

Ceibo dominico, oriundo del pacífico sur; tulipán africano, pala santo de las Antillas, carbonero blanco de Brasil y candelabros de Grecia.

Las palmeras también hacen fiesta. Palma real de Cuba, paraíso de Filipinas, palma areca, y cola de pescado de Asia, así como el abanico, y la cocotero del pacífico sur.

En muchos sectores se pueden observar amplios espacios como andenes y calles que se caracterizan por sus grandes árboles de frondosas ramas que inundan las rutas de los transeúntes con  ramas, hojas verdes o amarillas y en algunos casos con sus frutos que sirven para el consumo según el tipo de árbol.

Se dice que las cosas se parecen a su dueño, como le sucede al cucuteño con su arborización.  Se puede observar que los árboles están siendo talados sin consideración, la selva de cemento invade la selva natural, los árboles están cayendo uno a uno. Es claro que el cucuteño en esta época prefiere la modernidad que lo clásico, pero los árboles están un poco apartados del término modernidad.

En una tarde de caminantes, se siente el sol fuerte, y se observan los pasos rápidos o lentos de los cucuteños, las calles y los arboles danzando a la melodía del viento, los ciudadanos siguiendo los rastros de su baile en busca de sombra, sin duda es un buen paisaje, tomando un jugo de naranja frio, que  seguro compraron a una simpática vendedora ambulante. Los enamorados, ven el árbol como eternidad, por su larga vida y sabiduría, prefieren tallar allí sus iníciales, los niños juguetones y sonrientes escalan el árbol alto de su casa, y cando juegan al escondite cuenta hasta diez sobre su corteza.

En las noches, se escuchan las hojas, y el enamorado triste toma una ramita y desprende una a una sus hojas.

Sin los arboles Cúcuta pierde un poco su brillo, el sol es más fuerte y la piel se dora.

Los centros comerciales grises y sofisticados dejan con poca oportunidad  a los arboles; por cada cucuteño hay un árbol, a su gusto. En Cúcuta hay un árbol sembrado gusto de alguien.

Se debe escribir un libro y sembrar un árbol como buenos propósitos en la vida; Cúcuta está llena de buenos propósitos, solo hay que saber sembrar el árbol indicado en el lugar indicado midiendo las condiciones  del terreno. A los cucuteños les gusta sembrar y tener colores vivos en su ciudad, eso refleja que su alma tiene muchos colores, en especial el verde, así como unos puntos que tiritan si se observa un poco de lejos la ciudad.

A través de las redes sociales publicamos algunas fotos de árboles de Cúcuta. Las respuestas no se hicieron esperar:

Arbeniis Petit desde Tuluá, dice: Cuantas ciudades no envidiarán a nuestra Cúcuta por ese hermoso túnel natural de la Quinta Oriental… Cómo me enorgullece ser Cucuteño Arbenis.

Nada que envidiarle a los paisajes de Europa, responde Freddy Antonio Calderón.

“Mirémoslo ahora. La belleza, la frescura. Pero no hace falta el inconsciente que empiece a tumbar los árboles”… señala Marino Vargas Gelvis.

Todos tenemos que tener sentido de pertenencia por nuestra ciudad y cuidar ese regalo maravilloso de la naturaleza: su arborización que la engalana.

“Estos túneles son la linda imagen desde la entrada a Cúcuta … Preciosa ciudad”, dijo Édgar Osorio Luna.

“Lo triste es que no lo sabemos apreciar ni cuidar, ni respetar. .. Se me parece mucho a las calles de mi querida Valledupar…pero que linda mi Cúcuta…gracias a Dios este es el mejor vividero del mundo” evidencia  Leonardo Senior Cardona.

Desde algún lugar del mundo, Gloria Eugenia Valero quien compartió nuestra foto deja en claro que esta es una bella calle de Cúcuta.

De acuerdo, le responde Álvaro Urquijo Castro la naturaleza impone su belleza, y llena de tranquilidad.

“Bella mi Cúcuta”, Jorge Báez desde Armenia.

Los  asistentes al IV Encuentro nacional de periodismo de Hoy, realizaron un trabajo de curso sobre narrativa transmedia que puede ver completo desde aquí bajo el título de Cúcuta en blanco y negro.

Mensajes dejados en Facebook.

Mensajes dejados en Facebook.

Limones, mirtos y guanábanos se confunden en un abrazo. Foto somoslarevista.com

Limones, mirtos y guanábanos se confunden en un abrazo. Foto somoslarevista.com

Parque de Santander. Foto somoslarevista.com

Parque de Santander. Foto somoslarevista.com

Panorámica parcial de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Panorámica parcial de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Los árboles brindan protección a vendedores ambulantes. Foto somoslarevista.com

Los árboles brindan protección a vendedores ambulantes. Foto somoslarevista.com

Parque El Malecón. Foto somoslarevista.com

Parque El Malecón. Foto somoslarevista.com

 

Parque de Santander. Foto somoslarevista.com

Parque de Santander. Foto somoslarevista.com

Caminar bajo os árboles. Foto somoslarevista.com

Caminar bajo los árboles. Foto somoslarevista.com

Parque de los niños. Foto somoslarevista.com

Parque de los niños. Foto somoslarevista.com

¿Imagina a Cúcuta sin árboles? Foto somoslarevista.com

¿Imagina a Cúcuta sin árboles? Foto somoslarevista.com

A pleno sol se puede caminar por andenes y recibir sombra. Foto somoslarevista.com

A pleno sol se puede caminar por andenes y recibir sombra. Foto somoslarevista.com

Una vegetación variada en el Barrio La Riviera. Foto somoslarevista.com

Una vegetación variada en el Barrio La Riviera. Foto somoslarevista.com

Avenida los faroles. Foto somos larevista.com

Avenida los faroles. Foto somos larevista.com

 

Samanes centenarios. Foto somoslarevista.com

Samanes centenarios. Foto somoslarevista.com

El ladrillo rojo es decorado por árboles y palmeras. Foto somoslarevista.com

El ladrillo rojo es decorado por árboles y palmeras. Foto somoslarevista.com

Un bosque entre el ladrillo y el cemento. Foto somoslarevista.com

Un bosque entre el ladrillo y el cemento. Foto somoslarevista.com

Árboles y arquitectura. Foto somosarevista.com

Árboles y arquitectura. Foto somosarevista.com

Naranjas bajo los árboles del parque de la fundadora de Cúcuta, doñaJuana Rangel de Cuéllar, Foto somoslarevista.com

Naranjas bajo los árboles del parque de la fundadora de Cúcuta, doña Juana Rangel de Cuéllar, Foto somoslarevista.com

Árboles en el monumento al ferrocarril. Foto somoslarevista.com

Árboles en el monumento al ferrocarril. Foto somoslarevista.com

Veraneras y árboles. Foto somoslarevista.com

Veraneras y árboles. Foto somoslarevista.com

Los acacios anaranjados. Foto somoslarevista.com

Los acacios anaranjados. Foto somoslarevista.com

Entre árboles la catedral de San José de Cúcuta se levanta majestuosa. Fotos somoslarevista.

Entre árboles la catedral de San José de Cúcuta se levanta majestuosa. Fotos somoslarevista.

En el centro de la ciudad, los oitíes alegran la vida. Foto somoslarevista.com

En el centro de la ciudad, los oitíes alegran la vida. Foto somoslarevista.com

Cuando cae la tarde. Foto somoslarevista.com

Cuando cae la tarde. Foto somoslarevista.com

Con o con sol, el árbol nos regala su cobijo. Foto somoslarevista.com

Con lluvia o bajo el sol, el árbol nos regala su cobijo. Foto somoslarevista.com

¿Quién se resiste a la tentación del verde? Foto somoslarevista.com

¿Quién se resiste a la tentación del verde? Foto somoslarevista.com

El amor se refleja en esta mezcla de veraneras en flor, abrazadas a un oití. Foto somoslarevista.com

El amor se refleja en esta mezcla de veraneras en flor, abrazadas a un oití. Foto somoslarevista.com

Los almendrones con hojas de colores. Foto somoslarevista.com

Los almendrones con hojas de colores. Foto somoslarevista.com

En ocasiones as podas son innecesarias. Foto somoslarevista.com

En ocasiones las podas son innecesarias. Foto somoslarevista.com

¿Quién dijo que en una zona de parqueo no podía haber árboles? Foto somoslarevista.

¿Quién dijo que en una zona de parqueo no podía haber árboles? Foto somoslarevista.

En Cúcuta, las palmeras se mezclan con el cielo. Foto somoslarevista.com

En Cúcuta, las palmeras se mezclan con el cielo. Foto somoslarevista.com

Este grupo trabajó sobre Cúcuta, ciudad verde. Foto somoslarevista.com

Este grupo trabajó sobre Cúcuta, ciudad verde. Foto somoslarevista.com

Trabajo realizado por:

Víctor Hernández

Isbelia Gamboa

Katherin Bernal

Johana Pérez

Anny Sánchez

Mary Stapper –editora.

Tallerista: Andrés Julián Flórez Aristizábal.

@somoslarevista

 

 

 

 

 

7 comentarios para "Cúcuta, ciudad verde"

  1. FERMIN ALBERTO ROLON  octubre 28, 2013 at 12:36 am

    Me gusta su trabajo, muy apreciable y se ve que le ponen arte a la fotografia y a demostrar a nuestra ciudad verde, quiero saber si esta revista sale continuamente?,,cada cuanto?..como la publican?..se puede aportar algunas cosas alli?..espero su respuesta.

    Responder
    • MaryStapper  octubre 28, 2013 at 1:55 am

      Fermín, muchas gracias por su comentario. Los lectores merecen todo nuestro respeto, por eso cuidamos los detalles. En nuestro caso, somos la revista es sólo digital y se publican artículos todos los días.
      Migramos de medios impresos a la Web hace 3 años. Las buenas ideas, bienvenidas.

      Responder
  2. Henry Bloom Pupo  diciembre 1, 2013 at 8:30 pm

    Cucuta , cuidad ensoñadora que a visitante agrada caminar por sus avenidas, como no tomarse una avena acompañada por una papa rellena en el Hospital Erasmo Meoz en donde el frescor sus arboles en la avenida le brinda la tranquilidad.
    Es toda la ciudad que esta sembrada de arboles, que se convierten en el cielo verde que arropa y cubre del sol a los Cucuteños y a los visitantes. Hermosa ciudad verde de Colombia, como me hace recordar a Barranquilla bella con sus matarratones en el frente de cada casa.

    Responder
  3. Henry Bloom Pupo  diciembre 1, 2013 at 8:37 pm

    Me hubiera gustado que hubiesen colocado fotografias de el Inem de Cucuta, tuve la oportunidad de visitar esa institucion y se conservan muchos arboles en su interior, sin ser de Cucuta la quiero y aprecio su medio ambiente y sus calles arborizadas, es un ejemplo para mi querido CARMEN DE BOLIVAR.

    Responder
    • MaryStapper  diciembre 1, 2013 at 9:34 pm

      Henry, tomaremos las fotos y las agregaremos a la nota. Muchas gracias por enriquecer esta información.

      Responder
  4. omar  enero 16, 2015 at 11:21 pm

    Muy hermoso. cuando uno esta lejos es cuando mas sabe lo que tiene en casa y extraña todo.

    Responder
  5. Yazmin  agosto 31, 2015 at 1:24 am

    Divina mi ciudad, la amo, y nuestros arboles son de gran orgullo y servicio inigualable, hay que protegerlos y sembrar mas, son invaluables en todo sentido; naturaleza, ambiente, oxigeno, belleza, sombra….. Por favor no permitamos el asesinato de nuestros arboles, ellos no están en venta, si quieren construir o hacer un proyecto, pues busquen las manera de incluirlos, que la solución no sea talar los (matarlos), cucuteños y residentes hagamos respetar y valer lo que es una herencia invaluable… Nuestra naturaleza.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.