¿Conviene una pausa en el proceso de paz?

Segundo Antonio González.

Segundo Antonio González. Consultor en el sector energético.

Por Segundo Antonio González – Consultor en el sector energético. Hoy en Colombia está siendo discutido si los diálogos de Paz en La Habana, se aceleran, se cancelan o se hace una pausa, mientras que el proceso electoral que se avecina, se lleva a cabo.

El Gobierno Nacional en su afán de mostrar resultados, los presiona y condiciona en el tiempo su finalización, pero en aras  de su re-elección, que en nada conviene hoy al país.

Eso lo que indica es, que en este nuevo escenario de Paz no hay una política de Estado y solo se busca hacer diálogos y hablar de Paz en momentos de conveniencia de un gobierno y no de un País.

El resultado es el que tenemos: de una Agenda pactada de cinco puntos, solo se ha pactado uno, cuyos reales términos aún no conocemos, y este trabajo ha sido en los últimos once meses, lo que indica poca eficiencia (matemáticamente necesitamos a ese ritmo otros cuatro años para despejar los demás puntos). Presionar en estas condiciones, cuando solo falta 10 meses para que termine el gobierno Santos, afanando a la Mesa, coloca a los negociadores del gobierno a correr y a ser objetivo de desgaste ante unas FARC, que lo que desean es darse todo el tiempo que quieran mientras cada día salen con más propuestas y puntos a discutir, incluso por fuera de Agenda, y esto puede llevar a graves errores. En estas condiciones la paciencia de los colombianos se agota y es claro que debemos exigir seriedad, concreción y avance real.

Por esto es que debe ser revaluado la estrategia del gobierno y Farc: de que «Nada será acordado hasta que todo esté acordado», nos parece que eso no funciona, pues es motivo de volver atrás y distraer la negociación, sobre todo cuando se ve que no hay verdadera voluntad de Paz en el grupo insurgente y en el gobierno dando bandazos que le dan oportunidad a éste de dilatar el tiempo. Una salida es: “firmar el acuerdo definitivo del primer punto, sobre tierras”, fundamental en la Paz de Colombia.

Así sin presiones, incluso para avanzar con mayor celeridad, debe darse el cambio en algunos miembros del equipo negociador del gobierno, que parece desgastado, para que los diálogos se oxigenen y puedan avanzar con normalidad y quitando las interferencias politiqueras que están siendo permitidas por el gobierno.

Volvemos nuevamente a Caguanizar el proceso: todos quieren ahora tomarse una foto y todos quieren mostrar que son importantes sus opiniones,  de esta clase política desgastada y mala que tenemos, continúe reeligiéndose en los cargos públicos y Congreso Nacional. Así vamos mal.

S.A. González

Octubre 9 de 2013

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.