¿La dignidad de los políticos en entredicho?

Por Mary Stapper – En Colombia, la política gira alrededor del proceso de paz, de los estornudos de Santos o de Uribe, de los coletazos de los «huracanes» Pastrana, Samper y Gaviria o de la prudencia que siempre ha guardado Belisario.

A excepción de Belisario, en todos los bandos hay acusaciones para unos y otros. Por ejemplo, la lista que encabeza el ex presidente Uribe para el Senado, ha levantado ampollas en la clase política colombiana. Los opositores no desperdiciaron la oportunidad de descalificar nombres, que como el de José Obdulio Gaviria, despierta pasiones por ser pariente de Pablo Escobar.

Mirando este panorama y la forma como se calienta la política, decidí plantear a nuestros amigos a través de la red social, Facebook, la siguiente pregunta:

¿Por qué en política se agrede la dignidad de las personas?

Recibí todo tipo de respuestas. Luis Alberto Gómez Forero, por ejemplo, escribió que  “Porque hay gente, que en vez de hacer política, quiere ganar al precio que cueste, no les importa la dignidad humana del contradictor”.  Y se armó la discusión.

Para Omar García, la política es un tema de dignidad. Mientras que par Marino Vargas, “en política es lícito pararse sobre los demás para alcanzar una meta”, respuesta que fue refutada por García quien sostiene, “no es así sino que las personas que vota permiten esa situación”.

La discusión continuó y Vargas confesó sus querencias y de cómo votó por la desaparecida Gilma Jiménez con el fin de de apoyarla en su lucha contra los violares. “Seguro que ella en ningún momento pisoteó mi dignidad como persona”.

Omar Elías Laguado,  expuso su punto de vista: “Un político agrede la dignidad de una persona, porque no tiene ideas para debatir”. El debate continuó con la respuesta que Samuel Antolínez Jaimes le dio a Omar García: “Los que votan y eligen son las personas más humildes quiénes ven al politiquero como su salvador por que le da empleo por 3 meses. Por eso son indignos y le roban a la gente su dignidad y decoro“.

El debate siguió elevando el  calor en las respuestas. “Samuel es cierto, dijo Laguado, porque el que está jodido quiere arreglar la vida así sea por un día y eso son los que eligen a los políticos. Ya en nuestro medio se vende la conciencia muy fácilmente, pero es por eso que el político no tiene ideas para nada, simplemente paga una conciencia, no tiene necesidad de plantear ideas. Ojalá se implementara el voto programático y por lo menos un 90% de los actuales congresistas no salían”.

,Eduardo Serrano Acevedo: «Los que agreden la dignidad, lo hacen porque no tienen argumentos de altura para controvertir. Claro que se puede confundir la agresión con el sacar a la luz pública, actuaciones “pecaminosas” del agredido”.

Dafne Arias, “los políticos no tienen eso que los demás llamamos dignidad”.

Según Jaquelín Camperos, la humanidad se agrede porque “los políticos tienen en sus sesos todo: educación, servicios públicos, cultura”…  y prosigue: “todo reduce a dinero y poder. Vanidad de vanidades”…

Luisa María Téllez, opinó así: “Porque tontamente se cree que todo se vale, al igual que en el amor y en la guerra. Ahora bien si la persona o candidato tiene su hoja de vida limpia, transparente, y su conciencia en paz, le resbala todo lo que hablen de él, al fin y al cabo los hechos hablan y como siempre he dicho, todo sale a la luz, sea bueno o sea malo y de lo que se siembra se cosecha”.

Luz Omaira Carvajal Paipa sostiene que los políticos “por huecos, no tienen programas que plantear y les toca acudir a lo más fácil atacar la dignidad de las personas con cosas que nada tiene que ver con la política ¡son mediocres!

«Por envidia es que se agrede la dignidad del ser humano», argumenta José Pérez.  

«Quienes tienen el monopolio del poder pasan por encima de cualquier persona, robándole su dignidad con el objeto de mantenerse en el poder», opina Carlos Gómez.

En medio de la discusión hubo quien propusiera el voto en blanco para castigar a la clase política. Propuesta con la cual, Manuel Antolínez Villarreal no está de acuerdo: “No estoy de acuerdo de votar en blanco porque aún no tenemos una Ley que nos permita contarnos y que esto sirva de algo”.

¿Usted qué opina?

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.