Dos horas de mi vida que nunca volverán

Catalina Aldana Bitar - Canadá.

Catalina Aldana Bitar – Canadá.

Por Catalina Aldana Bitar – Canadá. Todos  tenemos ese amigo/a  que está  enamorado y en una relación perfecta que nos suele recordar cuan “repulsiva y nauseabunda” la gente enamorada suele ser y que te recuerdan por qué el vino es tu mejor amigo.

En mi caso había estado tratando de evitar a mi amiga, intencionalmente, las últimas semanas, porque me resistía a escuchar de nuevo por 10.000 millones de veces cómo comenzó todo con su novio actual, qué tan enamorados están y hasta cuantas veces va el chico al baño. Pero ante su constante insistencia, accedí… ¡Error!

Fuimos a un parque e hicimos un pequeño picnic, el día era hermoso y soleado, y yo albergaba la esperanza que ella se contuviera y no comenzara a hablar de su romance. No tuve suerte y como a los 10 minutos de estar en el parque mi pesadilla comenzó de nuevo. Yo traté de detenerla, lo juro.  Propuse temas de conversación más “interesantes”  como él bebe de Kim Kardashiam o él bebe de los duques de Cambridge a lo que ella contestó de la siguiente manera: “mi novio y yo hemos pensado ya en cómo llamar a nuestros hijos…”

El tiempo parecía haberse detenido, y el vino no era lo suficientemente bueno para amortiguar la pesadilla de escuchar qué tan lindo se ve su novio durmiendo y ¡cómo él le puso nombres a cada uno de los dedos de los pies de ella! ¡Realmente quería salir corriendo!

Sé que quizá sueno como la hija de Cruela Deville y el Grinch al escribir este artículo, pero esos detalles son adorablemente románticos entre pareja. Créame usted persona enamorada, su mejor amigo/a, mamá, papá, gato o perro no quieren saberlo, ¡no nos interesa!

Afortunadamente, no me pude contener más y el lado no tan “nice” en mí salió a flote y le dije lo siguiente: ¿sabes que aburres a la gente? Me alegra sinceramente que hayas encontrado a alguien tan especial pero no me interesa saber detalles tan íntimos, mantén un velo de misterio por favor. Termine mi vino y me fui.

pies1

 

 

 

Un comentario para "Dos horas de mi vida que nunca volverán"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.