Nicolás Lloreda Ricaurte, consolidando las relaciones comerciales de Colombia con Canadá

Por Nohra Ibargüen Stapper - Canadá.

Por Nohra Ibargüen Stapper – Canadá.

Por Nohra Ibargüen – Corresponsal en Canadá. La mayoría de los inmigrantes nos vemos forzados, circunstancialmente, a cambiar o retomar una carrera profesional o un oficio diferente al que hacíamos en nuestros países de origen.  Yo no fui la excepción.  En estos momentos estoy comenzando una nueva etapa en mi vida profesional.  Estoy desarrollando habilidades y competencias que comencé a adquirir desde la edad de nueve años cuando escribía una columna semanal para la sección femenina del periódico El Diario de la frontera que dirigía la reconocida periodista nortesantandereana, Mary Stapper. Allí, en el periódico de doña Ligia Echevarría de Cabeza, hice mi primera entrevista apoyada tecnológicamente por una grabadora bien grande con la que registré este evento que sería uno de los primeros indicios de mi ocupación en el futuro.  Un futuro que como a muchos de ustedes les ha pasado, no pensé realizar fuera de mi país.

Estas circunstancias son verdaderamente especiales y quise aportar esta entrevista, no solo por los temas que se trataron, sino porque el entrevistado es el embajador de Colombia en Canadá. Una persona de destacadas cualidades diplomáticas y negociadoras.

Intereses comerciales bilaterales

Embajador Nicolás Lloreda y presidente Juan Manuel Santos.

Embajador, Nicolás Lloreda y presidente, Juan Manuel Santos.

El embajador Nicolás Lloreda Ricaurte es el hombre de confianza del presidente Santos en Canadá para consolidar el Tratado de libre comercio entre los dos países y afianzar las relaciones comerciales bilaterales. Él es abogado del Colegio Mayor de Nuestra Sra. del Rosario, con una maestría en Derecho comparado de la Universidad de York en Estados Unidos y una amplia trayectoria y experiencia en arbitraje, transacciones comerciales, negociaciones y política comercial.  Antes de posesionarse como embajador en Canadá, estuvo ejerciendo el cargo de ministro plenipotenciario de la embajada de Colombia en Estados Unidos.

Llego con la camisa de trabajo puesta a recorrer las ciudades de mayor movimiento económico, Toronto, Calgary, Montreal y Vancouver.  Es por eso que no ha tenido mucho tiempo para conocer la comunidad colombiana de Ottawa donde es la sede de la embajada. Parte de ese trabajo en la capital canadiense, lo realiza la cónsul, la Dra. Mónica Beltrán Espitia.  Sin embargo, él se ha ocupado de conocer a los parlamentarios, a los ministros, a otros centros de poder y ha tenido algún tiempo para conocer algunos de los líderes colombianos de la región de Ottawa y Gatineau.  Para el embajador, la comunidad es «una comunidad variada en donde hay muchos perfiles distintos, ideologías distintas, como debe ser, como es Colombia, un país muy variado y muy diverso».

¿Qué le dijo el presidente Santos cuando usted venia para el Canadá?

Bueno, el presidente Santos le da mucha importancia al Canadá.  El presidente Santos es un convencido de que hay que aprovechar la relación especial que Colombia disfruta con Canadá. Éste es un país que invierte mucho en Colombia sobretodo en los sectores de petróleos, de minas y financiero.  Las inversiones canadienses están generando bastantes empleos en Colombia.  Es un país que ofrece muchas oportunidades para el nuestro en muchos aspectos.  Por ejemplo, en apoyo internacional y en cooperación. Los canadienses han sido muy generosos durante muchos años, sobre todo en las áreas más afectadas de Colombia, trabajando en los temas de violencia, de discriminación y otros.  El presidente Santos es un convencido de que hay que potencializar esto porque entre sus retos y objetivos está impulsar entre otras cosas el bilingüismo en Colombia. Para que mucha gente hable un segundo idioma, francés o inglés.  Estamos trabajando para llevar más profesores no para que enseñen los idiomas sino para que enseñen a enseñar.

Canadá es además un mercado importante para Colombia porque no tenemos las barreras que tendríamos en Estados Unidos o en otros países para exportar nuestros productos.  Esto porque aquí no hay los problemas con las pestes o con las prevenciones fitosanitarias

Según un reporte del Banco mundial, Colombia es el cuarto país latinoamericano donde más fácilmente se pueden hacer negocios: ¿es fácil para los colombianos hacer negocios con los canadienses?

Lo importante para vender en un país del primer mundo es tener calidad, tener seriedad y estar dispuesto a suministrar volúmenes importantes.

Este es un mercado muy importante.  Estamos viendo nuestras oficinas de Proexport en Toronto en Montreal, en Vancouver nos están diciendo que hay muchos más colombianos interesados en venir.  Se están haciendo rondas de negocios.  Sin embargo, hay dos problemas.  El primero es el sistema de las visas. Hay que llenar con mucho cuidado su solicitud de visa.  Ya se puede hacer todo online y no es obligatorio dejar el pasaporte.  Como es un formulario bien complicado, la gente lo llena mal por lo que se los devuelven.  Este es un problema serio que estamos trabajando con las autoridades canadienses. Pero, si la gente llena bien estos formularios, ellos pueden llegar a tener la visa hasta por diez años.

El otro problema es la falta de conocimiento de los mercados. Pero para eso Proexport está haciendo una labor importante en Colombia.  Aquí tenemos muy buenos representantes en tres ciudades disponibles para ayudar a los colombianos en las oficinas de Proexport de Toronto, Vancouver, Calgary y Montreal.

¿Cuáles son los sectores de mayor interés para los canadienses?

Ellos últimamente han mirado el sector de petróleos, minas y financiero.  Pero aquí hay un gran consumo de frutas, verduras y de textiles.  Canadá es un país relativamente abierto.  Entonces aquí con una buena oferta de productos nuestros exportadores tienen la posibilidad de competir con la diversidad de productos internacionales que aquí existen.

Hablemos en términos de oportunidades y debilidades del mercado colombiano en Canadá.

Si la gente está radicada en Colombia tienen la posibilidad de trabajar con Proexport. Ellos organizan rutinariamente ruedas de negocios, traen empresarios colombianos, les ayudan a venir, les consiguen citas y les dicen más o menos los requisitos mínimos que tienen que tener para venir al Canadá. No vale la pena venir hasta que no se sepa cuál es la oferta, si se puede cumplir, sus condiciones de calidad y es importante, estudiar un poco el mercado.  En esto de los estudios de mercado, los colegas de Proexport están ahí para orientar sobre las condiciones especiales del mercado.

El turismo un sector que hay que seguir trabajando

¿Qué piensa usted sobre lo que se está haciendo para fomentar el sector turístico en esta zona de América del Norte?

Cada año hay más canadienses yendo a Colombia que en el año anterior.  Ahí, hay varios temas que podrían mejorar.  En el invierno tenemos varios vuelos chárter que se organizan de Montreal y de Toronto sobre todo.  Cartagena obviamente, es lo más visitado, pero cada vez se está yendo más a Bogotá.  Hace unos días salió un artículo en el Ottawa Citizen, en la primera página en la sección de viajes hablando sobre el renacimiento de Colombia.  Muy positivo el artículo. Contaba sobre la experiencia de una familia canadiense que pasó un mes en Colombia visitando Bogotá, la zona cafetera y Cartagena.  Quedaron fascinados.

Yo creo que estamos avanzando.  No estamos al nivel de México o de Cuba que reciben dos millones de canadienses cada año. Tenemos mucho por hacer.  Parte del problema que tenemos son los pasajes.  Solo hay un vuelo directo que sale desde Toronto.  Llegar a Colombia es más costoso que llegar a México o a Cuba. Este es un tema que depende de las aerolíneas y de los mercados. Que las aerolíneas chiquitas hagan alianzas, busquen oportunidades.

¿Hay una estrategia de promoción turística con el Canadá?

El ministerio de Comercio tiene una división de turismo dedicada a atraer turismo a Colombia.  Las oficinas de Proexport aquí tienen oficiales de turismo encargados de promocionar el turismo de Colombia.  Entonces para eso se hacen varios eventos, se traen agentes de viajes, se habla con las aerolíneas, se vende en los periódicos y en los mercados.  Pero Colombia es caro, es mucho más barato ir a México.

¿Cuáles son los temas de interés tratados por la prensa local sobre Colombia ¿ Qué imagen tiene nuestro país en el contexto canadiense?

Nadie puede negar que el avance en seguridad es enorme. Ellos nos reconocen esto, ellos han visto los cambios en Colombia.  Todavía hay trabajo por hacer, hay problemas de seguridad, pero nunca como los que tuvimos. La reducción de homicidios es más de la mitad.  La reducción de secuestros es del 700%. Colombia es un país mucho más seguro de lo que era hace ocho años.  Sigue habiendo problemas de criminalidad normal.  Eso afecta mucho a la gente, pero la mejoría es impresionante. La imagen de Pablo Escobar quien le hizo mucho daño al país, del narcotráfico y del terrorismo nos va acompañar por muchos años y no va cambiar de la noche a la mañana.  Fueron muchos los titulares de prensa en el mundo con las matanzas, con los actos terroristas, con los miles de personas que acababan como mulas.  En el mundo, la gente piensa eso de Colombia.  Sin embargo, eso está cambiando.  Las principales revistas están destacando a Colombia.  Se puede ver al presidente Santos en la caratula de la revista Times, aquí ha salido varias veces en la prensa canadiense.  Aquí hay artículos muy favorables y positivos sobre Colombia.  Tenemos que cambiar la actitud y vender una Colombia distinta.

Los colombianos en Canadá

Un consejo para los inmigrantes instalados y otro para los que vienen.

Canadá se parece a Estados Unidos porque recompensan el trabajo duro.  Si el colombiano se destaca por trabajar mucho, va a progresar.  No es fácil ser inmigrante. Este es una país muy lindo, muy justo, de inmigrantes. Aproximadamente el 40% de los habitantes no nacieron aquí. Un pequeño porcentaje viene de América latina.  Solo en Montreal hay casi 50 000 colombianos y en Toronto son alrededor de 100 000.  Es una comunidad creciente que debe aprovechar las redes de colombianos más útiles.

Pero si uno viene como inmigrante  tiene que asimilar un poco la cultura del lugar adonde llega. Hay que dejar de aislarse y de meterse solo con colombianos o latinos porque así no va a progresar.  Si uno se vino a Canadá, hay que entender como es el canadiense.  Tiene que aprender los idiomas. Respetar las formas distintas a las de uno, hacer amigos y trabajar duro.  Si se hace eso, le va a ir bien.

¿Ya ha tenido la oportunidad de pasar una temporada viviendo aquí, tiene alguna anécdota que quisiera compartir?

La última vez que estuve en Calgary y fuimos a visitar unas minas gas de un inversionista que tiene minas en todo el mundo incluido Colombia.  Él nos quería mostrar un proyecto de gas.  Esto era a más o menos dos horas en helicóptero.  En un sitio muy frio, muy apartado y  lejos de Calgary.  Y llegando allá, estábamos en el pozo mirando la exploración. En ese sitio, en la mitad de la nada, se me acerco de pronto un señor y me dijo que era colombiano.  Con el frío que había, se quitó la chaqueta, la camisa y me mostró que en un brazo tenia tatuada la bandera colombiana y en el otro la bandera de Canadá. Me contó cómo  Canadá le había dado una segunda oportunidad, como ya tenía su casa, sus hijos estaban en un buen colegio, se había convertido en ciudadano canadiense. Seguía extrañando a Colombia y por eso trataba de ir con frecuencia. Que siempre iba a ser colombiano, pero que había encontrado una segunda patria aquí en Canadá.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.