No, no tengo Facebook

Por Catalina Aldana Bitar -  Canadá.

Por Catalina Aldana Bitar – Canadá.

Por Catalina Aldana Bitar– Canadá. Hace más de un año que dejé Facebook y creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida respecto a mi salud mental y crecimiento personal. Al principio como todos, vivía maravillada con esta red social. Al fin había encontrado una manera de estar en contactos con mis amigos y con mis no tan amigos de una manera muy políticamente correcta y sin importar la distancia. En ratos de desocupe, como todos mire el perfil de gente con la que llevaba años sin hablar y hasta agregué a personas que no conocía; sin embargo tanta información cambiando de manos tan rápido no lleva a nada bueno y las cosas se empezaron a salir de control no solo para mí sino para el billón de usuarios que hacen parte de esta red.

Me estresaba ver tanto matrimonio, babyshower y fotos que pretendían alterar la percepción de la realidad en vida de las personas, solo para aparentar tener una vida perfecta para todos sus “amigos” y me estresaba más aún el acosador Saudí que “me gane” en una de mis clases. El individuo comento en cada una de las tantas fotos que hacían parte de mi perfil y me confrontó de manera intimidante cuando lo puse en la lista de personas con acceso limitado a mi perfil. Esto fue lo que me llevo a un punto de no retorno. ¿Por qué tendría yo que llegar a ese extremo? ¿Por qué censurar de esa manera?

En ese momento entendí que mi vida y el acceso a ella es solo mío y que no tendría por qué ser de dominio público, así que me fui de “ese lugar” corriendo el riesgo de “no existir” por no estar en Facebook más.

Las primeras semanas fueron relativamente difíciles, soy un ser social y necesito contacto con el mundo…muchos de mis amigos me decían: ¡volverás, todos regresan! Pero no lo hice, y después de un mes de no pertenecer a esta red, me sentí mejor conmigo misma. Mi vida ya no estaba en tan evidente exhibición y deje de ser una persona de conveniencia para otros, tener acceso a mí ya no era tan fácil. Así que llegue a la conclusión que las personas con las que tengo una relación de reciproca  importancia en la vida de son 10-15, el resto son solo conocidos a los cuales realmente no les interesa que pase con la vida de uno…que solo te tienen agregado como amigo por si necesita un favor (al menos en mi caso) y por aparentar ser más popular.

Tal vez en mi cabeza estoy dibujando una realidad muy Orwelliana, pero no me gusta la idea de que mi información este tan alcance de la mano y que haga parte de una organización que vende acciones en la bolsa, para mí eso es comprar y vender la identidad de billones de historias…vidas… personas. Creo que lo que nos “envicia” nos hace más débiles, susceptibles, vulnerables y manipulables.

facebook1Así que por eso me fui, y ahora disfruto las miradas de la gente cuando me preguntan que si tengo Facebook al escuchar mi respuesta…no, no tengo Facebook.  Sí, se siente como si dijera que vivo en marte.

 

Un comentario para "No, no tengo Facebook"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.