El paseo de la muerte

Hugo Hernán Pérez Amador. MD.

Hugo Hernán Pérez Amador. MD.

Por Hugo Hernán Pérez Amador MD -La reglamentación en salud en Colombia es la más activa del mundo, en número de decretos resoluciones,  circulares, Leyes anexas, sentencias y reformas; parecen obedecer   al apetito de   consultores y asesores del ministro de turno; muchos de ellas  se gestaron y materializaron  aun evidenciando gran desconocimiento de la realidad de la atención en salud de los colombianos.

Un ejemplo de ello es  el decreto 4747, que entre otras cosas intento reglamentar  las autorizaciones de servicio dentro del Sistema de Salud. Antes de este, las IPS se veían  inundadas por las glosas  y devoluciones de facturas  que carecían de autorizaciones completas, las IPS   con sus asociaciones presionaron  la implementación de un orden para reducir tales glosas entre de los actores  y ocasionó que legalmente se le autorizo a las IPS a desatender un usuario incluso dentro de las clínicas y hospitales,    bajo el pretexto de la falta de una autorización de servicio por parte de  la  EPS o administradora.

De esta manera  una vez hospitalizado el usuario cada vez que requiere un servicio  de  cierta complejidad se hace necesario que la EPS autorice (una tomografía, una resonancia, un cateterismo una estancia en UCI ete.), así las estancias se prolongan, las decisiones medicas se aplazan, las complicaciones se manifiestan  y los pacientes se mueren,  pero  la responsabilidad es de la EPS que no autorizó el servicio a tiempo.

Este desacierto ha contribuido  en gran medida a lo que hoy conocemos como el paseo de la muerte en Colombia. Lo lógico acá es que una vez que ingrese un usuario a un hospital o clínica la responsabilidad de autorizar  los servicios sea exclusiva del médico tratante o médicos a cargo del mismo,  si el servicio no se presta  en  esta IPS el paciente   será remitido de inmediato a una Institución de mayor complejidad. De esta manera la única autorización  requerida será la inicial que es la que avala  la condición de miembro activo dentro del sistema. Esto no exime al Administrador  a cuestionar tratamientos  no necesarios o fuera del contexto de la realidad clínica del paciente.

Neyra Yazmín Portilla Acuña, un caso para nunca olvidar de estos paseos de la muerte. Foto somoslarevista.com

Neyra Yazmín Portilla Acuña, un caso para nunca olvidar de estos paseos de la muerte. Foto somoslarevista.com

Otro gran desacierto de las múltiples reglamentaciones vigentes  fue incluir  en   el Sistema de reeferencia y contrarreferencia,  la participación del CRUE o Centros  Reguladores de Urgencias, Emergencias y Desastres;  quienes básicamente  direccionan  los usuarios desde los niveles de menor complejidad a los de mayor complejidad; ósea un tercer actor que no conoce al usuario  entra a decidir  sobre el particular. De hecho un tercer actor no puede decidir sobre una emergencia máxime si no conoce  clínicamente las condiciones  del paciente, esta responsabilidad de direccionamiento  debe ser del médico tratante,  la IPS remisora y la IPS receptora;  como se indicó anteriormente ya no debería  participar la EPS o administradora  quien dio  su visto bueno inicial.

De esta manera a las  IPS el Ministerio les dio la autorización para negarse a recibir  usuarios afiliados a EPS   con cartera morosa bajo   la excusa de no contar con camas disponibles  para atender al paciente, es la realidad que diariamente  golpea a los colombianos. Una Institución de mayor complejidad  con la debida habilitación y demás formas de acreditación  no debe negarse a recibir un usuario con la excusa de ausencia de camas ya que de hecho ningún usuario ingresa a una IPS  directamente a la cama definitiva sino que  este trámite se realiza a través del servicio de urgencias y resección.

Lo fundamental acá era  no generar más barreras al acceso a los servicios pero las disposiciones reglamentarias   hicieron todo lo contrario.

Con la nueva reforma a la salud  se espera que estos desaciertos no sigan ocasionando más inconvenientes a los pacientes colombianos.

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.