Destino incierto: eso me enferma

Juan Carlos Rodríguez Ferrer - Columnista.

Juan Carlos Rodríguez Ferrer – Columnista.

Por Juan Carlos Rodríguez Ferrer – La ambulancia se aproximaba rauda hacia la rampa de urgencias del centro asistencial…en su interior Gladys se esfuerza por salir del afán que le produce  dejar huérfana a su hija de cuatro años…el personal médico se apresuró a recibirla…CODIGO AZUL…CODIGO AZUL…

Todo el procedimiento fue perfecto…Gladys fue estabilizada y aun cuando sus signos vitales eran débiles, sus ganas de vivir eran muy fuertes. En la IPS de primer nivel se apresuraron a diligenciar la referencia de la paciente a un nivel superior, ya que requería ventilación mecánica y otros procedimientos propios de la unidad de cuidado intensivo…

Media hora  después y con los mismos signos vitales débiles…Gladys no era aceptada en ninguna UCI de la ciudad…su EPS subsidiada no tenía contrato vigente, por lo cual no podría ser recibida…

¿Qué hacer con la paciente?

Cada minuto que pasa es esencial para que su vida no se apague…

Se llama a los contactos de la EPS subsidiada y nadie responde… ¡claro, es fin de semana!

Si no responden en la semana…menos en fin de semana…acota el médico de urgencias que lucha por mantener los signos vitales estables…

Una hora después la vida de Gladys se apaga lentamente y una huérfana llora la ausencia sentida de su madre…un familiar a quien pocos entienden parte en dos la  puerta de la entrada a urgencias y el medico de turno con el rostro sudado…se siente frustrado y culpable en parte, por hacer parte del sistema.

Esto podría estar sucediendo mientras Ud. lee esta columna, en cualquier lugar de la ciudad o del departamento o del país.

Y es que viene sucediendo con mucha frecuencia que el centro de atención del procedimiento administrativo de la atención en salud, no sea el paciente sino el dinero…

Primero hay que preguntar quién va a pagar, como si en la constitución el derecho a la salud, tuviera dicha condición…si es de régimen subsidiado o contributivo…eso no debería importar y mucho menos en un procedimiento como el caso de Gladys…un caso de emergencia médica.

Por eso el artículo de la constitución donde menciona  el derecho a la salud…debería ser nuevamente redactado por ejemplo:

El ciudadano colombiano tiene derecho a la salud, siempre y cuando no lo exija en un evento de urgencia…ya que es complicado verificar si tiene derecho.

El ciudadano colombiano tendrá derecho a exigir su derecho a la salud, siempre y cuando su EPS este a paz y salvo con las IPS adscritas al servicio.

En fin es un destino INCIERTO enfermarse en este país

La cosa se complica cuando el nivel de atención  se aumenta, los profesionales de la salud que laboran en el primer nivel de atención hacen su tarea…salvan vidas…les dan esperanzas de seguir en este mundo…pero vuelvo y pregunto…quien va a pagar la cuenta de ahí en adelante, si no hay contrato…por evento tampoco porque esa EPS no paga las cuentas…y el paciente…que culpa tiene…enfermarse fue su culpa.

Me puse a escribir esto cuando vi los ojitos de la hija de Gladys al saber que había quedado huérfana…sin saber que huérfana era que su mamá había muerto…que la enfermó un infarto y la mató un sistema.

Eso me enferma.

 

 

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.