Hay que hacer algo… ¡Ya!

Juan Carlos Roríguez Ferrer.

Juan Carlos Rodríguez Ferrer.

Por Juan Carlos Rodríguez Ferrer. Todos unidos para salvar a la ciudad y al departamento de la crisis económica y social que han venido afrontando, es el mensaje que dejan los dirigentes políticos regionales a solicitud del señor Gobernador del departamento y el señor Alcalde de la ciudad. 

Una ciudad que no crece al ritmo que crece el país, por múltiples razones hemos dejado de ser ambiciosos durante muchos años y nos hemos conformado con ver pasar mercancía a un lado y otro de la frontera…

Tenia un profesor de historia en el colegio, hace ya algunos años… que todos los días repetía, “los cucuteños somos muy conformistas…solo madrugamos a preguntar los días lunes, a como esta el bolívar y cuanto quedo el Cúcuta deportivo”…era un hombre visionario, pero para desgracia nuestra  o mía mejor, fue un simple profesor de historia y así murió; esperando o añorando que sus paisanos de las futuros generaciones dejaran de hacer lo mismo y pensaran en algo más allá de la frontera…Pero no lo hicimos.

Nos convertimos en una gran tienda con un número importante de vitrinas…pero nunca nos importó qué pasaba con nuestra zona rural, qué podríamos producir allí, cómo podríamos incentivar la formación de industria local, cómo apoyar a los quijotes que se le median a iniciar industria o a diversificarla, nunca se nos pasó por la mente incentivar la INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA  o indirecta, porque la permisibilidad de la economía informal fronteriza así nos lo alcahueteaba.

Muchos años de mi vida viendo la misma entrada de Cúcuta, las mismas carreteras, el mismo paso fronterizo de ciudad de cuarta categoría…siempre he sostenido cuando vas camino al sur, que las carreteras empiezan a ensancharse cuando sales del departamento.

Pero bueno…nunca es tarde para empezar, cada día trae un nuevo comienzo y a la gente hay que creerle, pero lo importante a mi manera de ver es producir, producir lo nuestro, producir o tratar de producir por lo menos gran parte de lo que consumimos en todos y cada uno de los ítems de consumos y servicios.

El alto índice de informalidad laboral, la caída del consumo, el mal estado de la malla vial y la constante devaluación del bolívar han sumido al área metropolitana de Cúcuta y el departamento en una seria situación económica que ya no aguanta más espera y ello lo evidencia  la caída del consumo, el modesto comportamiento de las exportaciones y el alto índice de la informalidad.

Durante la reunión sostenida este sábado en el cuarto piso de la Cámara de Comercio de Cúcuta, los gremios y los congresistas acordaron presentar un documento sobre el panorama económico del área metropolitana y el departamento, así como las propuestas y planes de inversión para revertir la complicada situación que vive la región.

Pero la verdad hay una cosa que no entendí, dice el gobernador “Hay una posibilidad de que se elabore un plan de desarrollo a mediano y largo plazo que permita industrializar nuestra región, generar empleo; para eso todos necesitamos trabajar unidos con la participación del Gobierno Nacional”, ¿entonces en el plan de desarrollo departamental no se tiene visualizado industrializar al departamento o ayudar a que el principal municipio lo haga? ¿Por que hasta ahora empeñarnos en hacer este tipo de ejercicios? tenia entonces razón mi profesor de historia del colegio…somos conformistas.

Durante los últimos 8 años del gobierno del doctor Uribe, nos estuvimos quejando del mal estado de las vías inclusive la de Cúcuta a Pamplona, la cual pasó por su peor momento, pero también de la vía a Ocaña, salida a la costa caribe, esa vía en mis 49 años de vida no la han acabado…mas o menos doce (12) congresos han corrido por la vida del país y no han podido hacer una carretera bien hecha, para salir por Ocaña y eso que era de la ciudades predilectas del LIBERTADOR y del HOMBRE DE LAS LEYES, quienes llegaban más rápido en mula en esa época, que las mismas mulas en la  actualidad.

Y ni hablar del Catatumbo o de las vías terciarias o mejor de los caminos de penetración a las veredas…

Todo es gestión…En 1997, Intel, la compañía líder a nivel mundial en la producción de microprocesadores para computadoras, decidió mudar una parte de su producción a Costa Rica. Esta decisión fue sorpresiva para muchos analistas, quienes consideraban que el tamaño de la inversión de una empresa como Intel ($300 millones de dólares) era demasiado grande en relación al tamaño de la economía receptora (la inversión representaba alrededor de 2.1% del PIB). En palabras de un ejecutivo de Intel, esta inversión era equivalente a “poner una ballena en una piscina”, guardando las proporciones las condiciones de infraestructura de Costa Rica para la época eran similares y/o perores que las nuestras, pero a INTEL la motivaron otras razones, como por ejemplo la mano de obra, los beneficios tributarios, la estabilidad democrática, la localización y la confianza legal.

Esto es solo un ejemplo de lo que se puede hacer con gestión, para que la inversión extranjera directa llegue a un corto plazo y podamos industrializar la ciudad, pasar de una tienda a una factoría, generar empleo, generar divisas, exportar tanto al interior de Colombia, como al extranjero.

Nuestra situación aunque no lo crean es mejor que la de Costa Rica para la época, estamos localizadas casi en una esquina estratégica de Suramérica, tenemos TLC con Estados Unidos y con la Unión Europea, somos distrito fronterizo y zona franca, podemos conceder incentivos tributarios a los inversionistas y acabar del todo con la informalidad, generar empleo, producir lo nuestro y lo de los otros…y  con seguridad en la tumba de mi profesor de historia…con toda tranquilidad se preguntara un día lunes llevando unas flores, cuanto quedo el Cúcuta deportivo y qué nueva empresa crearon hoy.

Cúcuta busca alternativas. Foto somoslarevista.com

Cúcuta busca alternativas. Foto somoslarevista.com

 

2 comentarios para "Hay que hacer algo… ¡Ya!"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.