Desde Roma,Ingrid Hartmann Paz rinde homenaje al fotógrafo Eduardo González

Las ventanas amarillas de Eduardo González.

Las ventanas amarillas de Eduardo González.

Con mucho pesar me enteré de la noticia del fallecimiento de Eduardo González, un genio de la fotografía en Norte de Santander,  en el  artículo de SOMOS LA REVISTA DE MARY STAPPER está publicada su Hoja de Vida, también el periódico LA OPINON dedica una página a su trabajo,  yo, recuerdo el amigo de la familia, sus relatos fantásticos, su complicidad en ayudarme un día de Navidad a traer a mi casa un CUJÍ verdadero para hacer el árbol en honor a Cúcuta.

Lo trajimos sobre su yeep y sus alas extensas golpeaban los faroles de la autopista de San Antonio.

Cuando llegamos, la sombrilla maravillosa se volvió enorme y entre todos los vecinos nos ayudaron a doblarla para que entrara por la puerta, y, cuando se abrió dentro de la casa invadió la sala, el comedor TODOS los espacios.

Venían los amigos a conocer el CUJÍque adorné con cintas amarillas y conservo con afecto infinito las fotos de Eduardo que concluyeron, que nunca se sucedió una Navidad más linda.

Para Alba, sus hijos, su familia nuestro inmenso pesar y el recuerdo de tantos momentos inolvidables, compartidos.

En nuestra estadía en Colombia, con frecuencia los fines de semana íbamos a la finca de Iscalà  que heredó Eduardo de su pariente Ramón González Valencia, con  Alba, los mutuos hijos.

También esos viajes eran llenos de cuentos que aparecían por la casa y nos inventamos el proyecto de restaurarla.

Mi primer esposo, Juan Filizzola, dirigìa los trabajos.  Con los  hijos mutuos que eran tantos, comenzamos a blanquear las paredes. Poco a poco la luz del blanco recuperó la fachada maravillosa. El plazo era terminar el día de la Navidad. Nos faltaron los techos rojos pero alcanzamos a pintar las ventanas amarillas.

Al final, me llevé los hijos por los campos a recoger flores y ramas que concluyeran con un pesebre natural,  la transformación de los espacios.

La obra del pesebre nos quedó maravillosa, me emociona aún hoy,  compartir la foto con todos ustedes.

Cuando llegó Eduardo y lo vio,  se emocionó muchísimo y estaba preocupado que se iba la luz de la tarde, consiguió una vela, recogió y envolvió  con ella,  todos los personajes de la natividad,  José, María. Jesús y los pastores y esa luz, con el atardecer y el comenzar de la penumbra, hizo infinitamente mágico para todos,  ese momento.

Cuando volvimos a Cúcuta nos trajo de regalo todas estas fotos con una tarjeta de las ventanas amarillas y esta dedicatoria:

Cúcuta, Diciembre de 1983

La suerte me trajo unos nuevos amigos, lo mejor que le puedo desear a cualquiera en esta Navidades es que le pase lo mismo que a mí.

La amistad puede iluminar nuestras vidas así como nuestras ventanas.

Eduardo González.

INGRID HARTMANN PAZ

Eduardo González, tomando las fotos que aparecen en este artículo.

Eduardo González, tomando las fotos que aparecen en este artículo.

Dedicatoria en la tarjeta con el regalo de todas estas fotos maravillosas.

Dedicatoria en la tarjeta con el regalo de todas estas fotos maravillosas.

El árbol que invadió todos los espacios.

El árbol que invadió todos los espacios.

Pesebre

El CUJI con las cintas amarillas en casa Hartmann – Foto de Eduardo González.

 

 

Eduardo-Gonzalez4

Pesebre natural con flores y ramas. Foto de Eduardo González.

 

 

I

 

 

 

 

2 comentarios para "Desde Roma,Ingrid Hartmann Paz rinde homenaje al fotógrafo Eduardo González"

  1. Esperanza Jiménez García-Herreros  enero 17, 2013 at 11:16 pm

    Muy emotivo tu mensaje Ingrid, así recuerdo yo al primo querido con el que pasé desde mi infancia momentos inolvidables en casa de mis abuelitas, también en Iscalá en donde montábamos juntos a caballo (en el mismo caballo) y en Cúcuta con Alba y sus hijitos con los que nos unía un lazo afectivo muy especial. Me impresionó profundamente la noticia y acá en Bogotá estoy conectada con sus hermanos que tienen el alma entristecida. Lo recordaré siempre por sus ocurrencias, su talento y su inmenso cariño.

    Un abrazo.

    Responder
  2. Fernandovillaq  enero 30, 2015 at 11:09 am

    Eduardo ha sido mi mejor amigo
    Nunca hubo un reproche
    El cuji navideño es una obra de arte
    Estamos en mora de retrospectiva
    Que habíamos programado en el museo Ramírez Villamizar
    Y no se porque no se efectuó
    Ingrid : vuelve y juega ?
    Edo nació en pamplona
    Chao
    FERDINANDUS
    Elciclopetemblanteygalopante

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.