Yo prohíbo…tú haces…todos pierden

Juan Carlos Rodríguez Ferrer

Por Juan Carlos Rodrígue Ferrer – La culpa la tienen Adán y Eva, ellos nos enseñaron al inicio de los tiempos…que lo prohibido termina venciendo lo sensato, así nos saquen al destierro, los seres humanos curioseamos y curioseamos, hasta que saciamos nuestra curiosidad…así las consecuencias  en ocasiones…sean la muerte.

El fumador de tabaco, fuma sabiendo que se está matando poco a poco, que mata poco a poco a su esposa como fumadora pasiva, a sus hijos y a todos aquellos que convivan con su humo.

El individuo al que le gusta el alcohol, se mata mientras mata sus amebas y muy probablemente en algún momento puede llegar a matar familias enteras que quedan destruidas con esta vida, o familias enteras que pierden un ser querido pues este alcohólico lo atropello con su carro.

El vendedor de droga envicia y mata al distribuidor pequeño, para que la cadena de muerte siga su fluido recorrer, matando niños, hombres mujeres, ciudades y todo porque la curiosidad rompe el saco.

Vamos a tratar de hacer la paz en el mundo, pero fabricamos juguetes bélicos…jugamos a la guerra con pintura pero igual es guerra…le hacemos la vida imposible al vecino y cada día se tienen más conocidos y menos amigos.

Porque siempre hacemos todo lo contrario…nosotros los hombres dice alguien por allí, somos la única especie animal que se golpea dos veces en la misma piedra…y tres…y cuatro, ¿por qué?

Por estos días conocí a un cucuteño quien nunca quemó pólvora, pero por llevarle la contraria al Alcalde se compró unos tumba ranchos el día de las velitas… casi que lo dejan entre velas a él, pues se iba volando una mano, pero borracho decía “me la volé con gusto”.

Así somos nosotros… no nos gusta que nos prohíban las cosas, parqueamos donde nos prohíben parquear, cruzamos por donde nos prohíben cruzar, tomamos donde nos prohíben tomar, vamos a donde nos prohíben ir, manejamos mejor borrachos que buenos y sanos, a los ancianos no los ayudamos a cruzar una calle, sino los empujamos, botamos la basura frente a los letreros donde dice, “PROHIBIDO BOTAR BASURA”…esa es la cultura de esta ciudad… Terminamos comiéndonos la manzana y tratando de expulsar al superior del PARAÍSO.

Ahora como un amigo me dijo que era mejor que no hablara de esto, he decidido publicar esta columna, si a una amiga le parece o mejor le digo que no la publique para ver si lo hace.

 

 

Un comentario para "Yo prohíbo…tú haces…todos pierden"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.