La vida del hombre no termina, comienza…

Hugo Pérez Amador, MD

Por Hugo Hernán Pérez Amador, MD. Desde la explosión del Big Bang hasta nuestros días quizá han transcurrido 13.500 millones de años terrestres, edad de las galaxias más  distantes  y las más antiguas del universo,  nuestro sistema solar tiene  muy seguramente 4.500 millones de años aproximadamente, la edad de nuestro planeta tierra está calculada según determinación de elementos radiactivos en  aproximadamente 4.470 millones de años y la vida se instaló en nuestro planeta hace aproximadamente 4000 millones de años.

Desde entonces se inició una carrera evolutiva que ha puesto el planeta a disposición de no pocas especies que  han primado sobre las otras  confiriendo verdaderas etapas o eras de dominación  de unas  sobre las  otras. Un ejemplo de ello  es el dominio de  los dinosaurios que  reinaron durante cerca de 150 millones de años, para dar paso  posteriormente a los mamíferos, que dominaron durante 60 millones de años ,  finalmente se asomaron los primates y homínidos (también mamíferos)  que abrieron el camino al hombre moderno u homo sapiens, por su característico desarrollo de  la inteligencia  con generación de  grandes herramientas  que le han permitido  dominar  el planeta a su antojo. Esta especie  data  su aparición en la tierra desde hace aproximadamente 200 mil años pero el salto evolutivo como especie civilizada se vislumbra   hace menos de 30 mil años a tal sentido que la historia conocida  se remonta tan solo hace  un poco más de 10 mil años.

En términos de la edad del universo y  el tiempo  a escala geológica  el hombre viene siendo algo así como un bebe en pañales que ni siquiera ha iniciado a gatear.

Se espera que  el sol permanezca  en actividad semejante a la actual al menos durante unos 5 mil millones de años más,  antes de expandirse y finalmente colapsar; el planeta  tierra desde su formación ha experimentado cataclismos , transformaciones y cambios  drásticos como  paulatinos  que han sido  responsables del direccionamiento de la vida,  pero la vida no ha dejado de existir desde su  instalación en el planeta solo se ha transformado.

Es de esperarse que  el hombre permanezca en el planeta al menos entre 20 y 50 millones de años de los cuales no hemos recorrido ni un millón  de años aun.

Antes que sea amenazada la especie humana por un cataclismo universal, interplanetario, intergaláctico,  el choque de un gran cometa  o la explosión de una supernova, muy probablemente la amenaza más cercana sea el mismo.

Si, la mayor amenaza del hombre es el hombre, no la naturaleza, ni un castigo de Dios, ni una sacudida del ser  vivo  como es el planeta mismo que sintiéndose amenazada por el hombre decida destruirlo.

Otra amenaza que inicia es el  dominio de las ideas  y la  iniciante    explosión de la inteligencia artificial ya que no será necesaria  la presencia del hombre para que esta  domine sobre la creación.

Pero las ideas que luchan por el dominio actual también logran dominar  la información primaria  organizada en los genes y es muy probable que los seres humanos  violentos  y torpes en  la pretensión de dominio  terminen destruyéndose así mismos  para dar paso  selectivamente a los humanos  racionales y puros de corazón  que podrían  hacerse con el domino final  y definitivo; ya hay manifestaciones  de este fenómeno con el surgimiento de ideas progresistas humanitarias tolerantes y  racionales… “bienaventurados los mansos porque ellos  heredaran la tierra” es la promesa predicha hace miles años  y ratificada en el sermón de la montaña hace dos mil años  por Cristo Jesús…

Entonces la vida del hombre no termina, solo comienza quizá para poblar las estrellas…

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.