Rubén Salazar Gómez, nuevo Cardenal de Colombia

Monseñor Rubén Salazar Gómez, nuevo Cardenal. Foto tomada de Internet.

Desde hoy, Monseñor Rubén Salazar Gómez, ya es Cardenal con derecho a participar en el cónclave cuando fallezca Benedicto XVI.

Cuando Monseñor Rubén Salazar Gómez, fue ordenado como Obispo en 1992, su destino fue Cúcuta donde permaneció hasta 1999, ejerciendo su labor pastoral. Después de 11 años, Colombia vuelve a tener un Cardenal, que puede ser Papa y ese no es otro que Salazar Gómez, quien hoy a la 1 de la tarde de Roma, 7 de la mañana en Bogotá, es proclamado Cardenal de la Iglesia Católica.  

El obispo de Cúcuta, Monseñor Julio César Vidal Ortiz, a través de un video mensaje expresó su profunda alegría por la próxima creación como cardenal de la Iglesia Católica de Monseñor Rubén Salazar Gómez.

El prelado destacó que el ingreso del Arzobispo de Bogotá al colegio cardenalicio «enriquece a la Iglesia y alegra a los pastores de la Iglesia Católica en Colombia».

Mons. Vidal Ortiz expresó su «profundo agradecimiento con Dios». En esta línea destacó las capacidades del nuevo cardenal colombiano. Entre ellas, citó su visión como pastor, el amor a Dios, a la Iglesia y su capacidad intelectual.

«Colombia esté feliz, el espíritu del Señor nos ha dado un nuevo cardenal», expreso el obispo.

En esta misma línea, también recordó que el paso de Mons. Salazar Gómez por Cúcuta (1992 – 1999) se destacó por su profunda cercanía con el clero y el pueblo creyente. «Fue un obispo muy cercano», puntualizó.

100 personas integran a delegación que acompañan a Monseñor Rubén Salazr Gómez en Roma. Cabe destacar, Salazar Gómez es también Presidente del Episcopado Colombiano, la más alta dignidad a la cual un sacerdote puede legar.

Salazar, al igual que el resto de cardenales, tiene cupo para votar (y para ser elegido) en el próximo cónclave, del que saldrá el sucesor de Benedicto XVI.

Con Rubén Salazar, el octavo cardenal colombiano, el país vuelve a adquirir peso en la Curia Romana. Aunque los cardenales Pedro Rubiano y Darío Castrillón siempre ostentarán su nivel de purpurados, por su edad (superan los 80 años) ya gozan del retiro y no podrán participar de un eventual cónclave.

Monseñor Salazar nació en Bogotá y se ordenó en la Arquidiócesis de Ibagué. Habla cinco idiomas y estudió teología en la Universidad Gregoriana de Roma y Sagradas Escrituras en el Pontificio Instituto Bíblico, también de la capital italiana.

 

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.