No se pueden perder 200 años de ejercicio soberano

Hugo Pérez Hernán Amador MD

Por Hugo Hernán Pérez Amador MD –   Desde su formación como República en 1810, Colombia ha cedido mucho terreno, la costa de mosquitos en Nicaragua, el istmo en América Central incluyendo  todo el territorio de Panamá, en el sur del país frente al Brasil una extensísima región de la Amazonia, ahora  en un fallo adverso de la Corte Penal Internacional perdemos cerca del 7% del territorio marítimo de  nuestra amada patria.

No hace falta ser un experto en Derecho Internacional o un jurista de renombre  mundial para darse cuenta  como Colombia  fue llevada  a una instancia que desde un principio no debió aceptar, bajo la premisa de una falsa seguridad jurídica y exceso de confianza de los gobernantes de turno.  Las pretensiones extraordinarias de Nicaragua fueron exageradas  con el único objetivo  de forzar un pírrico triunfo   que le garantizara al menos  añadir unos metros de soberanía  que finalmente  le asignó  cerca de 100 000 kilómetros cuadrados de espacio naval y aéreo.

Existen conceptos ambiguos en el desarrollo de los argumentos de la Corte para dar tamaña concepción a los nicaragüenses, como basar sus decisiones en el reconocimiento del tratado Esquerra – Bárcenas del 24 de marzo de  1928,  asumiendo que el mismo  goza de vigencia jurídica y posteriormente  asignar un trazado caprichoso jugando a una decisión salomónica que no viene al caso, desconociendo  más de 400 años de disfrute de los pobladores raizales  del  archipiélago y sus fronteras naturales, desconociendo títulos y tratados internacionales previos  y fundamentado parte de sus argumentos en  principios posteriores a  estos derechos, lo que es peor   violando  el principio de la no retroactividad de la jurisprudencia.

Da pena decirlo pero a nuestro Señor Presidente le faltó contundencia en su alocución  y pareció más resignado que dispuesto a proteger la  integridad del nuestra  patria. Colombia debe seguir ejerciendo en este territorio nacional y máxime si nació con ella no puede desprenderse de este órgano vital.

P/D No sea usted, señor Presidente, quien entregando parte de nuestro territorio  original  y traicionando su noble casa, sacó la llave del fondo de la “esquina” del  mar  y la entregó a Chávez,  para que abriera la puerta  que da al pasillo de la democracia y entrara,  repartiendo dólares,  comprando  votos e instaurando   un régimen  en Colombia después de un proceso de paz.

 

Un comentario para "No se pueden perder 200 años de ejercicio soberano"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.