Crónica de guerra

Jorge Báez Arias-

Por Jorge Báez Arias – Valle de Arabah, desierto del Neguev, Israel.  Razones personales y de trabajo me condujeron a este exótico rincón del planeta.  Mucho escuchamos del conflicto árabe-israelí a través de los medios internacionales; no pasa una semana sin que se haga mención de este país en noticieros y periódicos, y analistas políticos han abordado al tema ad infinitum; aún así, sigue siendo un tema complejo e intrincado, que para los ojos del resto del mundo parecería incomprensible.

Jamás pensé que fuese a encontrarme en este lugar  en un momento de tan inmensa tensión, aunque me atrevo a decir que quizá la prensa internacional exagera y dramatiza la guerra con fines de rating. Aún así no resto importancia a lo terrible que puede resultar un evento bélico.

Viniendo de un país arrasado por la violencia, no fue difícil para mí desarrollar empatía por este alucinante lugar y su particular gente, pero, entender plenamente el porqué del conflicto, es toda una odisea.

No pretendo, y espero no emitir juicios sesgados al respecto; es por eso que me limitaré  a compartir testimonios de los locales, con quienes he podido compartir durante mi estancia en este país, en diferentes ciudades, y reducir al máximo mis propias opiniones.

Israel es en esencia un país de inmigrantes, la mayoría de ellos , regresaron al país de sus ancestros, provenientes de todos los rincones del mundo después de su larga diáspora. Es fácil encontrar todo tipo de idiomas y trasfondos culturales, pero todos comparten el sentimiento por esta tierra.

Existen dos temas que son considerados tabú en la sociedad judía: el holocausto judío durante la Segunda Guerra, y el conflicto con Palestina. Traerlos a colación en reuniones o conversaciones, puede resultar en fuertes emociones, tanto negativas como positivas; no obstante, muchos están dispuestos a romper el silencio.

Keshet, de 19 años es vecina de mi barrio. De padre israelí y madre francesa, nacida en Jerusalén. Extrovertida y ruidosa. Horas después del primer ataque de Hamas, me expresa su preocupación por su hermano Dani, de 24 años, reservista, quien fue llamado en medio de la noche a reportarse en la base aérea de la zona, para partir en el próximo convoy a  Gaza. La vitalidad de Keshet desaparece mientras me da sus opiniones. “No hay lados en esta guerra, solo el lado de la paz, pero se esconde de todos nosotros, no hay ellos ni nosotros, solo gente desesperada y cansada”. Le pregunto si confía en su ejercito, me responde triste: “ Mi gobierno tiene el poder de detener esta guerra, pero tiene mucho más orgullo”

Mikhail, nacido en Ucrania en 1928, Residente en Hungría hasta 1949, de ojos cansados y taciturno. Llegó a Israel en el 1972, después de haber vivido en Chicago, luego de su éxodo de la Europa destrozada por Hitler. Compartimos el bus ocasionalmente.“ No se que pueda decirte al respecto, mi opinión no importa a nadie, pero mi dolor si me importa. Me gustaría hablar de tu país mejor” Dejo al viejo en paz, ya ha visto demasiado.

Avi, de Nazaret, 42 años, de padre marroquí y madre libanesa. Gran tipo.  “ Estuve 6 años en el ejercito, patrullé Gaza en aquel entonces, acá se habla con recelo de la Alemania Nazi, pero a veces me preguntó si Israel no actúa de forma similar ahora” . Le pregunto que debemos esperar ahora, cuando volverá todo a la normalidad, Me mira fijamente con su ojo derecho, pues perdió el izquierdo por un misil hace unos años : “ Esto es la normalidad en mi país”.

Amir 19 años, nacido en Seattle, judío, vino con sus padres en 1994. “ Odio la guerra, mis papás eran hippies en América, yo lo soy de alma, no odio a los árabes, son mis hermanos, no quiero ir a la guerra.” Dos días después de nuestra charla es reclutado por el Ejército, donde prestará servicio por 3 años. Acá es mandatorio, para hombres y mujeres, no se compran militares corruptos para obtener tu libreta como en Colombia.

Moustafá, 26 años, criado en Manchester, de los pocos musulmanes que he conocido (en un país de mayoría judía, no es socialmente bien visto departir con árabes musulmanes) me dice fríamente en su marcado acento del noreste británico: “No soy religioso, pero comparto el dolor de mis hermanos palestinos, es una guerra absurda, pero es una guerra.”

Victoria, 30 años, Londinense, artista residente temporal en Israel. “ Lo que nadie reconoce es que Palestina, no era Palestina antes de la creación de Israel, Era una Colonia británica.  Churchill la vendió a los sionistas en un movimiento político típicamente británico” Se ríe conmigo, no teme opinar: “Lo que me gusta de Israel es el clima, no la gente, ni árabes ni judíos.”

Ya va casi una semana desde que todo comenzó, por esta vez, desde ese entonces tan solo 3 misiles palestinos han golpeado zonas israelíes, 1 solo muerto, varios heridos. Los demás misiles han sido interceptados por la milicia israelí. El ejercito nacional es uno de los mas fuertes y mejor dotados de todo el mundo, nombraré solo unos cuantos tipos de armamento:

–          Armas pequeñas: Desert Eagle, Bul M-5, IMI GALIL rifle de asalto, Pistolas Uzi, rifle de francotirador M89SR

–          Artillería: Soltam M120, lanzacohetes LAR 160

–          Flota aérea: Kafir, Jet ATG Javelin,

–          Vehículos: M113, IDF Puma, Trail blazer RV.

76 mil unidades de infantería, y 300 tanques fueron enviados en los últimos dos días a la frontera con Gaza. Esto, en opinión de los locales versados en milicia, es tan solo una estrategia de amedrentamiento, para indicar a los terroristas de Hamas que el gobierno israelí tiene el poder suficiente para una posible ocupación por fuerza. Las delegaciones europeas se encuentran ya en la zona intentado establecer puentes de diálogos, así como delegaciones de países árabes que permanecen neutrales. Las embajadas extranjeras aun no exhortan a sus nacionales a abandonar el país, lo cual es poco probable.

Acá, todos esperan la paz. Todos buscan y añoran la paz.

“ La guerra termina…si lo quieres” John Lennon.

Martes 20 de Noviembre

 

 

 

 

Un comentario para "Crónica de guerra"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.