Colombianos le apuestan al proceso de paz que comienza en Noruega con rueda de prensa

Bandera de Colombia. Foto somoslarevista.com

«Bajo el liderazgo del Presidente Santos salimos para Oslo y lo hacemos con esperanza, con optimismo moderado. No queremos crear falsas expectativas, pero sí creemos que hay elementos estructurales que permiten abrigar la esperanza y la idea de que traeremos buenas noticias para Colombia».

Así lo manifestó el Jefe de la Delegación del Gobierno Nacional para las conversaciones de paz, Humberto de la Calle Lombana, antes de salir este martes del Aeropuerto Militar Catam en Bogotá rumbo a la ciudad de Oslo (Noruega).

El Jefe de la Delegación del Gobierno explicó que la Fase 2 de las conversaciones de paz, la cual se inicia en Oslo y continuará en La Habana, no es una negociación tradicional.

«En primer lugar no habrá despeje, no habrá cese de operaciones militares. La Fase 2 no es una negociación tradicional. No se trata de que el Estado entregue una serie de competencias suyas a cambio de las ideas de las Farc. Eso no sería, entre otras cosas, digno», dijo.

Y agregó: «La Fase 2 es un proceso tendiente a la finalización del conflicto y el comienzo de una etapa de transformación social en Colombia, a la cual concurrirán, si esa es la decisión de la guerrilla, tanto ella como el Estado, para el logro de esa paz que los colombianos anhelan. No habrá entonces una negociación tradicional. Es un proceso nuevo. Creemos sinceramente que hay condiciones para lograr un resultado eficaz y favorable».

De la Calle Lombana pidió paciencia y comprensión a los medios de comunicación respecto al cubrimiento periodístico de las conversaciones de paz.

Al respecto señaló: «Nosotros queremos insistir en la necesidad de discreción en este proceso que ahora se inicia. Discreción que también es una nota característica diferente a lo que ha ocurrido en el pasado. La discreción es esencial, porque la experiencia muestra que un exceso de difusión y un exceso de intervención en los medios, termina afectando la marcha del proceso. Queremos un proceso sereno, serio, tranquilo».

Indicó que «eso no quiere decir que no vaya a haber información. La habrá. También conocemos nuestros deberes en esa materia. También hemos acordado con las Farc unos procedimientos para brindar información. Pero lo haremos de manera oportuna, sencilla, cuando realmente sea necesario».

«Por eso quiero pedir a los medios paciencia y compresión, que la han tenido hasta ahora. Quiero que entiendan que este elemento, a juzgar por la experiencia del pasado, es un elemento clave para el logro de nuestros fines», concluyó Humberto de la Calle Lombana.

«Las delegaciones del Gobierno Nacional y FARC-EP informan que a partir de la culminación de la fase exploratoria y hasta la fecha, continuaron los contactos y las reuniones de trabajo preparatorias de la instalación pública de la mesa de diálogo en Noruega.

Reiteramos el cumplimiento de la cita por la paz de Colombia para el 17 de octubre, desarrollando una agenda que culminará el 18 por la tarde, tiempo de Oslo, con la instalación pública y rueda de prensa», dice textualmente el comunicado firmado por las partes y publicado en la Página Web de la Presidencia de la República.

Según Prensa Latina, la fecha para la conferencia de prensa continúa siendo el 17 de octubre, pese al retraso en el arribo de las dos delegaciones debido problemas climáticos, logísticos y jurídicos, según  el portavoz del Ministerio del Exterior del país europeo, Veslemoy Lothe Salvesen.

En correspondencia con los acuerdos previos, cada parte tendrá cinco delegados principales, aunque los equipos podrán extenderse hasta 30 personas que participarían en las discusiones en un momento determinado.

Sostiene PL, que el 82 por ciento de los colombianos apoya el diálogo de paz, proceso en el que Noruega y Cuba participan como garantes y Chile y Venezuela ejercen como acompañantes.

De acuerdo con la cadena Telesur, tanto las FARC-EP como el Ejecutivo colombiano han enviado señales positivas en las semanas previas al proceso, al cual también se podría sumar más adelante el otro grupo insurgente colombiano, el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Una vez concluida la reunión de la capital noruega, está previsto que las negociaciones se trasladen a La Habana, donde el pasado 26 de agosto las partes suscribieron el llamado «Acuerdo general para la terminación del conflicto», después de seis meses de «conversaciones exploratorias».

Fuentes: Presidencia de la República y Prensa Latina.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.