Bye, bye en la Bola de Cristal

Exequíades Chirinos. Articulista venezolano.

Exequíades Chirinos- Venezuela. Tristes siempre son las despedidas, sobre todo ésta en la cual la Bola de Cristal refleja a un hombre avariento de poder, con deseos de quedarse en el cargo presidencial pero que dice adiós obligado por el voto de la mayoría.

La bola mágica de los Babalaos (Cuba) y de los Santeros de Birongo (Venezuela) coincide con la misma imagen cuya fecha es imprecisa porque se lee 8 de octubre o quizás el día 7 de octubre a altas horas de la noche.

Pero lo importante es que observan a un hombre con el signo de la derrota en la frente, muy a pesar de sus intentos de aferrarse al gobierno usando todos los medios, desde la flagrante descarada y repetida mentira, hasta su anuncio de la invencibilidad de su triunfo cuando de antemano sabía que estaba totalmente perdido.

La Bola de Cristal no miente y menos para aquel quien ha creído ciegamente en los rituales satánicos y hasta en el Vudú haitiano, muy al estilo del famoso Brujo de Perón*, quien fue el gran guía espiritual del presidente Domingo Perón en la Argentina.

Por más que miren y remiren a través del cristal la escena es la misma: marca el despido inexorable de Hugo Chávez Frías del cargo de Presidente.

La razón que encuentran los ‘sacerdotes’ de la magia negra es la figura de un flaquito convertido en una especie de David del siglo XXI enfrentado a un Goliat. El primero lleva en su pecho el signo del progreso mientras que el segundo tiene en su espalda el símbolo del atraso y la destrucción de un país.

La única arma del candidato Henrique Capriles Radonsky, el flaquito de la imagen, fue exponer la verdad y comprometerse a gobernar para los venezolanos, mientras que Hugo Chávez se creyó omnipotente, regalador de dinero a otros países y le dio totalmente la espalda a la gente.

Sorprendidos, Babalaos y Santeros miran como en la Bola de Cristal, cuando mencionan el nombre de Hugo Chávez Frías, sencillamente por respuesta aparecen palabras en idioma extranjero. Se lee: Bye, bye…!hasta la vista baby!, acompañada de una gran risotada que se escucha por allá por los lados de Sabaneta de Barinas, el próximo destino del candidato-presidente.

*Título de la novela de Tomás Eloy Martínez

@exequiades

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.