Servicios funerarios se abren paso en la economía nacional

Servicios funerarios, gran negocio.

La generación de empleo en el sector funerario es muy diversa pues abarca desde la parte de acompañamiento, transporte, cortejo, asesoría jurídica y psicológica hasta la disposición del cadáver, sin embargo la falta de preparación en estos oficios ha contribuido a que sean ejercidos por personal empírico.

Medellín .- Cada día aumenta el número de personas que derivan su sustento de las actividades exequiales, por lo que se ha convertido en un importante sector que hace poco empezó a agremiarse para mejorar la respuesta a las necesidades de los usuarios.

Y es que se trata de un sector para nada insignificante, pues mueve $630 mil millones de pesos al año, emplea alrededor de 9.300 personas y sus servicios van desde lo tradicional a lo excéntrico, pasando por funerales a mascotas hasta el envío de cenizas al espacio en convenio con La NASA (por sus siglas en inglés, Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio).

Esta iniciativa de asociatividad nació de un grupo de líderes antioqueños que representan las principales funerarias de la región, en su mayoría de tradición familiar, las cuales por su modernización y calidad en la prestación del servicio son ejemplo a nivel nacional e internacional, al punto que países como España y Estados Unidos han contratado expertos colombianos para replicar sus buenas prácticas.

Según datos de la Superintendencia de Industria y Comercio, en 2011 los ingresos del sector funerario en el país fueron de $630.000 millones de pesos, lo que corresponde al 0,11% del Producto Interno Bruto (PIB). Por su parte el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) registra la existencia de 2.110 establecimientos dedicados a la actividad fúnebre, que generan 9.300 empleos en el país.

De acuerdo con la caracterización que de este sector hizo la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), entidad que los agremió, en él se pueden incluir actividades como sepultura e incineración de cadáveres humanos y otras actividades conexas, como la preparación de los despojos para su inhumación y cremación, casas de velación, embalsamamiento de cadáveres, venta de tumbas y ataúdes, y conservación y mantenimiento de tumbas y mausoleos.

Antioquia, líder en formación de tanatopraxia

El tratamiento de los cadáveres, higienización, conservación, embalsamamiento y restauración, se denomina tanatopraxia; a pesar de su imprescindible necesidad, es una opción poco atractiva para el común de la gente.

Sin embargo, el SENA –en Antioquia– le viene apostando desde 2007 a la formación de hombres y mujeres en este oficio; hasta hoy ha formado 250 técnicos profesionales en Tanatopraxia, de los cuales 25 recibieron su certificación de competencias laborales.

En el país, esta labor es realizada –en su mayoría– por personas empíricas, que pueden ganarse entre 566 mil y 750 mil pesos, mientras que los técnicos profesionales devengan aproximadamente 1,3 millones de pesos.

Para Luz Eugenia Sierra, líder de Normalización del Centro de Servicios de Salud en Antioquia, “uno de los objetivos de la formación es llegar al trabajador empírico que ya tiene el saber; queremos integrarlo al SENA para certificar su desempeño y así él pueda nivelarse y recibir mejores ingresos”.

Actualmente, el Ministerio de Salud y Protección Social reglamenta, mediante la Resolución 5194 de 2010, la prestación de los servicios de cementerios, inhumación, exhumación y cremación de cadáveres; sin embargo, para 2013 se prepara una nueva normatividad en la que las personas que se desempeñen en esta áreas deben certificar sus competencias laborales.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.