ALCALDE, LE CUENTO AL OÍDO QUE LOS RUIDOSOS NOS ESTÁN VOLVIENDO LOCOS Y SORDOS

Imagen tomada de http://maldicion-sisifo.blogspot.com/2009/11/proporciones.html

Por Mary Stapper. Los habitantes de los sectores de la Avenida 0 en Barrio Blanco, Caobos, Colsag, Latino,el Canal Bogotá, La Merced, la Avenida del Río, el malecón entre otros, llevan años, clamando porque la Policía actúe a favor de los residentes de los distintos barrios, quienes reclaman su derecho al sueño. A juzgar por lo que sucede desde hace varios años en Cúcuta, todo indica que entre los derechos fundamentales de sus habitantes no figura el derecho al sueño, especialmente en horas de la madrugada aunque existe la norma que prohíbe la bebeta en los andenes y en general en todo el espacio público.

“Si quiere hacer lo que le da la gana, váyase de Cúcuta”, es una consigna que por años le he escuchado al periodista y hoy Alcalde Donamaris Ramírez París tanto en su noticiero de televisión como en la radio. Todas las veces nos acompañó y apoyó en campañas contra el ruido y el desorden en Cúcuta. Se la escuché también en campaña política, el día de su posesión y se la he vuelto a escuchar varias veces durante su primer mes de mandato. ¿Esa consigna también va para los ruidosos que se toman el espacio público para emborracharse, partir botellas, dejar sucio el sector, gritar y poner música a todo volumen y ser groseros con quienes les piden respeto?

Esta madrugada, a la una para ser más exacta, llegaron unos equipos de sonido con camionetas, como todas las noches lo hacen, a comprar hielo y licores en un local de la avenida cero en Barrio Blanco. Si llegaran silenciosos, ese no sería problema. Pero lo hacen, pitando, con música de carrilera, vallenata, corridos prohibidos y otros sonidos más ensordecedores aún, compitiendo entre ellos. En manada. Personalmente le tengo fastidio a Silvestre Dangond no tanto porque manoseó a un adolescente en pleno escenario, sino porque todos las noches le escucho gritar “me gusta, me gusta, me gusta…“

Volviendo al cuento, los de esta madrugada, se bajaron coreando esas mismas canciones, con más volumen que los de los equipos con carro y se volvió la locura.

Varios vecinos llamaron al 123, ahora sí contestan… pero las patrullas no llegan a tiempo. Desesperada, una señora se levantó y les pidió a los ruidosos que por favor, le bajaran volumen. La respuesta fue un insulto y más volumen. Y un grito de una mujer al dueño de uno de los carros “oiga, mire que aquí nos están mandando callar…” ¡Qué susto!

Volvimos a llamar a la policía y llegó como a la hora cuando todos andábamos con una bolsa de hielo en la cabeza, tapones para los oídos, los ojos en la nuca por no poder conciliar el sueño y unas enormes ganas de agarrarlos a piedra, no a los policías sino a los ruidosos.

Así fue la marcha contra el ruido en 2009- Foto archivo Somos la revista

La civilización se basa en el respeto mutuo, y en unas normas garantizadas por las autoridades y la policía. Es evidente que en Cúcuta, donde alguna  gente se acostumbró a hacer lo que le da la gana, en contra de la otra gente de bien y que sí cumple con las normas, estas campañas les importen un “pito”. Porque aunque en nuestra ciudad se respira un aire más sano desde el primero de enero, cuando Donamaris asumió como Alcalde y se siente el principio de autoridad, aún persisten aquellos quienes creen que pueden molestar impunemente  a los demás sin que su policía  actúe con premura en defensa de sus derechos.

12 comentarios para "ALCALDE, LE CUENTO AL OÍDO QUE LOS RUIDOSOS NOS ESTÁN VOLVIENDO LOCOS Y SORDOS"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.