¡DIOS…DADO, LAS PRIMARIAS!

Exequiades Chirinos

Por Exequíades Chirinos -Venezuela

Al ver en diciembre los datos adversos de las encuestas, sencillamente exclamó: ¡Dios…Dado, las Primarias!

El grito le salió solito, los ojos se le hincharon y la zurda de la rabo e’cochino le tembló.

No es la inseguridad ni su cáncer, olvídense del Imperio, tampoco es Uribe, menos las críticas por su relación con el dictador de Irán. La preocupación presidencial es otra bien distinta.
No es la cerca, son los mangos (como advierte “La vieja de los mangos”), es decir: son las Primarias el gran coco que le quita el sueño al candidato sempiterno a la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela.

Lo incomodan, lo sacan fuera de sí al solamente pensar que el gran evento electoral de la oposición constituye el paso esencial hacia su salida del poder, una especie de imposible para quien se cree sentado al lado de los Dioses del Olimpo o un Antonio Conselheiro, el profeta de La Guerra del Fin del Mundo.

Las Primarias avanzan y se afianzan dentro de un amplio marco democrático de participación en debates públicos, televisados porque constituyen el gran evento político nacional en el cual la participación es abierta, libre a todo aquel venezolano interesado en escoger al próximo Presidente de la nación.
Los candidatos son diversos y recorren todos los puntos del país despertando gran entusiasmo en una población venezolana, sometida desde hace 13 años al yugo de un Presidente autócrata, negado a resolver los grandes problemas del país, dedicado a guerrear con naciones amigas y empeñado en atornillarse en el poder presidencial.
Las Primarias desplazan la popularidad de “Mi Comandante- Presidente”, y he allí su grito destemplado en diciembre asombrado ante Dios (¡Dios!) al estimar por un hecho a consumarse el evento electoral de la oposición(dado) y pronunciando el nombre aborrecido: las Primarias.

Ese !Dios….Dado, las Primarias!  – grito que inferimos, dada la campaña desatada contra el evento – encierra su gran temor a perder, un temblor que se apodera de pies a cabeza  y retumba todos los días mientras llega el momento cumbre: el 12 de febrero fecha de la participación democrática.

Muy probablemente de ese grito infeliz le surgió el nombre de aquel militar metido a dirigente político y contra quien existe una lluvia de denuncias por corrupción en la gobernación de Miranda para decidir colocarlo al frente del Poder Nacional Legislativo, la Asamblea Nacional, en un desesperado SOS político.

Sólo que ni un Diosdado ni un Mandrake El Mago son capaces de detener el inexorable avance hacia la victoria del próximo 7 de octubre, la cual pasa por Las Primarias de febrero, donde se elegirá al verdadero candidato demócrata y comprometido con los intereses de los venezolanos: al futuro Presidente de Venezuela.

Un comentario para "¡DIOS…DADO, LAS PRIMARIAS!"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.