ANÁLISIS DEL DESEMPLEO EN COLOMBIA

Por Estefanía Villamizar Orozco
Para comenzar a profundizar en el tema del desempleo en Colombia, en primer lugar es clave que tengamos clara su definición: situación de quien se encuentra privado de trabajo (RAE). Un desempleado es aquel sujeto que forma parte de la población activa (se encuentra en edad de trabajar) y que busca empleo sin conseguirlo. Esta situación se traduce en la imposibilidad de trabajar pese a la voluntad de la persona.

La tasa de desempleo colombiana ha sido señalada como una de las más altas en el mundo, Colombia se encuentra situada actualmente en el puesto 76 (de un total de 198 países) con un 11, 8% (2010 est.).

El año 2010 cerró con esta cifra debido en gran parte al fuerte invierno vivido en el último trimestre del año, el cual causó grandes problemas en infraestructura, cosechas y el crecimiento económico del país.
En el primer mes del 2011, según el DANE, la tasa de desempleo en Colombia alcanzó el 13,5%, un total de 18.932.000 personas tenían ocupación, 2.967.000 se encontraban desocupadas y algo más de 9 millones ostentaban la consideración de subempleados (empleo informal). En comparación al mismo periodo del 2010 la tasa era del 14,6% lo que equivale una reducción de 161.000 personas desempleadas respecto al mismo mes de este año; pero aumento el empleo informal a 7 millones 71 mil personas con respecto al año anterior.

En octubre del 2011 el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) hizo oficial que la tasa de desempleo en Colombia había sido del 9%, lo que causo gran revuelo en los medios y la comunidad en general, ya que esta ha sido la cifra más baja para este mes en los últimos 15 años, recordemos que el año pasado en dicho mes esta tasa fue del 10,2%, esto quiere decir que el número de personas con trabajo ascendió a 21’535.000.

El Gobierno resalto que es un logro importante para nuestro país, particularmente si se tiene en cuenta la crisis en materia de empleo que atraviesa el mundo. Cuando se sabe que en países como Estados Unidos y en Europa, de manera general, el desempleo sigue subiendo para los colombianos es como un paño de agua tibia o alivio superficial saber que la tasa en su país disminuyo a un digito.

Sin embargo si estudiamos más minuciosamente las cifras y datos que se nos presentan, encontramos que de las 24 ciudades que analiza el DANE, solo 5 registraron tasas de desempleo de un digito. Esto quiere decir que aunque se pretenda mostrar a través de metódicos cálculos que la situación en materia de empleo a nivel nacional continúa progresando si nos vamos a cada una de las ciudades y departamentos nos encontraremos con que la calidad de vida de la mayoría de la población colombiana no mejora. E incluso si nos vamos a cada uno de los hogares desfavorecidos de la nación, aquellos con bajos o nulos ingresos, podremos seguramente concluir que sus condiciones de vida se deterioran aún más con el paso de los días.
Se puede fácilmente tomar la decisión de creer en las cifras generales, pero esto no basta, hay que tener en cuenta otros aspectos, como el empleo informal, el comercio callejero y el hecho de que las elecciones, realizadas precisamente en el mes de Octubre, contribuyeron a generar empleos, ya que las campañas electorales vincularon a muchas personas para trabajos propios del momento como elaboración y entrega de publicidad (camisetas, gorras, pancartas, volantes, etc.), también la contratación en pequeñas obras como remoción de derrumbes y reparación de puentes para paliar los efectos de la ola invernal contribuyeron a mejorar estas cifras, sin embargo estos no son más que empleos temporales y una vez terminados dichos eventos estas personas vuelven a la misma situación de desempleo.

Para el mes de Noviembre la tasa de desempleo se ubicó nuevamente en dos dígitos con 10,8%, y pese a que disminuyó en comparación con el mismo periodo del año pasado, el número de desocupados aumento debido a que más personas salieron a buscar trabajo. Esto visto de manera objetiva significa que por cada hogar cada vez son más las personas que deben salir en busca de sustento para poder mantener cierto nivel de vida. Desde otro punto de vista más preocupante quiere decir que un mayor número de colombianos abandonaron sus estudios para entrar al mercado laboral.

Por otra parte, los subempleados en noviembre de este año fueron 7’281.00 personas, lo que representa 597.000 subempleados más en este periodo. Cabe recordar que el subempleo se define como la ocupación de alguien en un puesto inferior al que le corresponde de acuerdo a sus habilidades y preparación. Por ejemplo un abogado que no encuentra un puesto para poder ejercer su profesión y que por lo tanto termina aceptando empleo como taxista o como vendedor, esta situación distorsiona aún más la economía, ya que la gente sin formación universitaria que bien podría ocupar el cargo de vendedor o taxista no podrá hacerlo ya que no lograra competir contra alguien con un título universitario. Este término también aplica para aquellas personas que trabajan sin regularidad, como vendedores ambulantes o comerciantes callejeros.
El mayor desempleo para los meses de septiembre, octubre y noviembre se vivió en las ciudades de Quibdó e Ibagué, en las que se registraron alarmantes tasas de desempleo de 18,9% y 18,7% respectivamente. Cuando aún existen tasas de semejantes proporciones en algunas ciudades colombianas está claro que las soluciones planteadas no están siendo del todo efectivas. Por ello el Gobierno está adoptando una nueva y mejor estrategia, que consiste en trabajar no solo enfocándose en variables aisladas, sino de forma general con el fin de reducir la pobreza en el país.

Nuevos planes como la Red para la Superación de la Pobreza Extrema UNIDOS son prometedores siempre que se continúe trabajando de manera honesta y permanente. La Red Unidos tiene la misión de promover acciones coordinadas para reducir la desigualdad y la pobreza extrema en Colombia, dicha Red incluye nuevos elementos como la promoción de la innovación social y la participación comunitaria, los cuales son vitales para despertar conciencia en la comunidad y motivar a trabajar en equipo en pro del bienestar social.
Algo muy importante también y sobre lo cual el Presidente Juan Manuel Santos hizo énfasis es que no solo se deben plantear unas metas, y entregar el dinero sino también se deben dirigir apropiadamente dichos recursos, conociendo previamente las necesidades de cada colombiano que se vea beneficiado con esta Red. El seguimiento de estos nuevos planes permitirá obtener resultados más reales.

El plan de acción de la Red Unidos destaca porque subraya además la importancia de identificar correctamente a las familias más pobres del nivel 1 del Sisbén y la población desplazada, de esta forma se garantiza que los recursos vayan a donde más se necesitan. Con esto se espera lograr mejorar las condiciones de vida de un millón quinientas mil familias pertenecientes a dicho nivel del Sisbén y en situación de desplazamiento a través de la prestación integral de servicios sociales de forma preferente y por medio del acompañamiento familiar que llevan a cabo los Cogestores de la Red Unidos. UNIDOS busca entonces no solo elevar la cifra de ingresos que tienen dichas comunidades, sino proveer todos los servicios para mejorar la salud, la nutrición, atender la discapacidad y erradicar el trabajo infantil.

Brindar ayudas oportunas tanto a la población como a los diferentes sectores económicos es mucho mejor que remediar daños ya hechos, por eso al hablar de desempleo debemos tener en cuenta también las futuras repercusiones que podría tener en este aspecto el TLC con Estados Unidos, ratificado recientemente. El TLC va a generar grandes oportunidades para algunos sectores que inmediatamente pueden entrar a aprovecharlo, como el de frutas, verduras y hortalizas. Sin embargo este acuerdo comercial plantea de igual forma numerosas amenazas y sobre todo desafíos para otros subsectores agrícolas, en especial, para los pequeños productores de arroz y las 350.000 familias que se dedican a la Industria Láctea. Por eso el Gobierno debe hacer un trabajo rápido para ayudarlos a ponerse a tono con el TLC, ofrecer apoyo técnico y toda la orientación necesaria para ello.

Si bien el TLC permitirá al consumidor colombiano tener acceso a mayores beneficios, calidad superior en los productos y mejores precios, asimismo la posibilidad de importar cualquier articulo deseado y por lo tanto lo convertirá en un consumidor más exigente, que al contar con más posibilidades a la hora de comparar artículos y costos sin duda alguna elegirá aquellos de mayor prestigio por el hecho de ser “importados”, de la misma manera podría terminar en el declive de muchas empresas e incluso industrias, incapaces de competir con productos extranjeros subsidiados y esto lógicamente implicaría que un gran número de personas se vieran afectadas perdiendo su empleo. No se pretende infundir miedo al TLC, solo se debe generar conciencia de los pasos a seguir para prepararse de la mejor manera, para que el país pueda aprovechar al máximo el mercado estadounidense, para que aquellos sectores más amenazados se actualicen y modernicen y así prevenir que los productores locales se vean desplazados y queden a la deriva y sin sustento.

Por ultimo pero no menos importante, se considera dentro de este análisis que próximamente se definirá el incremento que se hará al salario mínimo para 2012. Se conoce que es factible que dicho incremento sea del 5%, es decir de $27.400. Teniendo en cuenta que la inflación en datos recientes ha mostrado un alza mayor a la esperada por el equipo técnico del Banco de la Republica, esto lleva a los colombianos a reflexionar si en realidad dicho aumento del Salario Mínimo Legal (SML) podrá ayudar a mantener el poder adquisitivo y su nivel de vida, o si por el contrario el eventual incremento de la inflación por encima del alza salarial llevara inevitablemente a un deterioro en el ingreso familiar.

A la hora de tomarse la decisión final el ajuste al SML no debe hacerse solo en base a la inflación sino a las metas conjuntas de generar empleo, combatir la informalidad laboral, reducir la pobreza y fomentar la competitividad empresarial, y considerando que la única forma de aumentar los ingresos de los más pobres no es solo a través de estrategias como la fijación del salario mínimo sino realmente por medio de políticas que favorezcan el aumento de la productividad laboral y la creación de nuevos puestos de trabajo y un mercado laboral enérgico donde empleados y empleadores acuerden compensación de manera descentralizada.

9 comentarios para "ANÁLISIS DEL DESEMPLEO EN COLOMBIA"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.