PP: EL CAMINO A ELEGIR EN VENEZUELA

Exequiades Chirinos

Desde hace varias semanas contamos con Exequíades Chirinos, reconocido periodista venezolano,  como uno de nuestros columnistas . Bienvenido.

Por Exequíades Chirinos

El tiempo electoral de las elecciones presidenciales en Venezuela corre en dos sentidos opuestos: hacia la posibilidad de detener con la opción del voto la situación de caos, incertidumbre, injusticia, deterioro y autoritarismo existente o la ruta indicadora del final de un mandato, de aquel quien sólo gobierna para él, su familia, su grupo y sus aliados internacionales, esos dictadores de viejo cuño.

El panorama actual de Venezuela se traduce en una encrucijada para el venezolano de a pie, ese que soporta la escasez de alimentos básicos: leche, harina, huevos, café, azúcar…y, al mismo tiempo, recibe a cada instante ráfagas de cañonazos mediáticos gubernamentales, a través de los canales televisivos y radios oficiales, advirtiendo que “esa escasez es ficticia”, creada por los medios privados, “aliados del imperialismo”.

Su mala suerte es toparse con la cruda realidad, ésta donde la inseguridad refleja la más alta tasa de homicidios de Latinoamérica, de 75 asesinatos por cada 100 mil habitantes, de acuerdo a las propias cifras que maneja el gobierno nacional, basadas en el estudio del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El homicidio, la muerte a manos de un delincuente, hace ronda durante las 24 horas contra los ciudadanos en Venezuela sin distinguir su filiación política y la triste cifra semanal, mensual y anual nunca baja en número de asesinados sino, al contrario, crece por inoperancia de un gobierno nacional cuyo Presidente está más interesado en su cáncer, su salud, que proporcionar seguridad a todos los venezolanos.

Esa es la cruel realidad contra la cual se topa todos los días el venezolano común, quien al cruzar la esquina encuentra que no existe posibilidad alguna de un empleo formal, sino de lanzarse a la calle a vender baratijas en los semáforos. Se tropieza con la Venezuela del racionamiento eléctrico traducido en constantes cortes a cualquier inesperada hora del día, acompañado de aumento de tarifas y justificados con “sabotajes de la oposición”, cuando resulta evidente la falta de inversión en el sector y el mal funcionamiento de las empresas eléctricas del Estado, otrora exitosas compañías privadas las cuales fueron confiscadas por orden expresa del mandatario nacional.

Entre los dos caminos posibles para el año 2012, la única vía para poder salir de este laberinto, de este enredo creado por el mal gobierno de Hugo Chávez Frías, una combinatoria de falsas promesas, desatención de las necesidades básicas, regalo a granel de los dineros públicos a terceros países, hipoteca de Venezuela a la dictadura cubana y desaparición de la autonomía de los Poderes Públicos Nacionales, es elegir al candidato que surgirá de la elección más democrática y transparente: las primarias de la oposición.

Votar sin temor alguno por el hombre que a partir de febrero del año próximo se transformará en la antitesis del presidente Chávez, porque necesariamente el candidato de la democracia tendrá que distanciarse de la política de exclusión sembrada por el actual mandatario nacional y ello lo convertirá en la otra cara que demanda y necesita con urgencia Venezuela para corregir este rumbo errado y encauzar la nación por la vía de la modernidad y el desarrollo.

En lo particular, si me preguntan quien es mi candidato favorito, no dudo en afirmar que ese hombre es Pablo Pérez (PP), un político joven y, al mismo tiempo, con experiencia de gobierno cuya gestión resalta porque se orienta por atender las necesidades de todos los venezolanos, siendo la prueba más tangible el número de programas sociales existentes en el Zulia, muy superior en cantidad y calidad a las Misiones del gobierno nacional.

Pablo Pérez Álvarez – Candidato presidencial de Venezuela.

Sin cortapisas, Pablo Pérez practica la inclusión y ésta será una de las grandes banderas de su gobierno nacional. Por esta y otras razones, la mayor parte del país se inclina por respaldar su opción en las primarias. Pero, sobre todo, porque él representa ese camino que los venezolanos anhelamos para poder retomar los valores, las condiciones y el clima de libertades conculcadas durante más de una década del peor de todos los gobiernos. Escoger el otro, del sendero de Chávez, es sencillamente dirigirnos hacia el gran abismo.

@exequiades

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.