LA TRASCENDENCIA DE LA NAVIDAD

La Navidad y el Pesebre.

Por Nohora Ibargüen

Por qué escribir de Navidad si por esta época se dice bastante. Pero la Navidad es tan  trascendente para sus creyentes que su alegría se reparte en lo cotidiano de estos días y siempre hay algo que decir. Para los que vivimos fuera del país su significado se vuelve nostalgia. Un sinnúmero de recuerdos nos llegan a la mente como queriendo vivirla en un espacio imaginario que quisiéramos fuera realidad.

Para los cristianos, la Navidad es el icono del recuerdo del nacimiento de Jesús. Esto significa que se reconoce la presencia de Dios en la vida terrenal a través de su hijo. Desde el concepto teológico, la Navidad es la fecha que marca el inicio de la era cristiana.  Pero lejos de este hecho que es visto como una oportunidad de renovación anual de la fe y del compromiso religioso, la sociedad en general y con el aval del mercantilismo incitan a la especulación de esta celebración espiritual.  Sin embargo, esta visión además de los beneficios económicos que aporta al sector comercial, nos congrega fraternalmente durante más de una semana en torno a la mesa de la solidaridad, de la amistad y del amor a los nuestros.

Rezar la novena con los niños, ir a la iglesia, armar el pesebre, deleitarse con los buñuelos, la natilla y los tamales, ir de compras, enviar tarjetas y obsequiar regalos entre otras cosas, todo eso conforman hoy en día el periodo navideño. Navidad es también el verde y el rojo, es el papá Noel y los villancicos. Es una valija de costumbres que llevamos adonde quiera que nos desplacemos. Cada año la abrimos y desempolvamos sus prendas. Y  cada una de sus prendas nos recuerda las vivencias de la Navidad en familia desde cuando éramos niños y nos motivan a revivirlas en el presente.

Nohora Ibargüen- Corresponsal en Canadá.

Una vez se termina este periodo festivo, organizamos la valija para el año siguiente. Pero en esa dinámica, la solidaridad, la generosidad, el perdón y el respeto por lo que somos y por quienes nos rodean deben quedarse por fuera de la valija y prevalecer de manera permanente. Es un compromiso compartir estos valores de generación en generación a través del ejemplo para así ahuyentar las injusticias y vivir en un mundo más tolerante para todos.

Feliz Navidad para todos y adonde quiera que estén.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.