LA CARTA DE FENALCO: DETRAS DE ECOPETROL

Derrame de petróleo causa daño ambiental-

El siguiente es el texto de la carta de Fenalco, con la cual su Presidente Rodolfo Mora Mora, expresa la preocupación por el daño ambiental.

ECOPETROL es una empresa de la cual nos hemos sentido orgullosos los colombianos. En los últimos años y con la gerencia del doctor Javier Gutiérrez los avances son aun más notorios y es uno de los factores más preponderante en la situación floreciente por la que atraviesa la economía colombiana. Igual que cualquier empresa con ánimo de lucro debe cumplir con todo lo establecido por la ley incluida su  responsabilidad social. Erróneamente hemos creído que ECOPETROL se debe hacer cargo de las obras de infraestructura y el Estado Colombiano ha aprovechado esta situación para ponerla como escudo y dejar las regiones donde opera ECOPETROL  en completo abandono. El dueño de ECOPETROL, con el 90% de las acciones, es el Estado Colombiano y no tendría inconveniente en sancionarlo por asumir obras que son de la administración nacional. En el caso de la bocatoma, propuesta por  ECOPETROL para prevenir la contaminación del agua del acueducto de Cúcuta, fue el señor Ministro de Minas quien de inmediato le puso un límite    de veinte (20)  mil millones de pesos y que el excedente fuera asumido por el estado incluyendo nuestro raquítico presupuesto. Además de ser una propuesta que ofendió a los cucuteños, sirvió para constatar que en nuestro medio, la credibilidad  en las altas esferas gubernamentales está más acabada que    la carretera Cúcuta a Pamplona.  Nos  quedó claro que ECOPETROL está dispuesto a asumir todos los costos e indemnizaciones por el gran daño ocasionado en uno de tantos derrames de crudo pero el dueño de ECOPETROL no está de acuerdo.

No sabemos cómo describir la sensación al mirar los videos que muestran, los peces,  de todos los tamaños, sacando sus bocas abiertas, por entre el líquido negro y espeso,  como lanzando gritos de dolor y pedidos de auxilio,  en un espectáculo de exterminio total. La triste verdad es que este es uno de los mil o más derrames de petróleo  que han ocurrido en el trayecto Caño Limón Coveñas y con pérdidas y espectáculos mucho más terroríficos por tratarse de zonas verdaderamente ricas en fauna tanto terrestre como   acuática. Vergonzoso que los habitantes de Cúcuta solo protestemos porque nos quedamos unos días sin agua cuando en toda la región por donde pasa el oleoducto se ha destruido el medio natural, se ha arruinado a sus habitantes y no hemos abierto la boca para pedir alguna compensación, como si la ruina de nuestros vecinos  no fuera la ruina de nuestra ciudad y  nuestro     departamento. La compensación que ECOPETROL debe a la región no se puede medir en miles de millones de pesos sino en billones. En ninguna parte del mundo aceptarían la construcción de una autopista de mil kilómetros a cambio de esos daños; sin embargo nosotros hasta ahora lo que hemos pedido es una carretera pavimentada y apta para transporte de carga, casi paralela al oleoducto Caño Limón Coveñas, para aliviar un poco la situación económica de los municipios y regiones por donde pasa el oleoducto.

La construcción del embalse del Cínera debe ser parte del conjunto de obras que se deben hacer para la construcción del oleoducto Bicentenario que tendrá tres veces la capacidad del actual. Deben tenerla en cuenta en el presupuesto igual que tienen en cuenta el presupuesto para comprar los predios por donde debe pasar. Esto solo para solucionar un problema de Cúcuta y su área metropolitana, no para compensar el daño a toda la región. A primera vista la bocatoma es una  propuesta  de por si mezquina y poco práctica si se tiene en cuenta que  se tomará el agua de un sitio donde el caudal no es suficiente       en tiempo de poca pluviosidad.  Finalmente debemos tener presente que entre menos culpa tenga ECOPETROL en el derrame de este diciembre más seguros debemos estar del peligro que corremos por accidentes que se salen de toda previsión. En otras palabras que el riesgo de un nuevo derrame de petróleo sobre nuestro río Pamplonita es lo único seguro y las obras de prevención respecto a la contaminación de nuestras aguas debieran ser antes de iniciar nuevos bombeos de petróleo.

FENALCO-RODOLFO MORA MORA, Presidente Junta Directiva

San José de Cúcuta, 17  de Diciembre  de 2011

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.