JUAN CARLOS JAIME FAJARDO ES UN HOMBRE VITAL QUE MIRA CON LOS OJOS DEL ALMA


Por: Jesús María Stapper

¡Juan Carlos es una comovisión gigante!

 «Hay individuos que han estudiado sociología por un compromiso social, tal vez a ellos les digan anarquistas, pero creo tan sólo son profesionales con pensamiento crítico y son valiosos para la sociedad». sostiene Juan Carlos.

Juan Carlos Jaime Fajardo. Foto somoslarevista.com

Espíritu recio, indomable carácter, temperamento osado, búsqueda insaciable, son las manifestaciones que –a flor de piel-, y en social ‘vuela pluma’, encuentra uno, en una “inicial mirada”, a Juan Carlos Jaime Fajardo. Quizás sea válida la génesis de la interpretación que hago de su “estirpe de montaña”, las agrestes y ariscas montañas de Cáchira, su amada tierra. Por aquellos caminos (indeclinables rutas existenciales), anduvo como un fiel amante de las cumbres (del pensamiento), y subió con decisión y devoción, a lo más enhiesto, para atrapar las bondades de luz de la luna pasajera, y también para asistir a un encuentro directo con los sueños, los en-sueños y las utopías. ¡Porque aún las más difíciles y grandes utopías son de su propiedad humana-intelectual!

Juan Carlos, ha superado con eficiencia y calidad, embates y contra-embates. Lo ha hecho con hidalguía, en ejercicio de su inconmensurable inteligencia. Ir-es y venir-es, sosegados unos, tempestuosos otros, placenteros algunos, de conquistas los demás, son el muestrario fidedigno de su ponderado trasegar. ¡Para tal búsqueda, tales hallazgos! Cuando nos acercamos al hombre de inmensos logros, encontramos a un Sociólogo dela Universidad Nacional, Especialista en Políticas Públicas. Especialista en Pedagogía  para el Aprendizaje Autónomo UNAD.  Magíster en Estudios Sociales Universidad Pedagógica Nacional. Becado para doctorado en Ciencias  dela Educación Universidadde Granada (España) convenio Universidad Pedagógica. Co-fundador Revista Viento del Sur, emisora Universidad  Distrital, con ediciones universitarias. Ensayista, columnista e investigador social independiente. Tutor y director de especializaciones UNAD. Docente sociohumanistica Corporación Unificada Nacional parala Educación Superior, CUN. Docente del Distrito. Miembro dela Coordinación Colombianade Medios Alternativos, CCMA yla Federación Colombianade Periodistas, FECOLPER.

Juan Carlos Jaime Fajardo y Jesús María Stapper entre otros. Foto especial para somoslarevita.com

¡Juan Carlos es un hombre vital que ve con los ojos del alma! En ‘intro-misión’  a los espacios recónditos y trascendentales de su ser (ser interior, ser exterior), viajando a través de una “segunda mirada”,  hallamos a una persona inquieta, proactiva, de lucidez plena, de múltiples visiones, y de significativas polivalencias. Es por ejercicio, un hombre de Academia. Es por virtud, un filántropo. De su resguardado cofre vivencial, emergen altivos, sinceros y leales, sus  espíritus de bondad. En el esplendor de su juventud, es un ser social. En el bolsillo de su camisa limpia, impregnada de rurales fragancias, trastea sus inquietudes de ciudad, de ‘ciudad-anía’, de una humanidad-humanizada.

Entonces, Juan Carlos, nos adentraremos un poco más en sus fueros interiores, e iremos, divagando y meditando,  por sus calles racionales de tranquilos pasos. Iremos hacia un esencial encuentro con los “ámbitos universales del hombre” que habitan en los aposentos de su alma… acrecentada de manera generosa, con  ¡una cosmovisión gigante! Aposentos iluminados con los resplandores de sus reflexiones estelares de sociólogo y de visionario.

La humanidad, a través de su intrincada epopeya histórica y social, ha tenido luces y sombras, (digo yo, con irreverencia, que son más las sombras), desde su visión de egregio pensador, ¿qué opina al respecto?

Existen en términos absolutos dos visiones, una que considera que avanzamos  como sociedad hacia el progreso permanente, desde ésta venimos de la sombra a la luz; otra afirma lo contrario, que avanzamos como sociedad hacia las  sombras, afirmando que todo pasado fue mejor. Pienso que en todo proceso existe la contradicción, en este caso entre la luz y la sombra y que en cada momento uno de estos puede ser el principal, por ejemplo el desarrollo tecnológico, en tus palabras tienen luz y sombra, para definir qué es lo principal, parto de si esta sirve a los  sectores más vulnerables de la sociedad, como la salud, la educación  o la comunicación, o si dichos avances tecnológicos  sirven para su  sometimiento, por ejemplo los chips utilizados en grandes empresas para  detectar en qué momento queda quieto el  trabajador y de esa manera descontarle salario. Por tanto no se puede absolutizar si vivimos ahora en la luz o en las sombras, pero existen sin duda retrocesos en la humanidad que deben ser reflexionados.

Desde su status de sociólogo ¿qué opina del hombre contemporáneo en sus distintas dimensiones?

Vivimos en un momento histórico donde predomina el individualismo y el consumismo, ideas que no vienen con nosotros al tiempo de nacer, sino que se han venido configurando por diferentes formas, como la televisión, la educación, la religión, entre otras. Fíjese que a pesar de existir un desarrollo tecnológico en las  comunicaciones, se ha perdido la comunicación al interior de familias y comunidades, pues cada quien se conecta con la red, desconectándose de su alrededor, esto en la dimensión comunicativa; respecto a la espiritual, entendida como las utopías y proyectos de vida, los imaginarios individuales y colectivos, es una dimensión que ha perdido sentido, pues sólo se vive el día a día, sin darse la oportunidad de soñar; la intelectual, ha perdido la razón de ser, pues los inventos, los estudios, se enfatizan en principios de rentabilidad, pero no de servicio al otro, no pensando en la humanidad, en eso está hoyla Universidad.

En síntesis, hay un retroceso de las dimensiones del hombre moderno, pero debe decirse que la capacidad reflexiva de este, hace que en momentos emerjan subjetividades o dimensiones críticas, que le hacen resistencia a dicha tendencia individualista y consumista.

¿Un hombre humanista, válgase la aplicación, nace o se hace?

Uno no nace con ideas, sino que estas se van configurando en la medida que se establecen relaciones sociales, de estas emergen diferentes corrientes de pensamiento. En ese sentido, la persona humanista se hace, de ahí la posibilidad de cambio de cada quien, pero dicho proceso se encuentra en estrecha relación con el contexto y el momento histórico.

¿Cuáles son para usted, las principales causas y los nocivos efectos de las turbulencias y las desazones que padece la sociedad contemporánea?

Pienso que la fuente de gran parte de la problemática social, tiene que ver con el orden económico y social  existente,  donde todo se vuelve mercancía, ya sean los recursos naturales, ya sean los derechos como la salud y la educación, todo ello para aumentar la concentración de la riqueza en pocos y la pobreza en muchos. Esto no es un discurso trasnochado como afirman los defensores de tal modelo, sino que desafortunadamente es una realidad, que no debe ser ocultada sino  reconocida, para poder superarse, pues no es justo que en pleno siglo XXI se mueran los niños de hambre, se mueran los enfermos al frente de los hospitales, se destruya la naturaleza como se hace, que son sin duda turbulencias como tú afirmas. 

¿Si el hombre de hoy, nos presenta un rostro triste, un semblante de incertidumbre, que nos ofrece la sociología para “cambiarnos esa cara”?

Hay motivos para estar tristes y en incertidumbre, ello refleja las problemáticas de un modelo social y económico absurdo. Desde mi perspectiva sociológica pienso que eso puede cambiar, vale decir que existen otras perspectivas que  consideran lo contrario, incluso procuran mantener la tristeza y la incertidumbre por medio de sus teorías.  ¿Entonces cómo cambiar dichas caras?, rompiendo el escepticismo al que nos han conducido, reconociendo aciertos y deficiencias de proyectos sociales pasados, generando relaciones sociales y de producción diferentes,  que permitan trasformar la tristeza en esperanza y la incertidumbre en utopías.

¿Qué mecanismos aplica la sociología para hacer conversión social positiva en el hombre actual? 

No hablo de una sociología, existen varias tendencias o enfoques sociológicos, creo que desde un enfoque crítico y humanista hay profesionales pensándose cómo realizar dichos procesos de cambio, por citar un ejemplo emblemático el desaparecido profesor Orlando Fals Borda, desarrolló las investigaciones participativas para actuar sobre la realidad, las que han sido implementadas en diferentes países del mundo. Otros como Alfredo Molano, con sus investigaciones, visibiliza realidades ocultadas por los medios masivos de comunicación, es un ejemplo más; sin embargo pienso que falta desarrollar este campo de investigación, para que, desde la disciplina sociológica se aporte en mayor profundidad a dicha conversión positiva.

¿Hablar de sociología, es decir, de algo tangible o intangible? ¿Cómo se dimensiona de manera real su aplicación y su desarrollo?

La teoría por lo general se considera intangible, al igual que los valores o cosmovisiones humanas, pero dichas intangibilidades se materializan en la medida que guían la acción, ya sea investigativa, política o cotidiana, de ahí que sea fundamental asumir posturas sociológicas críticas sobre las problemáticas actuales y no posturas que las justifiquen, en ese sentido la sociología como otras disciplinas afecta la vida social, ya que ésta no se limita a su interpretación sino que ha sido un instrumento para la aplicación de políticas tanto económicas como culturales.  De ahí que la sociología a pesar de sus vicios especulativos, tiene una materialidad por la funcionalidad con la que se  desarrolló.

Juan Carlos Jaime Fajardo con Mónica Niño Stapper. Foto somoslarevista.com

¿Cuáles son las peticiones fundamentales que le hace la sociología a la religión y a la política?

El punto de partida es reconocer la existencia de diversas religiones, al igual la  existencia de corrientes diversas de sociologías, en ese sentido en algunos casos se presenta incompatibilidad entre estas dos dimensiones y en otras afinidad, por ejemplo en el caso colombiano la identidad entre religión y sociología dio origen a la teología de la liberación en cabeza del padre Camilo Torres Restrepo, en la que se le exigía a la religión estar del lado de los oprimidos. El marxismo por ejemplo encuentra que la religión ha sido una forma de sometimiento ideológico al pueblo, por eso la considera el opio, por tanto más que exigencia a la religión, la cuestiona. Pueden decirse cosas similares de la política, por ejemplo Max Weber, un sociólogo alemán, consideraba una separación plena entre el sociólogo y el político, ya que el primero debería ser neutral ante los problemas sociales, mientras el segundo si podía tomar partido. Pienso que el sociólogo debe tomar partido a favor de los sectores sociales más vulnerables de la sociedad, ya que son estos los que requieren el mayor apoyo de los investigadores sociales.

Si la filosofía es búsqueda y hallazgo (intangible), es razón (real) por excelencia, ¿qué es la sociología? ¿Es dogma, es sofisma, es verdad, es espejismo, es ciencia?

Los orígenes de la sociología con Emilio Durkeim, fue una propuesta política contra el marxismo y contra corrientes teóricas no positivistas, lo cual se  expresó en esquemas analíticos fragmentados para el estructuralismo, empíricos para el positivismo, respondiendo de igual manera a corrientes filosóficas, lo cual llevó a que la sociología tuviese desde sus inicios un claro interés político.

Debería ser una ciencia. En la actualidad puede decirse que existen corrientes  sociológicas con alto grado de relativismo y especulación, que las acercan a espejismos, pues como ya dije no existe una sola sociología, en ese orden de ideas pueden ser los diferentes calificativos que mencionas. Pero si por los fines que persigue en la actualidad, en el caso colombiano, busca ser un instrumento funcional al mantenimiento del statu quo, diferente al imaginario que se tiene de subvertir el orden. Esto no desconoce el aporte de sociólogos en la década del setenta y también del ochenta del siglo pasado,  a los procesos de movilización social en el país.

¿Qué beneficios trajo para el hombre, la sociología, cuando apareció?

El  aporte principal, considero está en lograr establecer un ámbito de análisis   sobre comportamientos sociales, en diferentes contextos y situaciones políticas, para dar una explicación o una comprensión de tales fenómenos, pues  previo a ella no existía una disciplina social con este fin. En el caso colombiano sus orígenes estuvieron cercanos a procesos de organización social.

He visto que algunos apasionados y fanáticos de… (muchos de ellos, amantes recalcitrantes del oscurantismo) presumen que la sociología es anarquía, ¿qué le responde usted, desde su condición de sociólogo, a esas personas?

Creo que están equivocados, pero no porque cuestionar y criticar el orden social sea anarquía como ellos llaman, sino porque la función actual de la sociología, por lo menos la pretensión curricular e investigativa es mantener el orden social, lo cual cuestiono pero es el rol que desdela Misiónde Ciencia y Tecnología en la década de los noventa se le dio a estas profesiones. Hay individuos que han estudiado sociología por un compromiso social, tal vez a ellos les digan anarquistas, pero creo tan sólo son profesionales con pensamiento crítico y son valiosos para la sociedad.

¿Desde qué perspectivas, contribuye la sociología, con la evolución?

Pienso que todas las perspectivas  sociológicas que contribuyen a naturalizar los comportamientos sociales, es decir a no observarlos como producto de la historia, caen en lógicas idealistas, al igual que aquellas perspectivas que no consideran las dinámicas sociales como contradictorias, sobre todo si desconocen los cambios continuos de la sociedad. Creo que existe una confusión en algunos investigadores sociales, al asimilar evolución con cambio, los dos conceptos son diferentes, el primero es lineal y mecánico, el segundo   contradictorio en medio de las tendencias. Existen corrientes sociológicas que  analizan de manera lineal los avances o retrocesos sociales, desde esa  perspectiva contribuyen al evolucionismo.

¿Qué cercanías y qué distancias existen, a su modo de ver, entre la sociología y la historia, entre la sociología y la filosofía?

Las cercanías entre las diferentes ramas de las ciencias sociales son estrechas, ya que la realidad no se puede fragmentar como se supone lo hace cada una de las diferentes profesiones, por eso para la sociología es importante la historia, pues sin ella los análisis que se realicen no tienen los impactos sociales requeridos, al  igual sucede con la filosofía, pues esta orienta la concepción que se tiene de la sociedad y se expresa en los análisis sociológicos. En cuanto a los  distanciamientos, está en los énfasis de la realidad que se observa, pero nada más. Hoy se procura realizar investigaciones interdisciplinarias y trans-disciplinarias para superar dicha separación.

¿La sociología va de paseo inter-activo por las páginas de la antropología o son “cuerpos” muy distantes?

También existe diferencia con la antropología,  particularmente por que ésta se originó y se centró en  gran parte en las comunidades indígenas, pero se parecen en que la sociología se crea para el control social con Hurkheim, mientras la antropología para la colonización africana con Malinosqui. Sin duda en los relatos de cada una de estas dos se encuentran, rasgos de una o de la otra, por tanto las dos van de paseo entre sí.

¿Qué encuentros existen entre la sociología, y los sociólogos, con el alma y con el espíritu? Desde este conocimiento, ¿existen o son inexistentes?

La corriente dominante en la sociología es no darle crédito al tema del alma, pues éste es un concepto principalmente religioso, al respecto puede afirmarse que se desconoce de plano su existencia y por ende su estudio como tal, aunque se analice el por qué sectores sociales creen en ella. En cuanto al espíritu, expresado en las representaciones e imaginarios de las colectividades, que constituyen la vida espiritual de una comunidad, se tiene en cuenta,  debido a que se han superado las corrientes positivistas que reducen la sociología a lo empírico.

¿Si la sociología desaparece hoy, cuál considera usted, sería su legado histórico y cuál su legado práctico?

El legado práctico se expresa principalmente en la abundante investigación, que se ha desarrollado en diferentes ámbitos de la vida social, pues con dichas investigaciones se ha permitido conocer realidades  nuevas, eso es valioso para otras profesiones y para la toma de decisiones.  En cuanto al legado histórico, creo es poco, ya  que se limitó a interpretar de manera parcial la realidad, pero sus aportes son limitados en transformarla.

De manera somera, ¿cuándo tuvimos los primeros “atisbos” de la sociología en Colombia?

Si bien existieron grandes pensadores sociales en el siglo XIX y principios del XX, los inicios institucionales de la sociología en Colombia pueden ubicarse hacia la década de los sesenta del siglo pasado, con el padre Camilo Torres Restrepo y con Orlando Fals Borda, en ese momento se denominaba filosofía social, por estar interesada en investigar para transformar la realidad, pero luego llegaron corrientes norteamericanas y posturas cientificistas que la alejaron de dichos propósitos, llevando a que se presentara una permanente disputa entre estas dos perspectivas en Colombia. La facultad inicial fue enla Universidad Nacionalhacia el año 1968.

En la década de los 80, se promovió el pensamiento crítico en diferentes universidades del país, particularmente en las facultades de sociología, por lo que el gobierno tomó la decisión de cerrar varias facultades, como enla Universidad Cooperativayla Javeriana.Concontenidos estadísticos y de control ideológico, hoy vuelven a abrirse de nuevo las facultades de sociología.

¿Qué le ofrece el Estado colombiano a la sociología para “su aplicación” y desarrollo?

El Estado realiza un permanente control dela Universidadpor medio de las reformas curriculares, en ese sentido los aportes que le da a la sociología deben estar en función de sus intereses, por eso ha recortado presupuesto para la investigación social en busca de aportar a la solución de la problemática social.

¿Cuando en Colombia, un sociólogo termina su carrera universitaria, para dónde  ‘arranca’, o para dónde tiene que ‘arrancar’? ¿Existen campos de acción?

Sin  duda el campo laboral de los sociólogos  es limitado, muchos terminan en la docencia, esto debido a que la investigación social no se considera relevante por eso el presupuesto no es abundante, lo cual repercute al momento de  graduarse. Esto unido a la estigmatización que se hace sobre estos profesionales  al considerarlos revoltosos, lo cual también incide en su desempeño profesional. Muchos otros son literatos,  empleados  oficiales, etc.

¿Qué gnomo inquieto lo llevó a usted,  a pedir posada, en la casona intelectual de la sociología?

Creo que incidió bastante la problemática social del contexto de dónde provengo, particularmente lo relacionado con el campesinado, además había escuchado que existía la sociología rural, lo que unido a un imaginario crítico de la profesión, me llevó a asistir a dicha casona, que en realidad desde lo institucional es sólo eso, pues salvando algunas asignaturas donde se analizaba la realidad, la mayoría eran abstracciones escolásticas de otros contextos y envejecidos, tal vez por eso antes de graduarme decidí visitar comunidades rurales escapando de dicha casona, lo cual enriqueció mi  profesión.

¿Cómo sueña un sociólogo colombiano que debe ser nuestro país físico y cómo se debe comportar nuestro país-social, de ahora en adelante?

En cuanto a lo físico  considero que debe ser un país en el que se preserven los recursos naturales, se preserve el territorio continental y marino, evitando el permanente saqueo que por más de doscientos años como  República se ha venido haciendo. Como consecuencia de ello, tenemos un país social con el grado más alto de desigualdad en América Latina, lo cual lleva a permanentes sueños  de cambio,  expresado en diversidad de proyectos políticos  que buscan  un país alternativo.

¿Vale la pena ser sociólogo en esta patria colombiana, o por el contrario, es “un saber deprimente”, pero necesario?

Pienso que una buena sociología debe ser capaz de analizar y aportar a la  transformación de la realidad, pero esto no debe ser exclusivo de especialistas, debe ser un conocimiento de mayor cobertura, sobretodo brindar herramientas a los líderes sociales, que serían los más interesados en dichos cambios, el maestro Fals Borda tenía razón al proponer una investigación social para la transformación, a pesar de las críticas que puedan hacerse a su teoría; pienso que si se mantiene la visión escolástica y contemplativa de algunas facultades, es un saber deprimente necesario para algunas universidades y empresas  interesadas en mantener el statu quo. Pero una sociología crítica es necesaria para resolver tanta problemática social de nuestro país.

Si le digo a un sociólogo como usted, hombre-mujer, niño-anciano, hermano-amigo, reunión de gente, ¿qué piensa?

Gran parte de lo que pienso está en relación con los aspectos sociales, hay varias  cosas que me parecen absurdas, como saber que cada día se acuestan mil millones de personas con hambre, eso es equivalente a más de veinte Colombias, saber que mueren nueve millones de niños al año de hambre  mientras otros pocos sectores  derrochan las riquezas  que les han  expropiado, saber que hay personas durmiendo en andenes y que mueren al frente de hospitales  sin atención, son situaciones que a diario ocupan mis pensamientos, no se necesita ser profesional ni crítico para pensar así, es suficiente con estar vivo para reflexionar, con certeza muchos en el país lo hacemos.

¿Con su sabio lenguaje de sociólogo, Juan Carlos, que tiene usted, hoy, para decirle a la Humanidad? Y finalmente, ¿qué le dice a la sociedad colombiana?

A la humanidad que no olvide que el planeta es un recurso natural no renovable y en gran parte agotable, sobre-todo por la contaminación y depredación por parte de los mega-monopolios, que hoy se están apoderando no sólo de los medios de producción clásicos como la industria, sino que están arremetiendo para apoderarse de medios vitales como el agua, el oxigeno, la biodiversidad, las semillas para la agricultura, en ese sentido hay que estar alerta; en cuanto a la sociedad colombiana decirle que no es ajena a lo anterior, por tanto  igualmente estar alerta, escapando de un embrujo histórico, que no nos permite valorar nuestra nación, nuestras riquezas, nuestros proyectos, que a pesar de las frustraciones aún es posible y necesario un orden social más igualitario.

 

 

 

 

5 comentarios para "JUAN CARLOS JAIME FAJARDO ES UN HOMBRE VITAL QUE MIRA CON LOS OJOS DEL ALMA"

  1. Mariela  octubre 16, 2011 at 8:58 pm

    Felicitaciones Juan Carlos Jaime Fajardo: por su tezon, su sabiduría, ejemplo a imitar. La sociología tiene en usted a un digno exponente, con lo cual, a través suyo se le hace un reconocimiento a la ciencia y a los sociologos de Colombia.

    Responder
  2. HECTOR  octubre 22, 2011 at 11:34 pm

    Precisamente hablando de sociologia para JUAN CARLOS JAIME FAJARDO, como profesor la enseñanza sigue siendo la carrera más comúnm,siendo además para él, que la sociologia está en ejercer una influencia inmensa en lo que determina el adoctrinamiento de sus alumnos alrededor del problema etico, cuando se refiere a la accion social que establece su entorno.

    Su profesionalismo enaltece la estirpe de esta tierra natal Cáchira, ¡¡¡¡¡¡¡¡FELICITACIONES!!!!!!!!!.

    Responder
  3. ERIKA  octubre 28, 2011 at 7:48 pm

    Tío tu como siempre me sorprendes por que en todo lo que haces siempre eres el mejor y ojala que yo pueda seguir tus ejemplos.

    Responder
  4. Ragnhild Guevara Patiño  marzo 18, 2014 at 1:14 pm

    Juan Carlos, eres un hombre admirable por tu conocimiento y tu actitud batalladora, tu profesionalismo, tus aportes y tu forma de ser.
    Te felicito, porque lograrás grandes retos.

    Responder
  5. Sara Stapper Gama  mayo 15, 2014 at 1:55 pm

    Siempre he sabido de la integridad, inteligencia, profesionalismo,humildad y muchas cualidades más de Juan Carlos Jaime Fajardo, deseo que Dios bendiga siempre su vida y que siga con la misma actitud de siempre…de un guerrero.Felicitaciones.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.