ESTIGMATIZACION CRISTIANA DE LA MUJER

Nadia Naileth Báez Rojas-

Por: NADIA NAILETH BAEZ ROJAS

La mujer, según el cristianismo, es la impura, la corruptora que trajo el pecado a la tierra, perdiendo al hombre, por lo cual los apóstoles y los padres de la iglesia, consideran el matrimonio como un mal necesario. Tertuliano proclama:”Mujer deberías estar siempre de luto y vestida con andrajos, ofreciendo a la miradas de  todos, tus ojos anegados en lagrimas de arrepentimiento, para hacer olvidar que perdiste al género humano. Mujer eres la puerta del infierno”

San Agustín añadió, “Los que no se casen brillaran en el cielo como estrellas resplandecientes, mientras que sus padres parecerán astros oscuros “El apóstol Pedro dice con insistencia a las mujeres: “sed obedientes a vuestros maridos” Pablo escribe a los Efesios “ el hombre es dueño de la mujer, como Cristo es cabeza de la iglesia”

Innumerables frases tomadas de los escritos de los varones más notables, considerados eminencias de la iglesia, todas enseñan lo mismo ya que todos ellos enseñaron lo mismo, y todos contribuyeron con sus predicaciones q esparcir estas ideas monstruosas de las relaciones entre hombre y mujer, relaciones que son sin embargo, una ley de la naturaleza y cuya aplicación es uno de los deberes más esenciales de los fines humanos. La sociedad actual sufre aún cruelmente la influencia de estas doctrinas, y solo se cura muy lentamente.

Veamos claros ejemplos de la doctrina de la Iglesia y sus santos varones, sobre la mujer:

“El hombre es cabeza de la mujer. Una mujer que ora con la cabeza descubierta, abochorna a su cabeza porque eso y estar rapada son uno y lo mismo. O sea, que para estar destocada, que se pele; y si es vergonzoso para una mujer dejarse pelar o rapar, que se cubra.

Es decir, el hombre no debe cubrirse, siendo como es, imagen y reflejo de Dios; la mujer, en cambio, es reflejo del hombre. Porque no procede el hombre de la mujer, sino la mujer del hombre; ni tampoco fue creado el hombre para la mujer, sino la mujer para el hombre. Por eso la mujer debe llevar en la cabeza una señal de sujeción. Juzgarlo vosotros mismos: ¿está decente que una mujer ore a Dios destocada?

Las mujeres guarden silencio en la asamblea, no les está permitido hablar; en vez de eso, que se muestren sumisas. Si quieren alguna explicación, que pregunten a sus maridos en casa, porque está feo que hablen mujeres en las asambleas” (1ª Corintios, cap.11 y 14)) “Quiero que las oraciones las digan los hombres. Por lo que toca a las mujeres, que vayan convenientemente arreglas, compuestas con decencia y modestia; adornada con buenas obras.

La mujer que escuche la enseñanza, quieta y con docilidad. A la mujer no le consiento enseñar ni imponerse a los hombres; le corresponde estar quieta, porque Dios formó primero a Adán y luego a Eva. Además a Adán no lo engañaron, fue la mujer la que se dejó engañar y cometió el pecado” (1ª Timoteo, cap.2 y 3)

La mujer que escuche la enseñanza, quieta y con docilidad. A la mujer no le consiento enseñar ni imponerse a los hombres; le corresponde estar quieta, porque Dios formó primero a Adán y luego a Eva. Además a Adán no lo engañaron, fue la mujer la que se dejó engañar y cometió el pecado” (1ª Timoteo, cap.2 y 3)

La mujer que escuche la enseñanza, quieta y con docilidad. A la mujer no le consiento enseñar ni imponerse a los hombres; le corresponde estar quieta, porque Dios formó primero a Adán y luego a Eva. Además a Adán no lo engañaron, fue la mujer la que se dejó engañar y cometió el pecado” (1ª Timoteo, cap.2 y 3)

San Agustín: «la mujer es un ser inferior y no está hecha a imagen y semejanza de Dios. Corresponde, pues, a la justicia así como al orden natural de la humanidad que las mujeres sirvan a los hombres… el orden justo sólo se da cuando el hombre manda y la mujer obedece».

San Jerónimo: «Si la mujer no se somete al hombre, que es su cabeza, se hace culpable del mismo pecado que un hombre que no se somete a Cristo». “Nada más impuro que una mujer con el periodo. Todo lo que toca lo convierte en impuro”

San Juan Crisóstomo: «Las mujeres están hechas esencialmente para satisfacer la lujuria de los hombres».

San Ambrosio: «La mujer sólo es fuerte en el vicio y daña la valiosa alma del varón». “Adán es igual al alma. Eva es igual al cuerpo».

Tomás de Aquino: «La mujer es un defecto de la naturaleza, una especie de hombrecillo defectuoso y mutilado. Si nacen mujeres se debe a un defecto del esperma o a los vientos húmedos (sic). Sólo es necesaria para la reproducción.» En el Sínodo de Macón (Año 585) se debatió si » en el momento de la resurrección de la carne las mujeres deberían convertirse en hombres para poder ir al paraíso». Y un obispo declaró que » las mujeres no son seres humanos».

Hasta hace menos de un siglo, en el coro de canto del Vaticano, para que no entraran las mujeres era preferible castrar a los hombres para disponer de voces infantiles.

¿Qué tal ah? ¿ podemos hablar, después de esto de caridad cristiana?

 

3 comentarios para "ESTIGMATIZACION CRISTIANA DE LA MUJER"

  1. apocrifo  octubre 3, 2011 at 9:02 am

    señora usted es la misma que se degrada deberia leer mas y saber enterder mas se nota que usted escribe lo promero que le cuentan no sebe donde estas parada hay que leer mas y documentarse
    a que culto o septa satanica pertenece.
    o es hitleriana.

    Responder
  2. apocrifo  octubre 3, 2011 at 11:43 am

    que triztesa mujer te quedaste en el antiguo testamento ya es hora de que pases al nuevo testamento que pena

    Responder
  3. isabellajazz  octubre 3, 2011 at 1:38 pm

    Ni el antiguo, ni el nuevo tienen mayor diferencia, todas las religiones tienen a las mujeres como las culpables de múltiples situaciones en la historia y sólo los hombres son las cabezas de dichas religiones.

    El machismo está indiscutiblemente presente y la mujer estará siempre relegada ante los ojos de la iglesia.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.