CUANDO LLEGA LA HORA DE LA JUBILACIÓN

Por Rosa Somavilla-Bueno

Todas las personas no llegan a esta etapa de la vida de la misma manera.

Cuando se presenta, a casi todos nos coge desprevenidos; no nos hemos preparado especialmente. Rara es la persona que consigue en la vida todo lo que se había propuesto; puede haber satisfacciones por las metas conseguidas y frustraciones, o desilusiones por las que no se lograron. De todos modos, de nada sirve atormentarse en el análisis de comportamientos pasados dado que, ya no es posible modificarlos. Por eso la importancia de mirar adelante contemplando las perspectivas futuras.

El pasado tiene certeza, ya se ha consumido; son los datos concretos que pertenecen a la historia personal. El futuro es incertidumbre, es lo que nos queda. Y nos queda el “ahora” para seguir “siendo” y darnos cuenta de que ni uno ni otro nos pertenece.

Conviene buscar nuevos elementos para la esperanza. Pienso que sin metas, por insignificantes que sean, se hace, muy difícil vivir. No debemos dejar que la monotonía se instale en este momento de la vida.

Sufrir y gozar son aspectos anímicos que acompañan al ser humano a lo largo del camino. Hay personas que tienen capacidad para apasionarse por todo lo que hacen y que, una vez dejan el trabajo, les basta encontrar otro foco de interés para motivarse y entusiasmarse.

No sé quién dijo que, la vida es un partido: las personas felices son los jugadores; las personas desgraciadas, los espectadores.

¿Quién te, me, nos gustaría ser? ¿Jugador o espectador?

A mí, hasta el fin de los días me gustaría estar jugando. La pasividad, siempre me ha parecido frustrante; alguna vez que me ha tocado ser espectadora me he sentido encarcelada. La enfermedad, por ejemplo, te deja fuera de juego, por eso he decido morirme completamente sana ¡Dios me escuche!

Y me llegó la hora de la jubilación. No por querida o deseada, sino por imperativo del destino.

Un postoperatorio me quiso relegar al papel de expectante, pero cogí papel y pluma, y piano, piano fui dando forma a mis elucubraciones sobre la jubilación.

Cuando llega el momento unos, se encuentran con un montón de tiempo pero sin nada de dinero. Otros, tienen montones de dinero, pero no saben qué hacer con su tiempo. Decididamente, el dinero y el tiempo son las cargas más pesadas de la vida. Los más infelices de todos los mortales son aquellos que, tienen más de las dos cosas y no saben como utilizarlas.

Cuando te jubilas vas a ser millonario en tiempo; ojalá sea proporcional la parte económica, aunque, la verdad, no es tan importante. Con que tengas lo suficiente para vivir, basta. Las necesidades y los intereses no son tan exigentes como en la juventud.

¿Has pensado en las ventajas de la jubilación? Hagamos recuento:

Ya jamás tendrás que volver a buscar trabajo, si no quieres.

No tienes que cumplir ese horario que igual te mortificaba.

Quedarte a trabajar hasta tarde por las noches, o los fines de semana no será tu problema.

Cada día puede parecer sábado o domingo.

Cuando te apetezca puedes dedicar una tarde de cartas o de compras; de billar o de golf; de tenis o de tejo, sin tener que dar explicaciones o pedir permiso.

Puedes hacer una siesta a cualquier hora del día; siempre que te venga en gana.

Y… trasnochar todo lo que quieras, sin el temor de tenerte que levantar a una hora determinada.

No tienes que aguantar a jefes o superiores ineptos.

Ya no necesitas dar explicaciones sobre tu trabajo a nadie.

No debes parecer ocupado, incluso cuando no estás siendo productivo.

No tienes que invertir tiempo en un trabajo incoherente, con el que muchas veces no estuviste de acuerdo.

Ir al medico se convierte en una actividad de seguridad relajada, y no una carrera contra reloj.

Puedes aprender aquellas cosas que realmente querías aprender.

Y dedicar el tiempo a la pintura, cerámica, fotografía, poesía… sin afán, así como ir al cine a mitad de la tarde o matiné, es otra ventaja.

O frecuentar el cine club, que será la forma de ver y disfrutar buenas películas.

Hacer nuevos amigos e incorporarlos a este capítulo de tu vida, puede ser enriquecedor.

El inscribirse en actividades con personas afines hará más interesantes los momentos de encuentro.

También, asistir al teatro, reuniones, talleres, foros y a toda clase de exposiciones y conciertos es la forma más atrayente de pasar el tiempo.

Pasear en cicla, andar, trotar diariamente, al menos una hora, o practicar tu deporte favorito no estará supeditado a un horario.

Puedes probar fortuna haciendo algo nuevo: Negocios, etc.

Crear tu página web, será la nueva forma de anunciar tu vida.

Informarte, comunicarte y navegar a través de Internet, ampliará tu conocimiento del mundo.

Podrás leer todo lo que no has podido leer antes, por falta de tiempo.

Recomendar e intercambiar libros con los amigos es un buen intercambio cultural.

Concursar, cada vez que se te presente la ocasión, será un experimento más en tu existencia.

Gozar de tus nietos, consintiéndolos, será un regalo. Recuerda que ya no tienes que educar a nadie.

Si te piden consejo, eres un sabio; seguro que lo darás muy acertadamente

Ayudar a otras personas a superar dificultades es un don que puedes practicar, pues te sentirás útil y necesario.

Convertir en un propósito fundamental el hacer amigos y cuidarlos, será el medio de no tener contacto con la soledad.

Viajar cada vez que puedas, descubriendo las bellezas del mundo, es entre otras las cosas que te recomiendo en esta época de la vida, exprimiéndola hasta la última gota.

RECUERDA: TODO ES RELATIVO

“NO SE TIENE LA EDAD DEL CALENDARIO, SINO LA DEL CORAZÓN”

3 Responses to CUANDO LLEGA LA HORA DE LA JUBILACIÓN

  1. Kika agosto 4, 2010 en 1:02 pm

    ME QUIERO JUBILARRRR…:o)

    Responder
  2. max octubre 12, 2011 en 11:33 am

    ME PARECE QUE LA JUBILACION ES UN CAMBIO DE VIDA Y CADA QUIEN LE PONDRA LA MUSICA QUE QUIERA, POR AHI DICEN QUE NOS JUBILAMOS DEL TRABAJO PERO NO DE LA VIDA. ADELANTE SIGAMOS EL CAMINO CON DIGNIDAD Y ORGULLO PORQUE NOS LO MERECEMOS.

    Responder
  3. BEJAS noviembre 2, 2011 en 2:52 pm

    Ya estoy Jubilada!!!! y me encanta, tengo tiempo para todo lo que quería, aunque por el momento un tanto relativo…. pero es una forma de vida !!GENIAL!! y como dices Rosa!! mi corazón tiene 25 y me siento fenomenal. Un abrazo – BEJAS

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Contáctenos