LA RELIGIÓN ¿OBSTÁCULO PARA LA MUJER?

Por: NADIA NAILETH BAEZ ROJAS

  • “…la religión, más exactamente el cristianismo, ha constituido un gran obstáculo para la mujer en su desarrollo social.”
  • …Sor Juana Inés de la Cruz es un ejemplo de la toma de conciencia; frente al hecho de verse limitada por una familia decide entregarle su vida a Dios, para poderse entregar a cultivar el crecimiento intelectual  que se vería frustrado por sus obligaciones maritales.

 

Nadia Naileth Báez Rojas

El cristianismo  nunca ha renunciado a sus procedimientos ni a sus prácticas discriminatorias contra la mujer. Los fanáticos de “la misión liberadora del cristianismo” opinan y afirman que el cristianismo emancipó a la mujer de su condición primitiva apoyándose sobre todo en el culto a María, madre de Dios, que surgió posteriormente, en la nueva religión. Y que el sexo debe considerar como un homenaje que se le rinde. Por desgracia, las consecuencias lógicas de este culto no trascendieron ni a la ley ni a las costumbres, pues en lugar de exaltar la independencia de la mujer, lo que hizo el culto a María, fue mostrarle que solo debería vivir  para los hijos y para la familia. Además ,incluye  en la sociedad el estigma de una mujer sin mancha que debe ser buena, virtuosa y caritativa  o,  si no, será depreciada por la sociedad, y es allí , donde la apreciaciones cristianas toman tal fuerza en el hombre hasta volverse parte inseparable de la cultura de todos los tiempos, cultura a la que es imposible renunciar, pues hace cada mas fuertes a los hombres y más débiles a la mujeres que intentan buscar una reconciliación con Dios, mostrándose como fuertes y capaces, premiadas con la maternidad y merecedoras de un lugar en la sociedad.

Sor Juana Inés de la Cruz.

Pero no se puede pasar por alto el caso de las mujeres que paradójicamente han tomado la religión como su tabla de salvación, Sor Juana Inés de la Cruz es un ejemplo de la toma de conciencia; frente al hecho de verse limitada por una familia decide entregarle su vida a Dios, para poderse entregar a cultivar el crecimiento intelectual  que se vería frustrado por sus obligaciones maritales. La mujer muestra más capacidad de entrega, de sacrificio, razones que la ponen, según ella, más cerca de Dios

Hasta aquí, puede decirse que la mujer siempre  un contacto divino con Dios y con la religión a pesar de que  ésta haya contribuido a su sometimiento a la figura masculina.  Las mujeres muestran una vocación de servicio y de pertinencia diferente a la del hombre y son el soporte de la sociedad en los momentos de adversidad. La cultura y sus manifestaciones han dado a la mujer un lugar poco privilegiado, sus labores han sido, así  poco reconocidas y mal pagadas, lo que confirma, que la religión, más exactamente el cristianismo, ha constituido un gran obstáculo para la mujer en su desarrollo social.

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.