UNIENDO FUERZAS

Foto tomada de Internet.

Por Estefanía Villamizar Orozco

Comercio exterior, comercio internacional, relaciones internacionales, economía y finanzas internacionales… o como quiera llamársele, todo se resume en EL CAMBIO; las infinitas posibilidades de comunicación existentes en la actualidad, las nuevas tendencias en los mercados, la aparición de nuevos retos, oportunidades y riesgos, toda esta gran dinámica que se ha desatado a nivel mundial nos exige CAMBIAR, tanto nuestra forma de educarnos y prepararnos, esta debe ser más auto-consciente, como nuestra mentalidad.

 

Tenemos ante nosotros una gran herramienta, la posibilidad que nos brinda esta carrera desde sus diferentes propuestas, en las diferentes universidades del país y ahora en nuestra ciudad, es la de analizar minuciosamente los hechos que han orientado nuestro rumbo no solo como país sino como continente, podemos descubrir a través de sus elementos académicos  cómo y por qué se han modificado las estructuras productivas alrededor de todo el mundo, pero lo más importante cómo podremos influir mediante las estrategias que desarrollemos y las decisiones que tomemos como futuros profesionales en la materia.

 

Nuestro país no requiere necesariamente más expertos en cuanto a acciones y títulos de valores, cifras, estadísticas y leyes sobre comercio, nuestro país precisa de líderes renovados, creativos, preparados para atender de manera humanitaria y sensible los desafíos socioeconómicos que enfrenta la civilización. Por eso los universitarios deben mantener una perspectiva de investigación, una actitud diligente, y una mente abierta dispuesta a ver no solo el problema, sino la solución, alertas ante cualquier posible idea u oportunidad que pueda presentarse camuflada de complicación.

 

Durante el tiempo de formación, con toda la dedicación y esfuerzo requeridos vienen los correspondientes logros y reconocimientos, y en este proceso suele perderse el SER HUMANO y ser reemplazado por el SABER, dejando de lado la formación integral que se nos ha brindado a lo largo del trayecto, es por eso que quien tenga una verdadera vocación internacional debe mantener claros sus objetivos, que por supuesto deben estar orientados hacia la mejora de la calidad de vida de cada persona habitante del planeta tierra.

 

Por lo tanto, es vital mantener siempre presente por qué decidimos por esta carrera, porque en nuestro afán de hacer de nuestro hogar,  de nuestro país un lugar con mayor proyección internacional también optamos por velar por el mejoramiento de las condiciones sociales en todas sus variedades. Pero no solo eso, sino que también  inevitablemente nos mueve nuestro anhelo de hacer de este mundo, un lugar más apto para el desarrollo armónico de sus herederos y futuros dirigentes, los jóvenes y niños.

 

Como debe saberlo cada colombiano verdadero, apasionado y amante de su patria, existen innumerables problemas que dificultan significativamente el crecimiento económico e impiden la prosperidad y el bienestar sostenible y general de la población, sí, porque si se es colombiano autentico y de corazón, naturalmente se presentara un interés instintivo por saber, por descifrar que nos está frenando. Un profesional de comercio internacional en formación con valores éticos y morales sólidos y con una actitud de liderazgo eficiente mostrará prematuramente su inclinación hacia estos tópicos y un especial interés por presentar respuestas.

 

Solo por puntualizar y dejar clara la importancia de mantener vivo este enfoque humanitario en una carrera como el Comercio Internacional, podemos recordar el problema educacional vivido en nuestros país, ya que inevitablemente el crecimiento económico se ve condicionado fuertemente a la educación del capital humano, el analfabetismo, la baja tasa de escolaridad en algunas regiones, las diferencias educacionales entre la población urbana y la rural si hablamos en términos de calidad, y el bajo porcentaje (en comparación respecto a otros países) del presupuesto general de gastos del Estado que es destinado a la educación.

 

Pero si examinamos el corazón de nuestra nación nos encontraremos con dramas literalmente espeluznantes tales como los estragos de la desnutrición congénita en los niños del Chocó, la incidencia de muchas otras enfermedades gracias a falta de servicios de salud oportunos y eficaces, las condiciones del conflicto armado en que nacen y permanecen miles de niños a lo largo y ancho de todo el país, el reclutamiento de jóvenes menores y niños por parte de los grupos alzados en armas, y demás estigmas que se viven en el país.

 

Es notorio el trabajo que realizan ONGs y todo tipo de organizaciones conformadas por profesionales de diferentes ramas, médicos, abogados, psicólogos, cientistas sociales y politólogos, entre otros, pero hoy se hace evidente también la necesidad de que los profesionales en comercio internacional hagan presencia en los frentes que conforman la lucha incansable contra todo tipo de situaciones de impunidad e injusticia; no solo en nuestra nación, sino alrededor de todo el globo.

 

Una vez más para centrarnos en hechos en el sur de Asia son explotados laboralmente más de 100 millones de niños, en Latinoamérica trabajan 17 millones de niños, en el intervalo de los 5 a 15 años, y en Somalia se encuentran 600.000 niños muriendo de hambre.

 

Por eso profesionales del comercio internacional, y jóvenes estudiantes, unamos fuerzas con todos aquellos valerosos colombianos y ciudadanos del mundo que se encuentran trabajando por estas causas, seamos la diferencia y pongamos nuestros talentos y conocimientos a disposición de quienes más los necesitan, las minorías y todos aquellos desprotegidos.

 

Y recuerden la declaración de los derechos del niño dicta: “La humanidad debe al niño lo que mejor puede darle, el niño gozara de una protección especial y dispondrá de oportunidades, servicios, dispensados todos ellos por la ley y otros medios, así podrá desarrollarse mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable…”.

 

Estefanía Villamizar Orozco (Twitter: @StefaOrozcoMTB) (stefa_gz@hotmail.com )

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.