CIUDADANO KANE-1941-2011.

Orson Wells- Foto tomada de Internet.

Por Jorge Enrique Báez Vera.

Me inicié en el cine, en el Teatro Avenida, allá en la avenida quinta, (pretenciosos que somos los cucuteños, que, consideramos avenidas, todas las vías urbanas, que en las demás ciudades se denominan carreras), y allí vi, de lo mejor y lo peor, pues eran el matinal y el matinée, las únicas diversiones dominicales, que contábamos  en la niñez y la adolescencia.

Ben-Hur, Los Diez Mandamientos, Cleopatra, y otras grandes producciones gringas, me hicieron gomoso del cine, y fueron muchas las películas que en teatros vi, hasta que llego, primero el batamax , después el VHS, y luego el DVD, y el internet, que me permitió, pasar de cientos de cintas vistas, a miles, creo yo.

El Graduado, El Bebé de Rosmary, El Padrino, La Guerra de las Estrellas, son de las mejores que vi en teatro, y Bony and Clide, Matar un Ruiseñor, Casablanca, y naturalmente el Ciudadano Kane, son las inigualables producciones que he podido disfrutar en casa, en pijama, y tirado en un sofá, con las demás comodidades  que tan solo en casa se tiene. Se cumplen , este septiembre, 70 años, del Ciudadano Kane, quienes algunos consideran la mejor película de la historia, la que no se las cuento, pero si les digo de que se trata, para invitarlos a alquilarla o bajarla de la red, y que la  disfruten.

Tras la muerte del magnate Charles Foster Kane (Orson Welles) un periodista llamado Jerry Thompson (William Alland) comienza a investigar la vida del fallecido para intentar averiguar el significado de su última y misteriosa palabra pronunciada: Rosebud.

Para lograr su objetivo y reconstruir su vida Thompson comienza a entrevistarse con la gente más cercana a Kane.

Como tanto me gustó, mucho es lo que de ella he leído, y puedo decirles que los críticos dicen de ella que es, el debut más espeluznante de un cineasta en la pantalla grande.  Orson Welles, su protagonista y director derrumbó el sentido visual predominante en la época y realizó probablemente la película más importante para el posterior desarrollo evolutivo del arte fílmico.

Foto tomada de Internet.

Afamado gracias a su realista interpretación radiofónica de la obra de H.G. Wells, «La guerra de los mundos», que provocó un pánico general entre sus oyentes, el joven Orson, que contaba en la época con 25 años, fue fichado por la RKO con un contrato impensable para un recién llegado al mundillo de Hollywood, que además le permite gozar de total libertad creativa para la producción de dos filmes, entre , el primero de ellos se iba a titular «American», más tarde rebautizado como «Ciudadano Kane», y contaba la historia de un magnate de nombre Charles Foster Kane, interpretado por el propio Welles, dotado de un gran parecido con el opulento hombre de negocios William Randolph Hearst, que por cierto atacaría en sus medios de comunicación al film e intentaría que la película no se distribuyese.

Una palabra ya mítica, Rosebud, desencadena la historia, y un hombre, el genial Orson Welles, marca con esta película el devenir del cine contemporáneo, alquílenla, bájenla de la red y véanla, no se arrepentirán.

Jorge Enrique Báez Vera. Abogado y politólogo.

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.