JULIANA VELASCO BLANCO, UNA MUJER CON LOS PIES SOBRE LA TIERRA

Juliana Velasco Blanco. Foto Somos la revista. Para ampliar, por favor dele click a la imagen.

Cuando uno llega al apartamento de Juliana Velasco Blanco, inmediatamente se da uno cuenta que es una mujer de buen gusto tanto en la decoración como en su manera de vestir, sobria pero elegante. Casada con Segundo Antonio González un empresario del petróleo con muchos pergaminos en el sector productivo de la economía del país quien casi la dobla en edad, lo cual, según dice, no ha sido obstáculo para una sana convivencia y camaradería.  Lo conoció cuando él tenía cinco años  de separado de una primera relación. Convivieron  cuatro años antes de casarse y contrajeron nupcias el 12 de noviembre de 2005.

Lo que más impacta en Juliana, es una sonrisa agradable. Enfundada en un traje estampado en blanco y negro que le ajusta al cuerpo, mostrando una figura tan espectacular que envidiaría cualquier reina de belleza, vamos descubriendo a la mujer dulce y sofisticada que hay en ella. Y no es para menos. Estudió etiqueta y glamur nada más y nada menos que ESTHETIC CLASS, una organización que prepara reinas y ejecutivas para desenvolverse con propiedad en todos los ámbitos.

¿Qué significa ser mujer?

Para mí, el concepto de mujer principalmente, es mostrar lo que uno es. Dar todo lo que uno puede a otra persona pero con respeto. Lo fundamental es el respeto, el apoyo y mostrarse tal cual es, vivir con paz y tranquilidad que es lo primordial en la vida.

Juliana Velasco Blanco. Foto Somos la revista.

Usted es muy bonita. ¿Para qué le ha servido la belleza?

No creo que la belleza física sea lo más importante, sino lo que se lleva dentro. Pero una linda sonrisa, amabilidad y mostrase tal cual es, son clave para proyectar una buena imagen. Me parecen muy lindas esas niñas que no se muestran tanto, que no están pendientes de la silicona. Ser como uno es.

¿Y usted como se ve?

Me gusta verme y me veo como una buena mamá, soy muy cariñosa con mi hijo y con mi esposo. Lo importante es hacer las cosas con amor. Me gusta proyectarme con amor y con armonía, apoyando y que me apoyen también.

¿Y la maternidad?

Lo mejor que  pasó en mi vida.  Uno nació para ser mamá. Para mí el concepto de mamá es lo fundamental en la vida como ser humano y como mujer. Ver a los hijos crecer y que se parecen al papá y la formación que se les está dando.

¿Cómo es su hijo Guillermo?

Es un niño muy inteligente, muy alegre aunque de temperamento fuerte, disciplinado, le tenemos un régimen con buenas bases, en colegio católico y él adora el estar siempre con la familia.

¿Sin mala crianza?

A veces, soy muy alcahueta.
Entiendo que estudió o estudia temas de belleza y estética. ¿Cómo le va con eso?

Terminé en ESTHETIC CLASS. Estudié porque me gusta la belleza, cómo arreglarse en la parte física, el control, el balance del cuerpo, la armonía con su interior, el protocolo, la nutrición que uno a veces cree que no es básico para vivir bien, aunque no tan obsesionada. Hice pasantías. Quiero montar una empresa relacionada con la belleza, nutrición y protocolo. Durante mi estudio fue muy bueno porque no le quitaba espacio al niño. En las pasantías con la doctora Ligia donde se realizaban procedimientos, de Peelen, plasma, pos operatorio, tratamientos no invasivos, aprendí mucho.

¿Qué es el plasma?

Se le saca sangre, se centrifuga y se dividen las plaquetas y queda todo bien dividido y se saca el plasma que es el líquido bien transparente que queda de esta separación y se aplica en la cara. Eso hace que la piel se ponga más bonita. Duele pero rico. No hay que descuidarse.

Juliana Velasco Blanco en su apartamento. Foto Somos la revista. Para ampliar, por favor dele click a la imagen.

¿La belleza y el amor van de la mano?

Bastante. Van de la mano, pero con la belleza no tanto la física sino de esa que una persona lleva dentro. Si es bella y vacía, no sirve. No se debe pensar sólo en físico sino que tiene que armonizarse en su interior. Ahora mucha gente piensa que todo es la cirugía pero lo que uno tiene en la cabeza nadie se lo quita.
Usted es la esposa de Segundo Antonio González, un súper empresario que casi la dobla en edad. ¿Cómo es esa convivencia?

Para todo el mundo fue una sorpresa, porque la diferencia es bastante, pero al convivir con alguien como él que es muy dado a su hogar y que es respetuoso uno vive la vida con la edad. Nada se compara con una relación. Como todos, tenemos diferencias en forma de ser. Lo importante es si hay amor entre los dos, todo marcha bien. Nuestro hijo, nuestra vida. Uno le da apoyo que él necesitaba. Para mí la diferencia no me importa. Lo único es que estemos felices. Yo no me siento incómoda. Creo que somos felices. La verdad no he sentido la diferencia de edades porque yo aprendo de su madurez y él de mi juventud. Somos tan compatibles que soy yo quien se desespera cuando no llega rápido para estar con nosotros. Eso es lo que interesa. Que uno sienta la necesidad de la otra persona.

¿De qué hablan?

Siempre proyectamos hacia el futuro, lo que vamos hacer, lo fundamental es nuestro hijo. Pensamos mucho en fortalecer nuestra relación, apoyándonos mutuamente.


¿Se ha interesado usted en sus negocios?

Le he colaborado en lo que he podido aunque no ando metida  en la empresa todo el tiempo. Sólo en las mañanas. Prefiero que él tenga su espacio y yo en el mío para no saturar la relación. Le colaboro que hacer una vuelta, que envíos, que en el computador…

Su esposo Segundo Antonio González y Guillermo, hijo de la pareja. Foto archivo familiar.

¿Y en la política?

La política es un medio complicado. La persona está muy dedicada tiempo completo a sus labores, a las obras, salir viajar y eso es lo que no me cuadra mucho pero es lo que le encanta a él. Si él está en eso y quiere prestarle un servicio al departamento y devolver lo que en la niñez le dio. Segundo quiere retribuirle al departamento y darle algo de lo que él en la vida ha recibido.

¿Qué lee?

Principalmente todos los libros que a mi hijo le colocan: El Quijote, Mitología griega, análisis, pronunciación. Me encanta leer lo que reflexología, auroculoterapia,  y todo lo que es el control del cuerpo y el alma, los chacras.

¿Las chacras?

Estos centros se extienden en forma de remolinos por el campo energético que rodea el cuerpo físico y está compuesto por capas sucesivas de energía que vibran a frecuencias cada vez más elevadas. Cada uno de las chacras tiene una parte frontal y una parte posterior, excepto el primero y el séptimo. Todos ellos están unidos por un canal energético que corre a lo largo de toda la espina dorsal.

¿Aprendió a leer el aura?

Nos enseñaron el equilibrio del alma y el espíritu que está compuesto por 7 chacras y el balance energético que tienen las personas. Cada piedra tiene su chacra o punto energético. Pero, tal vez, nos preguntaremos ¿para qué ver el aura? La visión del aura y su área iris, verdaderamente magnifico, crea un lenguaje del pasado, del presente y del futuro, un lenguaje que debemos leer y comprender, un lenguaje que trae aparejada una enorme responsabilidad.  Además, si logramos desarrollar este don; podremos ayudar a nuestros semejantes, e incluso curarles y comprender con mayor plenitud a todas las personas que nos rodean.
¿Cómo se divierte?

Lo que más me encanta es venir a Cúcuta porque el niño tiene su espacio, me gusta que el juegue con sus primitos y viajar con Segundo Antonio y con el niño. Conocer el mundo.

¿Cómo fue su infancia en Toledo?

Mi tío Antonio tenía una finca en Toledo y pasábamos vacaciones. Ir al potrero y al parque, jugar con los primos. El ambiente en Toledo era y es muy agradable. Lo que más recuerdo es la Navidad y ahí, en una Navidad un 31 de diciembre a la una de la mañana conocí a Segundo Antonio.

El día de su boda con el empresario Segundo Antonio González. Foto archivo familiar. Para ampliar, por favor dele click a la imagen.

¿Su papás que dijeron?

Admirados y no todo mundo creía que esta relación iba a durar mucho y dimos la lección de que el amor lo puede todo. Quieren mucho al niño y mis papás nos dieron buenas bases. Me criaron en valores, respeto hacia el hogar. Mis papás viven juntos, se quieren y tengo una familia y mis dos hermanos Juan Diego y Andrés. Yo llamo a mi mamá todos los días y a mi papá también. Estoy muy agradecida con ellos.

Todo se le retorna a uno y a los hijos. Gracias  Dios a mi me dieron muchas cosas, lo que me dio la vida lo que me da Dios y lo que me da Segundo Antonio.

¿Para usted qué es lo más importante?

Lo más importante en la vida, mi esposo, mi hijo y mis padres.

¿Se involucra mucho en la vida de su esposo?

Se guarda el respeto.

Hábleme de sus papás.

Honrar a padre y madre dice el mandamiento. Creo mucho en Dios, valoro eso, agradezco todo lo que Dios le da a uno. Ah… Tengo también tres sobrinos, Juan Camilo, Juan Esteban y Santiago.

4 comentarios para "JULIANA VELASCO BLANCO, UNA MUJER CON LOS PIES SOBRE LA TIERRA"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.