ECO INOLVIDABLE DE UNA PARTIDA: HILDA BRICEÑO DE STAPPER

Jesús María Stapper. Escritor y artista plástico.

Por: Jesús María Stapper

Luego de cumplir con una gesta existencial de altísimas calidades, ponderados valores, partió hacia los mundos etéreos: nuevos universos, maravillosos cielos abiertos, territorio de Dios, una dama inolvidable, mujer única e irrepetible, bien llamada Hilda Briceño de Stapper. Sus virtudes, su  talante, su capacidad, su fortaleza, y sus ideales,  son el muestrario fidedigno de un valioso, único, y perenne legado. Éste es su encuentro vivo con Dios. Éste es su encuentro vivo con su señor esposo Rafael Stapper Guerrero. Ellos, caminarán ahora, tomados de las manos, amantísimos esposos, por la pureza de las cordilleras celestiales, por la infinitud de las blancas llanuras, por la mar de apaciguadas y cristalinas aguas. Ellos, los dos, se cobijarán, a cielo abierto, con la tibieza y el esplendor de las nubes vestidas de eterna primavera. Hilda Briceño de Stapper, hacia los días entrantes, sin duda, proseguirá con la majestuosidad de su labor docente, insigne educadora, y de seguro, dictará sabias clases a los Ángeles y los Arcángeles. Será maestra egregia de toda la munidad celestial. ¡Hilda no ha muerto… ni morirá! Como colosal estigma, están guardados en el corazón de sus hijos: Armida Elena, Soraya, Dioselina, Yocasta, Amílcar, Asdrúbal, su sonrisa (repleta de magia), su alegría (espontáneo canto mañanero: voz del alba), y sus sueños (fascinación extrema en el alma de una inquieta, inteligente, y bella mujer).

Hilda: dama viva, su constante lucha, sus firmes propósitos, sus acaudalados logros, junto a su señor esposo Rafael, se forjaron en la reciedumbre de su estirpe indeclinable, en la fe sustentada por su tesón honrado, es por ello, que sus hijos profesionales de elevado vuelo, profesionales de invaluable trayectoria, en su accionar diario, darán testimonio inequívoco de sus enseñanzas inmortales. Es la evidencia clara de tu proseguir existencial.

Hilda, te comento, que la comunidad de Cáchira, jamás olvida a ese pro-hombre maravilloso que fue tu esposo, aquel ser que es nuestro paradigma (patriarca insigne de nuestro territorio), Rafael Stapper Guerrero, cuyo nombre se repetirá aún en los milenios venideros cachirenses. Junto a él, permanecerás viva, forjando horizontes, descubriendo la razón válida de nuestros tiempos, en el porvenir. Gracias a Rafael Stapper Guerrero por existir, por continuar existiendo, por continuar enseñándonos un ideal camino: su camino enhiesto. Gracias a ti, Hilda Briceño de Stapper, tú que eres faro, pebetero de rutilante luz, por favor, prosigue iluminando con tu legado, nuestras sendas. Gracias por lo que fuiste, por lo que eres, por lo que serás.  Tu estirpe continúa. El eco de tu voz (de fina melodía) será inolvidable. Mil gratitudes a tu noble corazón. Dios te bendiga.

 

Jesús María Stapper

Bogotá, Mayo 16 de 2011


4 comentarios para "ECO INOLVIDABLE DE UNA PARTIDA: HILDA BRICEÑO DE STAPPER"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.