SEMANA SANTA, CELEBRACIÓN DE LA CRISTIANDAD

Penitentes llevan a Cristo, símbolo de la Semana Santa y de la cristiandad.

El ritual de Semana Santa es considerado como la fiesta religiosa más importante del año litúrgico, que reúne a un gran número de personas en ciudades y pueblos para participar en las actividades programadas por la iglesia y otras instituciones, reafirmando la religiosidad de los colombianos.

La historia de Colombia está asociada a una intensa y ferviente vocación religiosa que se manifiesta con todo su esplendor durante la Semana Mayor de los católicos o Semana Santa, celebración que se remonta a la época colonial.
En las diferentes regiones del territorio colombiano se erigen imponentes monumentos arquitectónicos y también existen manifestaciones de fe y ritos o fiestas locales, constituidas como íconos de fervor religioso, que atraen a miles de personas provenientes de otros lugares del país y del mundo.
Todos los años, durante ocho días, los feligreses suspenden las actividades regulares y participan en la puesta en escena de los grandes misterios de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, a través de diferentes ceremonias que reflejan no sólo las creencias sino también la historia social y cultural de cada comunidad.
Para los cristianos y católicos, la Semana Santa es época de reflexión y encuentro con Dios. Es una oportunidad para renovar la fe, recordar las enseñanzas de Jesús y aplicarlas; pero sobre todo, es una ocasión para comenzar una nueva vida, compartir con los seres más cercanos y aquellos menos favorecidos y resurgir en medio de lo cotidiano.
Con las celebraciones de la Semana Mayor culmina la Cuaresma, un período marcado por penitencias, ayunos y abstinencias, pero también por una fuerte esperanza de cambio.
La Semana Santa trae consigo la Pascua de Resurrección, que es interpretada como el camino hacia una nueva vida.

Monseñor luis Madrid Merlano. Foto archivo Somos la revista.

Vivir el arrepentimiento y acercarse al sacramento sanador de la penitencia, es la invitación que monseñor Luís Madrid Merlano hace a los bautizados en estos días santos recordando las figuras de los apóstoles Pedro y Judas, quienes asumen dos actitudes diferentes frente al pecado, el arzobispo de Nueva Pamplona y Administrador Apostólico de la Diócesis de Cúcuta, invita a los fieles de estas Iglesias Particulares a vivir el arrepentimiento, acercarnos al sacramento sanador de la penitencia, recibir el perdón del Señor y así disfrutar alegremente del Triduo

Pascual.
“Los días lunes, martes, y Miércoles Santo contienen una catequesis muy importante para el cristiano porque están dominados por dos figuras, la del apóstol Pedro y la del apóstol Judas. Son las dos actitudes que podemos tener nosotros frente al pecado, o la de Pedro, la del que llora, la del que se arrepiente, la del que se siente traspasado por la mirada de Cristo, ese Cristo a quien él niega y que va a dar la vida por él; o la de judas, la del orgullo, la de la soberbia.
Es la diferencia entre el arrepentimiento y el remordimiento. El arrepentimiento es sanador, sale del corazón,
ese es el de Pedro; el remordimiento es egoísta ¿por qué lo hice? ¿Por qué caí?, se basa en el orgullo y termina en la tragedia, incluso como en el caso de judas en el suicidio.
Nosotros estamos invitados en estos tres días santos a vivir el arrepentimiento, acerquémonos al sacramento sanador de la penitencia, recibamos el perdón del señor y así disfrutaremos alegremente del triduo pascual”, recuerda
monseñor Luís Madrid en su mensaje para estos días Santos.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.