JUAN PABLO II, EL PAPA QUE VINO DE POLONIA Y SU BEATIFICACIÓN Y MONJA QUE LO HIZO POSIBLE

Juan Pablo II

El Prefecto Emérito de la Congregación para la Causa de los Santos, Cardenal José Saraiva Martins, explicó en entrevista con ACI Prensa que para el proceso de canonización del Papa Juan Pablo II, «es necesario que suceda otro milagro después de la beatificación» que se celebra este domingo 1 de mayo.
El Cardenal Martins, quien fue durante años Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano, indicó que se puede decir que el proceso de canonización «no se ha iniciado simplemente porque todavía no hay tal proceso». «Lo importante es que suceda un milagro después de la beatificación», agregó.
La ex autoridad vaticana señaló este sábado 30 de abril que después de mañana, domingo 1 de mayo, si sucede otro milagro atribuido al Papa se procederá a la investigación correspondiente, y solo entonces «deberá ser aprobado como tal por una consulta médica, por un grupo de médicos, luego por teólogos, y después por los cardenales miembros del dicasterio (la Congregación para las Causas de los Santos)».
El Cardenal Saraiva dijo también a ACI Prensa que la historia de la religiosa francesa completamente sanada gracias a Juan Pablo II, Marie Simón Pierre, «inicia de una enfermedad de Parkinson cuya curación los médicos encontraron inexplicable científicamente a la luz de la medicina actual por el modo en que se curó, ya que ciertas enfermedades pueden ser sanadas con el tiempo, pero otra cosa es el modo en que ha sido sanadas».
El Purpurado comentó que eso se ha dado en el caso de la religiosa francesa, cuya curación se dio «instantáneamente después de la plegaria hecha al candidato a la beatificación».
Tras recordar su cercanía con Juan Pablo II en sus años de servicio, el Cardenal Saraiva dijo que si bien el Papa peregrino no ha sido canonizado, se puede decir que «era realmente una persona santa en el sentido más auténtico de la palabra, entendiendo bien el sentido de la santidad, y lo que significa ser santo».
En su opinión, la beatificación de Juan Pablo II «será un gran evento, un evento histórico, no solamente para la Iglesia, Polonia o Roma, sino para todo el mundo. Él era un Papa amado por todos, creyentes y no creyentes».

MARÍA SIMONE PIERRE, LA MONJA QUE LO HIZO BEATO

«Personalmente jamás he dudado de que se tratase de un milagro». Eso afirma, en una entrevista a una cadena de televisión italiana que se transmitirá esta noche, Marie Simon-Pierre, la monja francesa de que ha recibido la supuesta curación inexplicable que hará a Juan Pablo II subir a los altares como beato.
A esta religiosa, perteneciente al Instituto de las Maternidades Católicas de Aix-­en­Provence, en Francia, le fue diagnosticada en 2001 Parkinson, una enfermedad degenerativa incurable. «A partir de ese momento vi como, día tras día, mi estado de salud empeoraba», aseguraba en enero pasado.
Sor Marie Simon-Pierre asegura que siempre se sintió muy cercana a Juan Pablo II. «Me era particularmente próximo desde que me habían comunicado que sufría Parkinson, una enfermedad que también él sufría». Así que cuando el 2 de abril de 2005 Karol Wojtyla falleció, sor Marie se vino abajo. «Pero lo superé con la intención de continuar luchando y la convicción de que no me había abandonado».

En el Vaticano, un miembro de la comunidad médica, dijo que científicamente la curación no era posible. Uno de sus miembros llegó a presentar objeciones, planteando que no existía un diagnóstico claro y rotundo de que la religiosa en cuestión padeciera Parkinson y que, aunque sea infrecuente, en algunos casos esa enfermedad se cura. Sin embargo, finalmente acabó sentenciando que la curación de sor Marie era milagrosa.

La religiosa participará esta noche en la vigilia en recuerdo de Juan Pablo II que se celebrará a partir de las 20.00 horas en Roma. Aunque a punto a estado de no poder acudir, a causa de una huelga de marineros franceses que ha hecho que no partiese el barco que tenía que tomar en Marsella para llegar a Civitavecchia, el puerto a las afueras de Roma. Sin embargo, finalmente ha llegado a bordo de un barco italiano.

 

(Tomado de http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=33335 y de elmundo.es)

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.