¿POR QUÉ EL PACÍFICO ES EL MÁS AFECTADO POR LOS TSUNAMIS? VER VIDEOS.

Olas de 30 centímetros en Tumaco y 70 centímetros Buenaventura es lo que prevé la oficina de desastres aquí en Colombia donde se han declarado zonas de alerta a los cuatro departamentos del Pacífico como son Chocó, Cauca, Valle del Cauca y Nariño, producto del tsunami que se presentó hoy en Japón donde hay reportados más de 1500 muertos y zonas devastadas.

Pareciera como si el ángel de la muerte extendiera sus alas sobre la zona costera de Japón. Foto tomada de Internet.

¿Pero, qué es un tsunami? Es la pregunta que todos nos hacemos y encontramos la respuesta en un artículo de Roberto Molero quien explica “Tsunami, en Japonés, es una palabra compuesta por otras dos. “Tsu”, que significa puerto y “Nami” que significa Ola. Es decir “Ola de Puerto”.

Tsunami, o maremoto es una ola o un grupo de olas de gran energía que se producen cuando algún fenómeno extraordinario(un movimiento sísmico del fondo submarino que se propaga en todas direcciones a partir de su punto de origen) desplaza verticalmente una gran masa de agua en forma de olas gigantes de diferentes períodos y ondas Históricamente el término tsunami también sirvió para referirse a las olas producidas por huracanes y temporales (“tidal waves”) que, como los tsunamis, podían entrar tierra adentro pero éstas no dejaban de ser olas superficiales producidas por el viento, aunque un viento excepcionalmente poderoso.
Como no somos expertos en el tema, pues, tomamos de www.robertomolero.com , la repuesta que él publicó.
¿Cómo se origina un Tsunami?
http://www.el-mundo.es/noticias/2000/graficos/mayo/semana1/tsunami.html  Normalmente generadas por una alteración submarina de gran magnitud y violencia, cuando se produce un gran desplazamiento de agua, o si el fondo marino es elevado o hundido súbitamente por ulpa de un terremoto, pueden formarse grandes olas de tsunami con la ayuda de la fuerza de gravedad del planeta.
Se calcula que el 90% de ellos son provocados por terremotos, en cuyo caso reciben el nombre de “tsunamis tectónicos”  Un tsunami tectónico producido en un fondo oceánico de 5 km de profundidad removerá toda la columna de agua desde el fondo hasta la superficie.
El desplazamiento vertical puede ser tan solo de centímetros pero si se produce a la suficiente profundidad la velocidad será muy alta y la energía transmitida a la onda será enorme. Aun así, en alta mar la ola pasa casi desapercibida ya que queda camuflada entre las olas superficiales. Sin embargo, destacan en la quietud del fondo marino, el cual se agita en toda su profundidad.
El principal causante de los tsunamis son los terremotos, y suelen tardar en aparecer entre 10 y 20 minutos.
Existen pruebas que demuestran que existe la posibilidad de que se produzcan megatsunamis, causados por el hundimiento de partes importantes de una isla en el océano. Uno de estos megatsunami podría producirse en un futuro próximo (en terminos geológicos) cuando el volcán de la parte inferior de la isla de La Palma, en las Islas Canarias, vuelva a la actividad.  Los tsunamis más destructivos son los generados por terremotos cuyo epicentro o línea de falla está en el fondo marino o muy cerca de él.
Esto se produce en las regiones de la Tierra en las que se da una subducción de las placas tectónicas continentales que conforman la corteza terrestre. La gran cantidad de terremotos que hay en estas zonas se debe a la colisión de estas placas continentales que, cuando se mueven unas contra otras, inclinan y/o desplazan grandes áreas del fondo oceánico.
No todos los terremotos generan tsunamis. Normalmente solo los terremotos de magnitud superior a 7,5 en la escala de Richter producen un tsunami destructivo.
Aunque son relativamente poco frecuentes, las erupciones volcánicas violentas pueden desplazar grandes volúmenes de agua y generar olas de tsunami extremadamente destructivas en las zonas cercanas. El desplazamiento súbito de una gran masa de agua puede ser causada por una explosión volcánica, por el hundimiento de una pared de un volcán o, la causa más probable, por la explosión y posterior derrumbe de las cámaras de magma de un volcán.
Uno de los tsunamis más destructivos conocidos hasta la fecha fue el que tuvo lugar el 26 de agosto de 1883, tras la explosión y posterior derrumbe del volcán Krakatoa (Krakatau), en Indonesia. Esta explosión generó olas de hasta 45 metros de altura, destruyendo las ciudades costeras a lo largo del estrecho que separa las islas de Java y Sumatra. Perecieron 36.417 personas. También se cree que la desaparición de la civilización minoica en la antigua Grecia fue causada por el tsunami que siguió a la explosión del volcán de Santorini en el año 1490 a.C
¿Por qué es tan peligroso un tsunami?
Los tsunamis pueden causar grandes destrozos y una gran pérdida de vidas en pocos minutos en las zonas cercanas o, en cuestión de horas, en las zonas más alejadas del origen; incluso en el otro extremo del océano.
Hay tres elementos que lo hace muy peligroso aun tsunami: la inundación,  el impacto de la ola en las estructuras y la erosión.
Las fuertes corrientes inducidas por el tsunami erosionan los cimientos y provocan la caída de puentes y muros. La flotación y las corrientes mueven casas y vuelcan trenes. La gran cantidad de restos flotantes arrastrados por las aguas es responsable de gran cantidad de daños: los troncos de árboles, los coches y los barcos se convierten en peligrosos proyectiles que colisionan con edificios e instalaciones electricas, destruyéndolos y a veces originando incendios. Los fuegos iniciados en barcos dañados en los puertos, u oleoductos  o refinerías afectados pueden causar más daños directos que el propio tsunami.
La energía de un tsunami depende de su altura (amplitud de la onda) y velocidad. La energía total descargada sobre una zona costera también dependerá de la cantidad de picos que lleve el tren de ondas (en el reciente tsunami del índico hubo 7 picos).
Tampoco se deben confundir con las “olas de marea”, pues estas últimas están relacionadas con un desbalance oceánico producido por la atracción gravitacional que ejercen los planetas, especialmente, la Luna y el Sol sobre la Tierra. Éste es un fenómeno regular y mucho más lento, aunque en algunos lugares estrechos y de fuerte desnivel se pueden llegar a crear fuertes corrientes.
¿Cuáles son las zonas donde los Tsunamis acentúan su incidencia?
La mayoría de los tsunamis ocurren en la región del Pacífico, pero se sabe que ocurren en todos los mares y océanos. Aunque no son demasiado frecuentes, los tsunamis constituyen un peligro de destrucción significativo. Sus efectos no pueden controlarse, pero los efectos sobre nuestra sociedad pueden reducirse mediante la prevención y la educación.   Por ser tan frecuentes los tsunamis en el Pacífico, allí existe una red de alerta que avisa a los países ribereños de cuando se produce un terremoto y evalúa la posibilidad de que se produzcan los tsunamis.  ¿Por qué el Pacífico es el más afectado? Se debe a que en el Océano Pacífico se encuentra la zona más activa del planeta, el cinturón de fuego. Por ello, es el único océano con un sistema de alertas verdaderamente eficaz.
¿Con qué frecuencia aparece un tsunami?

Estos tienen lugar media docena de veces cada siglo; en estas ocasiones uno de estos tsunamis barre todo el Pacífico, rebota en las costas más alejadas y mantiene todo el océano en movimiento durante días.
El tsunami de Chile en 1960 causó muerte y destrucción por todo el Pacífico: Hawaii, Samoa, y la Isla de Pascua registraron inundaciones de 4 metros. 61 personas murieron en Hawaii y 200 en Japón. Un tsunami similar que tuvo lugar en 1868 en el norte de Chile causó grandes daños en Hawaii, Samoa y Nueva Zelanda.
Aunque no son tan frecuentes, también se han registrado tsunamis destructivos en el océano Atlántico y Índico, el Mar Mediterráneo e incluso en masas de agua menores, como el Mar del Mármara (Turquía). En 1999, un gran terremoto cuyo origen estaba en la falla del norte de Anatolia, generó un tsunami local que afectó particularmente la bahía de Izmit.
En la última década del siglo XX, se han registrado tsunamis destructivos en Nicaragua (1992), Indonesia (1992, 1994, 1996, 2004), Japón (1993), Filipinas (1994), México (1995), Perú (1996, 2001), Papua-Nueva Guinea (1998), Turquía (1999) y Vanuatu (1999).
Diversos institutos sismológicos de diferentes partes del mundo se dedican a la previsión de tsunamis, y la evolución de estos es monitorizada por satélites. El primer sistema, bastante rudimentario, para alertar de la llegada de un tsunami fue puesto a prueba en Hawaii en la década de  1920.
Posteriormente se desarrollaron sistemas más avanzados debido a los tsunamis del 1 de abril de 1946 y el 23 de mayo de 1960, que causaron una gran destrucción en Hilo, Hawaii. Los Estados Unidos crearon el Centro de Prevencion de Tsunamis en el Pacífico (Pacific Tsunami Warning Center) en 1949, que pasó a formar parte de una red mundial de datos y prevención en 1965.
Uno de los sistemas para la prevención de tsunamis es el proyecto CREST (Consolidated Reporting of Earthquakes and Tsunamis), que es utilizado en la costa Oeste Norteamericana (Cascadia), Alaska y Hawaii por el United States Geological Survey, la National Oceanic and Atmospheric Administration, la red de sismográfica del Nordeste del Pacífico y otras tres redes sísmicas universitarias.
La predicción de tsunamis sigue siendo poco precisa. Aunque se puede calcular el epicentro de un gran terremoto subacuático y el tiempo que puede tardar en llegar un tsunami, es casi imposible saber si ha habido grandes movimientos del suelo marino, que son los que producen tsunamis. Como resultado de todo esto es muy común que se produzcan falsas alarmas. Además, ninguno de estos sistemas sirve de protección contra un tsunami imprevisto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Contáctenos