MUJER: CONTEXTO HISTORICO DE SUBORDINACION

Nadia Naileth Báez Rojas

Por: NADIA NAILETH BAEZ ROJAS

La posición de  subordinación de la mujer no es gratuita, es el resultado de modelos sociales heredados de las civilizaciones antiguas y fortalecidas en el tiempo por mitos y elementos culturales. La organización humana depende de la estructura familiar y de ella parten todos los estudios de comportamiento de cada uno de sus individuos. La situación de la mujer en la familia y frente a las legislaciones de la diferentes civilizaciones del mundo, estuvo condicionada por las relaciones de producción y por los ancestros culturales, elementos que permiten determinar  como  fue vinculada la mujer dentro y fuera de la estructura familiar; así durante  el período primitivo, cuando hombres y mujeres desenvolvían  sus vidas de manera espontánea y tomando decisiones igualitariamente, no sufrían ningún tipo de subordinación.

Pero el aumento de riqueza exaltó la posición del varón en la familia y la mujer fue obligada a permanecer en el hogar al cuidado de los hijos, situación que permitió la creación de falsos conceptos que se transmitieron a generaciones posteriores hasta convertirse en verdaderos mitos que contribuyeron a la “cosificación “de la mujer[I]. La anterior afirmación tiene como base la fuerte presencia varonil en la redacción de los códigos de la civilizaciones más importantes, en los cuales se establecen roles patriarcales específicos del ser hombre y del ser mujer. Al hombre se le atribuye la fuerza de ser valiente y debe encargarse de las actividades públicas; mientras que la mujer depende de su relación con él y en esa medida debe ser la esposa y madre abnegada, devota que crece dentro del ámbito doméstico.

En Civilizaciones como la hebrea, la india y la china, las mujeres eren sometidas a diferentes tipos de obediencia al varón; igualmente sucedió en Roma y en Grecia, donde la constitución de Solón la redujo a una total dependencia masculina,[II]Ya en Francia comenzaría el siglo XIX, con la redacción del código civil de 1804, donde se afirma que: “Un marido debe ejercer poder absoluto sobre las acciones de su mujer. La mujer queda subordinada al marido; el marido debe proteger a la mujer y la mujer obedece al marido”[III]

Esta situación de inferioridad en que se consideró a la mujer en las diferentes civilizaciones, fue profundamente perjudicial, ya que a partir de ella se crearon los tabúes y mitos que hasta hoy la  han enmarcado en un ámbito de dominación por parte del varón. El proceso de transculturación universaliza esa dependencia, aspecto que se siente en Colombia en el momento del descubrimiento, ya que las mujeres para viajar al nuevo mundo , debían someterse a las leyes del Derecho Indiano, que les exigían permisos de sus directos responsables, así como una especie de certificado de limpieza de su limpieza con los hombres.

Vemos así, muy someramente cual ha sido el contexto histórico de la subordinación de la mujer al hombre, en próxima entrega veremos ese contexto histórico ya en nuestra Colombia


[I] Gómez  Hilda, La mujer Colombiana y el proceso histórico de sus derechos, Tunja Academia Boyacense de Historia. 2000, pagina 24

[II] Gómez. Op cit, pagina 25

[III] Silva, Maria Patricia. La mujer Colombiana Frente a los Efectos Civiles del Matrimonio. Bogotá. 1970

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Contáctenos