DIARIO DE UNA VIDA MODERNA: QUERIDA SOLTERÍA, POR FAVOR QUÉDATE

Por: Catalina Aldana Bitar

Querida soltería, por favor quédate

Hace más de un año que estoy soltera, orgullosa de estarlo y más aun de no sentir pánico al decirlo. Debo admitir que al comienzo de mi aventura en el barco de la soltería, estaba petrificada, ¡horrorizad! pero con el pasar de los meses me di cuenta que este  viaja se estaba poniendo como entretenido.

Comencé a salir como nunca antes, a conocer gente interesante con mundo, sueños, mentas y aspiraciones en la vida (unos cuantos con delirio de grandeza), a hacer cosas que siempre quise, a redescubrirme como mujer (persona, ser humano), como lo que soy sin tener un “pegote” al lado que siempre quiera cambiarme. Y a ver que sí, obviamente esa persona que haga nuestros días soleados más brillantes hace falta; pero que apreciar el tiempo contigo mismo es igual de importante; así te das cuenta de lo que realmente quieres, con quien quieres estar, y quizás aprendes esperar a que esa persona llegue…no a involucrarte con el primer individuo que se te cruce por enfrente

Durante este año de soltería he tenido la oportunidad de salir con gente de diversas nacionalidades tanto en plan de amigos como el plan de cita, porque bueno al fin y al cabo Montreal, es una ciudad muy multicultural usando palabras de famosa socióloga holandesa Saskia Sasen; ahora puedo decir que bueno, latinos pues yo quiero a lo mío pero no por ahora, árabes muy generosos pero no gracias, asiáticos no esos no (sin querer herir sensibilidades). Y bueno una noche sin querer queriendo, y como por azar del destino cuando estaba con mis amigos en un bar muy conocido de Montreal, brindando; un guapísimo Francés de 1.85 de estatura, cabello rubio cenizo y sonrisa encantadora, se me sentó al lado.

Yo simplemente  tenía que hablarle, (recordando esa  famosa cosmo estadística de 1 en 5 son las oportunidades de conocer un chico agradable en un bar)  así que sonó una canción que gustaba, le dije a mi amiga, brindemos y lo incluimos, efectivamente, le dije  – Cheers, y él me dijo porque brindamos, yo le dije haciendo referencia a todos mis atributos latinos, por la música le conteste-, el me sonrió, juntamos  nuestros vasos, y seguimos hablando por el resto de la noche, hubo química, sentí esa chispa que hace mucho no sentía, al final de la misma intercámbianos números telefónicos para seguir en contacto.

Efectivamente me llamo, 4 días después acordamos salir en viernes en la noche; yo estaba en la nebulosa, no lo podía creer (muy bueno para ser verdad, y siempre apelando a mi escéptica naturaleza), pensé quizás que iba a abandonar a mi amada soltería. Así pues llego el tan esperado día, fuimos a cenar a un muy lindo restaurante, el pago todo, bastante anormal para esta cultura, y después a un lounge a tomarnos algo, mantuvimos una charla muy amena, había química, y nos besamos, me sentía contenta, el cumplía los requisitos  que yo tenía en mente, profesional, guapo, mas alto que yo; parecía ser el apropiado para mi política de no más pelmazos.

Entre charla y besos llego la hora de irnos del Lounge así que él se ofreció a llevarme a casa, al llegar, salió con la vieja escusa de será que puedo usar tu baño ¡por favor hombres! ¡No pueden ser un poco más creativos! al parecer la falta de originalidad es un mal internacional), yo le di esa Mirada de, sé lo que quieres pero te equivocas si piensas que lo vas a obtener; tengo entrenamiento colombiano, después de eso no hay muchos hombres que te pueda dar 3 vueltas.

Entramos, el fue al baño, después, le dije que si quería algo de beber, el me pidió un vaso con agua, nos sentamos en el sofá, seguimos charlando, pero yo ya tenía sueno, y eso como que lo molesto un poco, así que se fue (creo que pensó que  yo iba a ser mas como las chicas de acá o yo que sé; esa imagen mental que tienen los hombres de que por que eres latina ,eres chica caliente y demás.), al otro día me envió un mensaje de texto, y seguimos intercambiando mensajes periódicamente, hasta el lunes que se fue a Toronto por asuntos de trabajo.

Una semana después de llamo a decirme que por su trabajo iba a tener que estar en Toronto por 3 meses, vino a Montreal por sus cosas y se volvió a ir, me dio un poco de tristeza, (esa que causan las expectativas que nos hacemos sobre los demás seres humanos) y el también parecía acongojado, pero bueno supongo que no era para nosotros el estar juntos. Aunque mi lado escéptico predecía que era un típico caso del soltero toxico o -toxic bachellor en palabras de Candace Bushnell-, demasiado bueno para ser real, de eso tan bueno no dan tanto!

Así que mi querida soltería y yo seguimos juntas después de un año aun no ha aparecido quien haga terminar esta relación que a veces toma matices de trió Catalina la soltería y la universidad, en san Valentín nos regalamos chocolates y un cheese cake de fresa, debo decir que ha sido un año en el que he estado sola pero no solitaria, y como dice el popular adagio, los campos de batalla ingleses están llenos de miembros de la familia real y los campos de batalla del amor están llenos de corazones rotos.

Sigo tranquila y relajada con mis asuntos haciendo mi vida en calma, valorando la paz en mi alma y el no tener con quien pelear, tengo claro lo que quiero, para donde voy  y sé que lo bueno de la vida se demora en llegar, así que no hay prisa, y por ahora prefiero decir querida soltería por favor quédate, a que aparezca un pelmazo  que me robe la serenidad.

Así es mejor, tal vez estoy pidiendo demasiado, tal vez simplemente aun no es mi momento para entrar a una relación, pero por ahora solo camino con la frente en alto, sonriendo y dejando que la vida me muestre lo que tiene reservado para mí.

Un comentario para "DIARIO DE UNA VIDA MODERNA: QUERIDA SOLTERÍA, POR FAVOR QUÉDATE"

  1. Manolo  marzo 21, 2011 at 10:19 pm

    Amada soltería, cuanto te extraño…

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.