DIARIO DE UNA VIDA MODERNA: ¡QUE EL FRÍO NO ACABE EL SABOR!

Catalina Aldana Bitar

Por Catalina Aldana Bitar.

En mis años viviendo en fuera de Colombia he tenido la oportunidad de conocer toda una serie de pintorescos compatriotas que, me han solido recordar lo rico y diverso que es mi país. Esos mismo que no importa donde estés sueles decir “Juro que es colombiano” yo conozco a mi pueblo.

Este pesado análisis del comportamiento social de la “raza” fuera de Colombia, vino a mi por dos razones; la primera hace menos  de una semana se llevo a cabo en Montreal una teletón para recaudar fondos a beneficio de los damnificados del fuerte invierno que azoto al país, evento que fue ampliamente apoyado por los compatriotas residentes en la provincia de Quebec y los miembros de la misión diplomática. Ese día , fui muy afortunada de ver toda la biodiversidad que la fauna colombiana tiene para  exhibir cuando decide migrar; en el exterior no podíamos dejar pasar en palabras de Andrés López en me “Me pido la ventana” que somos una esencia caribeña criada a punta de frutica picada; desde lechona hasta el típico papi eso no me gusta desfilaron ante mis atónitos ojos , resulta difícil ver tanto folklor tan lejos de casa y con tanto frio, oh sí que orgulloso me siento de ser un buen colombiano, retumbada en mis oídos. Debo si agregar la teletón fue todo un éxito, se recaudaron alrededor de $35,000 dólares.

Mi segunda razón para llegar a este análisis del comportamiento  de mi gente fuera de la tierrita,  fue algo así como una trampa del destino. Sábado en la noche me encontraba en la biblioteca de mi Universidad,( antes de que piense  usted que mi vida social es patética , a mi defensa tengo que agregar que tenía un proyecto enorme para una de mis clases y trabajaba al siguiente  día temprano) obviamente haciendo tareas, cuando mi celular empezó a sonar como desesperado, eran mis dos mejores amigas, como siempre tratando de sonsacarme y malinfluenciarme para que nos fuéramos por ahí a tomarnos  el alguito, después del convincente argumento de una de ellas que acabada de terminar con su novio, accedí.

Así pues, nos fuimos las  tres, ellas dos obviamente muy arregladas, yo en cambio con jeans camiseta y cara de tengo que estudiar, ¡¡las odio!!!- una de ellas que es costeña simplemente me dijo: aja deja de quejarte, uno nunca sabe, además después de las 10pm nadie estudia un sábado en la noche, no seas tan aguacatada! Ante semejante discurso todo argumento de mi parte había sido anulado, después de consultar el presupuesto y decidir en honor a la despechada ir a un bar muy popular en la zona francesa de la cuidad, ahí después de hacer una línea de al menos media hora a -15C entramos congeladas pero entramos.

Mis chicas, como cariñosamente las suelo llamar, pronto sucumbieron a los efectos de los cocteles, y bueno yo como trabajaba al día siguiente andaba más como de niñera, después de nuestro brindis por  internacionalizar el casting ya que estamos en Canadá se debería salir con canadiense, no con colombiano, argentino, peruano, venezolano, mexicano etc. etc. latino; les comenté lo siguiente, estoy cansada de que cada vez que se conoce a un colombiano es todo un ritual que se establece a determinar el pedigrí del mismo, se hacen las preguntas de rutina como cuidad de origen, colegio, Universidad, apellidos, abolengo, si así como suena, clasificar a un compatriota es mas como un evento canino que tatar de interactuar con alguien faltaría nada mas mirarle los dientes y pellizcarlo a ver si llora para ver si  su raza es pura y clasifica como colombiano “bien”; bastante cruel creo, pero es la norma, han sido tantas veces que cuando comienzo a hablar con algún compatriota suele hacer preguntas un poco indiscretas , tales como, ¿y cómo se vino para acá?, ¿cuál es su status? sarcásticamente respondo, en avión, ¡no sé que más querrán que les diga! Entonces simplemente se voltean dicen que muchacha mas antipática y se van. Me irrita la gente con complejo de agentes migratorios.

Es bastante autodestructiva nuestra conducta como comunidad, tristemente en vez de tratar de ayudarnos ya que estamos tan lejos, siento más que hay un constante empeño en no dejar que el otro avance , esa malicia, y no estoy generalizando sé que hay muchos como yo que queremos que todo compatriota se supere , y en Canadá afortunadamente los colombianos tenemos fama de gente trabajadora, luchadora, berraca , “echada pa’lante”, honesta, y espero que siga así y que el esfuerzo de muchos no se dañe por las malas intenciones de pocos.

deberíamos ser mas como los judíos o los Italianos, que no importa cuál sea la circunstancia el sentido de comunidad prevalece entre ellos  y el apoyo es  algo tangibles y es lo que los ha ayudado a salir adelante sin importar el tipo de negocio honesto o no tanto que hayan decidido emprender.

3 comentarios para "DIARIO DE UNA VIDA MODERNA: ¡QUE EL FRÍO NO ACABE EL SABOR!"

  1. Miguel Angel  febrero 14, 2011 at 12:44 pm

    Me gusta el articulo y estoy totalmente de acuerdo con las conclusiones

    Responder
  2. goyo  febrero 14, 2011 at 3:31 pm

    me gusto el articulo porque hablo sobre la realidad. lo unico es que la persona que lo escrivio critica la manera de ser del colombiano y propone una actitud mejor. Pero ella ovida que es y sigue siendo una colombiana que categorisa a sus compatriotas. comencemos por nosotros y despues combiemos a los demas y esto no lo en dice el texto

    Responder
  3. ruben dario  marzo 5, 2011 at 12:20 pm

    Exelente articulo.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.