POR CULPA DE UN VERANO ¡HISTORIAS CÁLIDAS ENTRE FRÍAS BRUMAS!

Por: Jesús María Stapper

Muy cerca de la Hacienda de Ramírez encontramos la hermosa Laguna de Guerrero.

La hacienda de Ramírez ubicada en Cáchira, Norte de Santander, es epicentro de historias con profunda historia de ventura, patriotismo, hazaña y gloria. Es un lugar…, un destino…,  un gran pedestal de nuestra historia patria, nuestra historia independentista, nuestra historia contemporánea. Dentro de su territorio, están ancladas, el alma y el corazón de una familia de acendrados valores, gloriosa estirpe, elevado talante, temple egregio, trayectoria inconmensurable. Hablar de la familia Durán en Colombia, implica una infinita tarea, épica por donde se le aborde, generosa por donde se le esculque, recia por su canto inmaculado. Entrar seriamente entre sus universos, demandarían gestas enciclopédicas, no obstante, me permito ofrecer, para ustedes, los más someros rasgos, de quienes nos aportan con su sapiencia y tesón, los ecos invaluables de su gran legado.

ENTREVISTA A GERMÁN GARCÍA DURÁN

German García Durán

¿Para usted y para su familia qué significa el Municipio de Cáchira?

Cáchira es parte de nuestra vida. La familia ha estado vinculada al territorio durante 120 años a través de la hacienda  de Ramírez, y también por medio de nuestras diferentes actividades. El General Justo L. Durán llegó allí por primera vez en 1889. Mi familia y yo, hemos contribuido de alguna manera, al desarrollo de la región. Cáchira es parte de nuestro corazón, es algo imprescindible, es una amada que tenemos allí.

¿Siendo el General Justo L. Durán un liberal de connotado reconocimiento, por qué llegó, en esos momentos a un territorio tan conservador?

En ese entonces, los linderos de la política eran abiertos por los linderos de la amistad. Las amistades eran profundas aunque se perteneciera a partidos distintos. A él le abrieron las puertas desde que llegó. Nuestra familia jamás tuvo problemas por esta razón. Predominó siempre la fraternidad, la amistad y el cariño. El General tenía 30 años de edad cuando llego allá. En su juventud fue ganadero. Llevaba ganado de unas zonas a otras, dentro del país, con las dificultades de  aquella época que implicaba transportarlo a pie, con vaqueros, y a caballo. Por aquellos años en el nororiente colombiano hubo un verano intensísimo, el ganado que traía desde la costa se encontraba en malas condiciones, en buena parte muriendo, entonces le indicaron que  el único lugar que había pastos buenos era en Cáchira. Él preguntó cómo ir hacia allá, y luego de varios días de intrincados caminos, llego a ese gran valle que hoy se conoce como Ramírez. El páramo, las fuentes de agua, las lagunas, los ríos, hicieron que él se enamorara de la región y tomó en arriendo, de la familia Gutiérrez, la hacienda Ramírez. En 1892 la compró con la colaboración de su tío  y suegro Juan José Durán quien era el padre de su esposa Betsabé, prima del General. Cuando llegó el momento de la revolución de 1899 –La Guerra de los Mil Días-, el General Durán fue uno de los líderes a nivel nacional, porque fue uno de los tres Generales que contó con ejércitos autónomos. El primer pueblo que él se tomó fue Cáchira, lo hizo sin que se derramara una sola gota de sangre. ¡Se cumple así una realidad y una anécdota!

¿Remontándonos a su “cosmogonía genealógica”, de dónde provienen los Durán pre-cachirenses?

La familia nuestra se origina en una población de Extremadura –España-  llamada Garrobillas, es un pueblo pequeño similar a Cáchira. Allí todavía prevalecen nexos familiares, recientemente un alcalde de esta población era de apellido Durán. La llegada a Colombia se debió a que en la época de la colonia, el rey designaba a los alcaldes de las poblaciones más importantes, entonces designó a Juan Antonio Durán alcalde de Girón; quien era un miembro de la familia, era entonces el territorio del Gran Santander, sin las divisiones que hoy conocemos. Él se casó allí y sus hijos se radicaron en otros municipios como Oiba, Socorro, Barichara y San Gil.  Sus descendientes participaron en las guerras de independencia. Fueron parte del proceso de libertad del país. Algunos se unieron a las tropas de José Antonio Galán, eso está muy claro.

¿Qué representan el apellido, y la familia Durán en Colombia?

La familia Durán se ha sacrificado por el país, ha intervenido en todos los procesos de formación de la patria. Ha puesto su sangre en estos procesos, mi abuelo fue asesinado por sus principios, y mi tío Juan José corrió con la misma suerte. Sufrimos en determinados momentos también  la llamada persecución política en algunos lugares, excepto en Cáchira. Hemos formado parte de todo el proceso histórico de la Nación, uno de sus miembros llegó a la Presidencia de la República, fue Virgilio Barco Vargas. Nuestra familia ha tenido varios ministros entre ellos Eduardo Gaitán Durán, directores de entidades, gobernadores. Ha sido todo un servicio permanente a la Nación.

¿Qué nos dice de Miguel Durán Durán, su tío, en somera semblanza?

Es uno de los principales representantes de la familia y el que mayor vinculación ha tenido con el Municipio de  Cáchira. Fue uno de los artífices de la carretera hacia la cabecera municipal. Fue Gobernador del Norte de Santander en dos oportunidades. Durante muchos años fue Senador y Representante a la Cámara. En su segunda administración trabajó para hacer realidad el hospital de Cáchira. No sé si el nombre del hospital cachirense -Miguel Durán Durán- que honra su memoria, se lo quitaron o se cayó recientemente, la verdad no lo sé.  Miguel, a los demás miembros de la familia, nos dio un gran ejemplo, cuando se llega a las altas esferas del poder, se debe servir, nosotros los Durán debemos servir a Cáchira y a la patria.

¿En introspección propia, quién es Germán García Durán, en el bagaje de tan productiva existencia?

Quizás soy alguien un poco loco porque manejo tantas cosas y tan diferentes, que no entiendo cómo lo hago. Me interesan todos los campos del saber desde la literatura, la ingeniería, el derecho, la economía. Mi formación la debo a mis padres. Estudié en el Colegio del Sagrado Corazón de Cúcuta. Luego en la Universidad de los Andes en Bogotá. Continué con mis estudios en la Universidad de Notre Damme,  Indiana, Estados Unidos. Soy ingeniero civil. Hice un Máster Ambiental. Fui el primer ingeniero ambiental que regresó al país, esto no se conocía en el año de 1970, cuando fui profesor de la Universidad de los Andes. Yo introduje la ingeniería ambiental a Colombia. Hoy vemos que esta ingeniería se ha extendido por todas las universidades de nuestro país. Desde que llegué he sido un abanderado de la lucha ecológica. Esto no ha sido únicamente el estar en una universidad encerrado en un laboratorio o dictando unos cursos, sino que yo llevé esto a la calle, así ayudé a fundar la Sociedad Colombiana de Ecología que ya no existe, pero fue una entidad militante desde el punto de vista ambiental. Hoy mi Fundación Río Urbano también trabaja procesos de conservación del medio ambiente.

¿Qué es Río Urbano en síntesis?

En una ONG que se ocupa de promover la conservación y buen majeo de los ríos  y otras fuentes de agua. Está relacionada con las ciudades y pueblos porque el factor humano es importante para la Fundación. Desde el páramo hasta la ciudad vigilamos los ríos, lagunas y lagos. Pretendemos que el río llegue adecuadamente al ambiente urbano. Buscamos que el planeamiento urbano esté bien relacionado con el buen manejo ambiental. Trabajamos los conglomerados urbanos.

¿Qué nos dice Germán García Durán de los nexos existentes entre usted y lo público?

Soy profesor universitario. Fui Presidente de la Sociedad Colombiana de  Ecología. En 1986 fui Designado Gerente General del Inderena, Entidad antecesora del  Ministerio del Medio Ambiente,  hoy llamado Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. Cuando llegué al Inderena ya era un experto en el tema, lo manejaba desde hacía veinte años. Introduje una serie de reformas a la Entidad con las que salimos de la etapa de denuncia ambiental,  a la etapa de acción ambiental. Durante mi administración, el Inderena se convirtió en una Entidad más fuerte, lo que condujo a que se convirtiera en un Ministerio. Pretendí que se le subiera el nivel a la Entidad, no así la creación de un Ministerio, por ello examinamos todas las opciones, y consideramos que la mejor, era la de Departamento Administrativo del Medio Ambiente porque sería una entidad más técnica que no estaría sujeta a los vaivenes políticos. Fui Embajador en Kenia y ante Naciones Unidas en Nairobi.

¿Cómo analiza la situación actual de las políticas ambientales en Colombia?

Las políticas soy muy importantes y la legislación también. He estado vinculado a todos los procesos de legislación en medio ambiente a partir del código de recursos naturales de la ley 1811 de 1972. Estuve vinculado a la  preparación de esa ley con Julio Carrizosa Umaña, Margarita Marino de Botero y otras personas expertas en la materia. Esa ley fue la base de la transformación ambiental del país desde el punto de vista legal, antes había muy poco en el código penal. Antes de eso, en los códigos penal y civil, había algo pero en realidad era muy escaso lo legislado hasta el momento. Eran cuestiones aisladas, ahora  hay coherencia, a partir de ese código. Después participé en la elaboración del código sanitario que es un complemento importante en el código de recursos naturales. Después participé en la elaboración de la ley 99 de 1993 que creó el Ministerio, allí hice importantes sugerencias. Las políticas ambientales en nuestro país soy muy buenas pero tienen poca aplicación.

¿Doctor Germán, se le mediría usted, –“de nuevo”-, al Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial?

Con la Gerencia General del Inderena, prácticamente fui Ministro del Medio Ambiente, era su equivalente. La comunidad y los gobiernos lo consideran así. Varios ex-gerentes del Inderena, distintos a mí, merecerían ser ministros, no obstante, no lo han hecho quizás porque consideran que sería una repetición. Ellos son

Jesús María Stapper – Artista plástico, escritor y periodista.

personas que en realidad, ya ejercieron el cargo, cumplieron las mismas funciones, excepto que tenían  a una junta directiva encima porque la Entidad estaba adscrita al Ministerio de Agricultura. El Inderena tenía más poder que el que hoy tiene el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. El Inderena era una Entidad ejecutora, el Ministerio es una entidad que traza las políticas. Considero que ya cumplí con la misión que debía, ahora estoy dedicado a una entidad privada que es la Fundación Río Urbano.

22 comentarios para "POR CULPA DE UN VERANO ¡HISTORIAS CÁLIDAS ENTRE FRÍAS BRUMAS!"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.