MECANICA DE UN CORAZON ROTO

Por Catalina Aldana  (Diario de una vida moderna)

Cansada de escuchar a mi alrededor que todo el mundo está terminando con sus parejas en especial todo mi circulo social parece estar atravesando esta epidemia y de lidiar con frases como estás: lloro desde el día que decidí confesarte mi amor y me rechazaste sin importar todo lo que habíamos vivido. Y entonces, pienso en esas palabras salidas de tu boca que suenan a cliché;  harás a otro muy feliz a alguien que realmente te merezca, aunque lo quisiera no puedo tener algo más contigo, pero entiende no eres tú, soy yo.

Me encantaría gritarte hasta que entiendas que estás equivocado, que todos necesitamos ser amados, y que tú lo que necesitas es un poco de amor, al igual que yo. Pero no, mis sentimientos para ti no significaron nada, y decidiste dejarme ir, así yo no lo quisiera. Pero retenerte no me interesa, no te quiero si no vienes a mí el amor no se ruega ni se mendiga; no hay espacio para rencor y resentimiento solo me cuestiono, entonces ¿cómo le puedes dar una oportunidad a esto si no te das una oportunidad contigo mismo? ¿Cómo te puedo pedir lo que no posees? ¿Y cómo te puedo dar lo que  me falta? El amor propio es, una virtud.

Como un grito desesperado, y silencioso esta  telenovelesca y melodramática introducción parece ser el principio de  la mecánica de un corazón roto en los diferentes contextos de las relaciones sentimentales. Así que empezaré por definir relación como una interacción entre dos o más personas, aun cuando a muchos no les parezca que el contacto o vinculo que mantiene con la otra persona con  quien están involucrados merezca el calificativo de relación.

Tratar de entender la complejidad de la mente humana en cuanto a las relaciones sentimentales e interpersonales, nunca ha sido tarea fácil, ni tampoco pretendo darme a la ardua misión, ya tengo suficiente con saber que desde el punto de vista químico el amor es una reacción similar a estar intoxicado causada por una serie de hormonas, (así que la próxima vez que te enamores culpa a la oxitocina y sus amigas).pero a pesar de todo esto, amamos estar enamorados, nos encanta sentir este cocktail de hormonas embriagando nuestro sistema; ese letal juego de suma cero, entre mariposas en el estómago y ríos de lágrimas.

¿Pero qué nos rompe verdaderamente el corazón? ¿Cómo hacemos para olvidarnos de sentir, y seguir adelante con el dolor que causa el no poseer a nuestro objeto de afecto o mejor dicho compañero sentimental, o desde el punto femenino, cómo hacen los hombres para no sufrir? Desde mi perspectiva como escritora debo admitir que las penas más grandes de amor que he tenido que lidiar en mi vida no han sido precisamente las de mis amigas, si no las de mis amigos; los hombre sufren de una manera diferente, pero si le sirve de consuelo, también sufren; es un dolor que va cuando las cosas se salen de sus paradigmas lógico- racionales masculinos y sienten la fría bofetada de la indiferencia, esa que solo provoca el NO femenino cuando la mujer ya lloró, sufrió, y se cansó de dar segundas oportunidades.

Cuando se llega al punto de quiebre es hora aplicar el Modelo Kübler-Ross  un poco de psicología  de bolsillo no le cae nada mal; negación, ira, negociación, depresión, y aceptación, pasar por estas etapas toman tiempo pero mientras se concretan es cuando se cometen todas las locuras de ahogar las penas en el alcohol, el rebound  o más comúnmente conocido “un clavo saca a otro”, y la tan común estrategia femenina de le voy a pasar a otro por  enfrente para que le duela; no estoy diciendo que no sean efectivas, pero ¿te hacen bien? O aun mejor  ¿realmente merece esa persona  todo ese esfuerzo?  Yo se que todos necesitamos perder algo en esta vida para valorar lo que se tiene, pero sin olvidarnos que primero hay que quererse un poquito .Nadie puede querer si no se quiere a sí mismo, y la gente que se quiere, se hace querer.

Y, créame un día puede que reciba un mensaje de texto a su celular diciendo que mire en su balcón y encuentre ese ramo de flores que su ex nunca le dio cuando estuvieron juntos. Esa es una mejor estrategia, recuerde,  el amor es un campo de batalla.

A veces la cuestión no es simplemente una pena de amor, muchas veces el ego se confunde con el amor, porque si hay algo que duela más que un corazón roto es un ego herido, el saber que sea cual sea el motivo, excusa o situación, la explicación nunca será suficiente para satisfacer nuestra necesidad de más. Aun que no pretendo anular la validez del sufrimiento por una “tusa”, el ego es un factor de sufrimiento mayor en la mecánica de un corazón roto, por eso el abandonado siempre sufre más que el que abandona. Y factores como la co-dependencia juegan un rol crucial a la hora de salir de esta mecánica, a pesar de que se ame con todas la fuerzas, modelar su vida alrededor de la de su pareja no es una sabia idea, como

diría la canción nadie es eterno en el mundo; así que el dejar de vivir su vida por vivir la del compañero de turno no es sano y al final de la relación hace más daño, porque significa retomar todo lo que se dejó atrás durante el tiempo que duró la unión.

Sé que sobrevivir a un corazón roto suena como algo imposible cuando se está en medio del dolor, y no hay caja de pañuelos que alcance para secar las lagrimas, pero sé que hay personas que no son para uno, que no hay mal que por bien no venga, y deje así, tal vez le están haciendo un favor, siempre habrá algo mejor por venir, después de un tiempo se estará riendo de lo que le pasó y recuerde, el karma existe.

6 comentarios para "MECANICA DE UN CORAZON ROTO"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.