EL ARBOL GENEROSO

Por Donamaris Ramírez-Paris Lobo

Por considerarlo  propicio para la reflexión en esta época en donde tratamos de hacernos preguntas como habitantes de esta aldea, a continuación resumo un hermoso cuento:

“Había una vez un árbol que amaba a un pequeño niño y todos los días el niño venía y recogía sus hojas para hacerse con ellas una corona y jugar al rey del bosque. Subía por el tronco, se mecía en sus ramas  y comía de sus manzanas;  ambos jugaban al escondite  y, cuando estaba cansado,  el niño dormía bajo su sombra. El niño amaba mucho al árbol  y el árbol era feliz.

Pasó  el tiempo y el niño creció. Razón que llevó a que el árbol pasará muchos momentos en soledad, sin la compañía de su amiguito.

Un día, el árbol vio venir a su niño y le dijo: ven niño, súbete a mi tronco y mécete en mis ramas y come mis manzanas y juega bajo mi sombra y se feliz.

Ya soy muy grande para trepar y jugar, dijo él. Yo  quiero comprar cosas y divertirme. Necesito dinero, ¿podrías dármelo?

Lo siento, dijo el árbol,  yo no tengo dinero, solo tengo hojas y manzanas, coge mis manzanas y véndelas en la ciudad, así  tendrás dinero y serás feliz.

Y sin ningún reparo así lo hizo el antiguo niño ahora convertido en adulto. Subió al árbol, muchísimas veces, como en el pasado,  recogió las manzanas y se las llevó, las vendió, compró todo lo que deseó y el árbol se sintió feliz.

Luego pasó mucho tiempo  y su niño no volvía… y el árbol estaba triste. Y entonces, un día regresó y el árbol se agito alegremente y le dijo: ven niño, súbete  a mi tronco mécete en mis ramas y se feliz.

Estoy muy ocupado para trepar árboles, dijo él. Necesito una casa que me sirva de abrigo; ¿puedes tu dármela?

Yo no tengo casa, dijo el árbol,  pero puedes cortar mis ramas y hacerte una casa. Entonces serás feliz.

Y así, sin ningún cargo de conciencia, él cortó las ramas y se las llevo para construir su casa. Y el árbol se sintió feliz. Posterior es esto pasó mucho tiempo y su niño no volvía. Y, cuando regresó, el árbol estaba tan feliz que apenas pudo hablar. Ven niño, susurró,  ven y juega.

Estoy  muy adulto y triste para jugar, ahora quiero un bote que me lleve lejos de aquí ¿puedes tu dármelo?

Corta mi tronco y hazte un bote, dijo el árbol, entonces podrás navegar lejos y serás feliz.

Y una vez más sin vergüenza, sin dolor, el hombre cortó el tronco, y se hizo un  bote y navegó lejos.

El árbol, como en todas las anteriores oportunidades que todo lo entregó se sintió feliz… pero no realmente.

Y después de mucho tiempo su niño (quien en la realidad ya estaba en la tercera edad) volvió nuevamente. El árbol con una expresión de tristeza, ya no movió sus ramas como en todas las anteriores oportunidades, y solo atinó a exclamar: Lo siento, niño, pero ya no tengo nada para darte; ya no me quedan ramas, ni hojas, ni frutos.

Estoy muy viejo y enfermo para mecerme en ellas, respondió.

Ya no tengo tronco, dijo el árbol.

Estoy muy cansado para trepar afirmó el abusivo amigo.

Lo siento mucho exclamó el árbol ante el infortunio de quien nunca había dejado ver como un niño. Quisiera poder darte algo… pero ya no me queda nada. Todo te lo llevaste. Solo soy un  viejo pedazo de tronco.

Lo siento por todo el maltrato que te di, respondió el anciano. Yo no necesito mucho ahora, solo un lugar tranquilo para reposar y pasar mis últimos días. Estoy muy cansado.

Bien dijo el árbol reanimándose, un viejo pedazo de tronco como yo todavía es bueno para sentarse  y descansar. Ven niño, siéntate y descansa. Y él se sentó. Y el árbol fue muy feliz”.

Me pregunto, será que eso es lo que muchos hacen con Cúcuta?  En la vida se cumple ese viejo adagio que dice “donde mucho se saca y poco se echa se acaba  la cosecha”. Es por eso que hay que compartir comprensión, amistad, colaboración y respeto con los congéneres y con la madre naturaleza.

Por considerarlo  propicio para la reflexión en esta época en donde tratamos de hacernos preguntas como habitantes de esta aldea, a continuación resumo un hermoso cuento:“Había una vez un árbol que amaba a un pequeño niño y todos los días el niño venía y recogía sus hojas para hacerse con ellas una corona y jugar al rey del bosque. Subía por el tronco, se mecía en sus ramas  y comía de sus manzanas;  ambos jugaban al escondite  y, cuando estaba cansado,  el niño dormía bajo su sombra. El niño amaba mucho al árbol  y el árbol era feliz.Pasó  el tiempo y el niño creció. Razón que llevó a que el árbol pasará muchos momentos en soledad, sin la compañía de su amiguito.Un día, el árbol vio venir a su niño y le dijo: ven niño, súbete a mi tronco y mécete en mis ramas y come mis manzanas y juega bajo mi sombra y se feliz.Ya soy muy grande para trepar y jugar, dijo él. Yo  quiero comprar cosas y divertirme. Necesito dinero, ¿podrías dármelo?Lo siento, dijo el árbol,  yo no tengo dinero, solo tengo hojas y manzanas, coge mis manzanas y véndelas en la ciudad, así  tendrás dinero y serás feliz.Y sin ningún reparo así lo hizo el antiguo niño ahora convertido en adulto. Subió al árbol, muchísimas veces, como en el pasado,  recogió las manzanas y se las llevó, las vendió, compró todo lo que deseó y el árbol se sintió feliz.Luego pasó mucho tiempo  y su niño no volvía… y el árbol estaba triste. Y entonces, un día regresó y el árbol se agito alegremente y le dijo: ven niño, súbete  a mi tronco mécete en mis ramas y se feliz.Estoy muy ocupado para trepar árboles, dijo él. Necesito una casa que me sirva de abrigo; ¿puedes tu dármela?Yo no tengo casa, dijo el árbol,  pero puedes cortar mis ramas y hacerte una casa. Entonces serás feliz.Y así, sin ningún cargo de conciencia, él cortó las ramas y se las llevo para construir su casa. Y el árbol se sintió feliz. Posterior es esto pasó mucho tiempo y su niño no volvía. Y, cuando regresó, el árbol estaba tan feliz que apenas pudo hablar. Ven niño, susurró,  ven y juega.Estoy  muy adulto y triste para jugar, ahora quiero un bote que me lleve lejos de aquí ¿puedes tu dármelo?Corta mi tronco y hazte un bote, dijo el árbol, entonces podrás navegar lejos y serás feliz.Y una vez más sin vergüenza, sin dolor, el hombre cortó el tronco, y se hizo un  bote y navegó lejos.El árbol, como en todas las anteriores oportunidades que todo lo entregó se sintió feliz… pero no realmente.Y después de mucho tiempo su niño (quien en la realidad ya estaba en la tercera edad) volvió nuevamente. El árbol con una expresión de tristeza, ya no movió sus ramas como en todas las anteriores oportunidades, y solo atinó a exclamar: Lo siento, niño, pero ya no tengo nada para darte; ya no me quedan ramas, ni hojas, ni frutos.Estoy muy viejo y enfermo para mecerme en ellas, respondió.Ya no tengo tronco, dijo el árbol.Estoy muy cansado para trepar afirmó el abusivo amigo.Lo siento mucho exclamó el árbol ante el infortunio de quien nunca había dejado ver como un niño. Quisiera poder darte algo… pero ya no me queda nada. Todo te lo llevaste. Solo soy un  viejo pedazo de tronco.Lo siento por todo el maltrato que te di, respondió el anciano. Yo no necesito mucho ahora, solo un lugar tranquilo para reposar y pasar mis últimos días. Estoy muy cansado.Bien dijo el árbol reanimándose, un viejo pedazo de tronco como yo todavía es bueno para sentarse  y descansar. Ven niño, siéntate y descansa. Y él se sentó. Y el árbol fue muy feliz”.Me pregunto, será que eso es lo que muchos hacen con Cúcuta?  En la vida se cumple ese viejo adagio que dice “donde mucho se saca y poco se echa se acaba  la cosecha”. Es por eso que hay que compartir comprensión, amistad, colaboración y respeto con los congéneres y con la madre naturaleza.

3 comentarios para "EL ARBOL GENEROSO"

  1. donamaris  noviembre 20, 2010 at 6:25 pm

    Muchas Gracias por todos los comentarios que he recibido a mi facebook después de la publicación en SOMOS del «Arbol Generoso».
    Está claro que «donde mucho se saca y poco se hecha, se acaba la co…», es por eso que debemos amar y trabajar por Cúcuta.
    Saludos a Mery y Andres.
    http://www.civismoenaccion.com

    Responder
  2. Nohra  noviembre 21, 2010 at 11:10 am

    Es una historia que gusta porque es el recorrido del ser humano a la par del de la naturaleza que lo apoya. Es una buena reflexion

    Responder
  3. MARA  noviembre 26, 2010 at 7:00 pm

    LO LEÍ Y ENCONTRÉ BUENO REFLEXIONAR AL RESPECTO…………..EL NIÑO COMO NIÑO SOLO PEDÍA,PASA EL TIEMPO PARA AQUEL ÑIÑO Y PARA EL ÁRBOL..EL ÁRBOL COMO UNA MADRE FELÍZ DE PODER DAR Y DAR…..PERO EN EL NIÑO VEO EL EGOISMO,FIJANDOSE SOLO EN SUS NECESIDADES…..EL NIÑO DEJÓ DE SER NIÑO Y SIGUIÓ HASTA VIEJO SIENDO EL PRIMERO…Y QUE SE CUMPLIERAN SUS DESEOS…..ESTO RELATA LA GENEROSIDAD AMOR DE MADRE Y ESE NIÑO LA POCA SOLIDARIDAD SÓLO QUEDÓ´EL TRONCO DEL POBRE ÁRBOL….ASÍ SOMOS?.CUÁNTAS VECES SE ACERCAN A NOSOTROS POR LAS RAMAS ..LOS FRUTOS…Y……..ME EQUIVOCO?…….MARA-

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.