DIARIO DE UNA VIDA MODERNA: MI VIDA DESCONECTADA

Por: Catalina Aldana.

Una persona promedio  en el mundo revisa su e-mail 6 veces al día, un adolescente norteamericano  común  envía de 100 a 200 mensajes de texto diarios, y en un diariamente escucha alrededor de 6 horas de música  en un reproductor MP3, no sé, si será esto entonces  exactamente a lo que el filosofo Checo Radovan Richta se refería con la revolución tecnológica y el remplazo de la fuerza física por la fuerza mental en las tareas del hombre.

Lo único cierto del asunto es que vivimos con nuestra tecnología como soporte vital, cada vez que escuchamos la alerta del blackberry messenger nuestro corazón se detiene por nano segundo, y somos la misma sociedad que pasa al rededor de 125 horas anuales en facebook, y si todo esto le resulta sorprendente, mire a su al redor.

Vivimos conectados, somos esclavos de nuestros medios tecnológicos; las telecomunicaciones, si acortan distancias pero abren brechas en el contacto interpersonal, crean un abismo entre nuestras emociones y nuestra realidad; este abismo  que simplemente puede ser resumido con un emoticón. Que profundo,  millones de años de evolución humana resumidos en una carita feliz  🙂 .

A pesar de mi actitud auto flagelante yo nunca me había cuestionado sobre esto, asumía mi contacto con el mundo a través de la tecnología como algo natural, y bueno como más  me iba a comunicar con mis amigos, si no es por mensajes de texto, no iba a ser  por cartas como en la época de la María de Jorge Isaac…Pero en mi clase de asuntos urbanos abordamos el tema, comenzamos por el tan criticado asunto  del “I pod oblivion” que básicamente es mientras caminas en tu pequeña burbuja  escuchando tu reproductor de música ,te olvidas del mundo y te conviertes en la causa y el causal de accidentes por falta de concentración.

Después de meditar y reflexionar sobre todos estos asuntos de mundo modernos, el profesor nos desafió , un punto completo en el examen para los alumnos que fueran capaces de dejar sus medios de contacto tecnológicos por una semana; curioso, pensé yo como seria vivir una semana sin facebook, celular,, I pod y twitter?; lo dude por un instante por que ,bueno estando tan lejos de casa tendría primero que avisar a mi familia, pero también un punto extra en mi examen lo vale, así que acepte, me gustan los retos. No me caería mal hacerme extrañar de la gente que asume que siempre estarás ahí y no hacen mayor esfuerzo por contactarte.

Una semana, no sonaba como algo tan largo; primer paso en clase fue darle mi celular al profesor, y en su presencia cerrar las cuentas de facebook y Twitter; al salir del salón de clase me sentí diferente, así que procedí a llamar desde un teléfono público a mi mejor amiga e informarle de lo sucedido, que conveniente en mi situación, deshacerme de todo medio de contacto cuando ella estaba pasando por un rompimiento amoroso y descargaba toda su intensidad en mi.

Día uno, frente a mi portátil, ¿qué hago ahora?, no tengo facebook, ¿Cómo era mi vida antes de que facebook invadiera mi e-mail con sus 10.000 notificaciones diarias? No tengo Twitter, bueno no tan grave, así que dije vamos a estudiar, sorprendentemente leer todas mis diapositivas de Power Point para mi clase del día siguiente me tomó 2 horas menos de lo usual pro, contra, me tengo que comprar un reloj despertador, mi celular era mi alarma.

Días, dos y tres me sentía bien, mi intensa amiga no me acosaba con sus 20 llamadas diarias para que yo tratara de descifrar que  pasaba por la mente a su ex novio, y tenía más tiempo para ir al gym, leer, y hasta darme cuenta de quien camina a mí alrededor sin el Ipod, salir de mi burbuja se siente bien.

Todo iba bien hasta que llegó el viernes, dependía de mi celular para ver cuál iba a ser el plan para el fin de semana, y pasarlo en casa sola sonaba como algo aterrador, algo que no hacía hace mucho tiempo, pero asumí que todo era parte de la experiencia, mis amigos son seres independientes no van a morir sin mí y bueno, saben donde vivo, no es el fin del universo conocido.

Así pasaron viernes, sábado y domingo fueron realmente días de relajación para mi, fue como poner pausa a mi vida que normalmente es un maratón, pensé que me iba a aburrir pero el tiempo a solas conmigo misma, resultó estupendo, organicé miles de cosas que tenía que hacer, leí, vi películas, estudié, tuve tiempo de sentarme a conversar con mi compañera de apartamento, hace mucho que no hablábamos físicamente a pesar que vivimos juntas, mi punto era cierto ¿cómo era posible que compartiendo el mismo techo no hablábamos en persona, siempre por celular, o mensajes de texto, si esto sucede con simples compañeras que pasará entonces con familias enteras?

Llego el lunes a clase, encuentro una  maléfica sonrisa del profesor hacia nosotros los 20 estudiantes que aceptamos el reto en una clase de 130 personas, él dijo en tono sarcástico ¿dónde están mis valientes? ¿Sobrevivieron? ¿Vieron ustedes que no son el centro del universo? ¿Conclusiones? Así procedió él al darnos de vuelta nuestros “aparatos del mal” como él llama a los teléfonos celulares.

Así volví de mi vida desconectada al mundo real, reabrí facebook, y Twitter, pero aprendí, que mucha de nuestra adicción a la tecnológica proviene de la presión social, esa presión   constante de querer estar informados. ¿Pero informado de qué realmente? O es más bien una forma de aislamiento para ocultar la realidad. Lo cierto es que a veces por creer que nos estamos acercando los unos a los otros, lo que hacemos es aumentar la brecha que acerca a los que están lejos y aleja a los que están cerca.

En la foto, Catalina Aldana

2 comentarios para "DIARIO DE UNA VIDA MODERNA: MI VIDA DESCONECTADA"

  1. Adriana Vega González  noviembre 9, 2010 at 3:12 pm

    A mí me gusta mucho estar conectada con todos mis amigos. Mi madre todos los días me da cantaleta porque no converso y de pronto sí, aunque sea por un rato sería bueno olvidarme de los mensajes de textos para mover mis labios y hablar cara a cara. GRacias por esa nota. A veces es bueno que alguien nos recuerde que pertenecemos a un mundo de humanos y no de aparatos. Aunque no sé que sería de mi vida sin la tecnología….jejejejejje

    Responder
  2. RDBB  noviembre 10, 2010 at 11:27 am

    Exelente.
    y como tu dices la vida parace un maraton.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.