LOS CENTROS LITERARIOS DE AYER

Por: JORGE ENRIQUE BAEZ VERA.

“Señorita , busté que es tan léida
hágame una carta
que paresca que es echa de éllos
y creiga la vieja que ésos se la mandan.
Yo solo, me aguanto,
pero es que la pobre ya desta no pasa,
y yo quiero llevarle consuelo
mas que sea engañándola.
Ya otras veces he echo lo mesmo
para que el abandono no me la matara,
pero ora se muere y ésta ya es la última…
ya naide la puede sacar de la cama.
Que le diga qellos tan muy ocupaos
y que los perdone por tanta tardanza;
que ya pronto vienen,
que se ponga buena pa éllos llevarla;
y endespués….”
En océanos de llanto
los ojos naufragan,
y es estrecha la cárcel del pecho
para éso que salta,
que se anuda al cuello
y que nadie sabe si es músculo o alma.

Escrito por: OFELIA VILLAMIZAR BUITRAGO (Villa Sucre, Arboledas, NdeS)

.En estos días llego a mi buzón, un correo electrónico, no e-mail, de mi primo Jairo, en el que me adjuntaba un archivo de voz, con un mensaje que decía:” Deseo compartir con todos Ustedes esta hermosa poesía HAGAME UNA CARTA, de la poetisa OFELIA VILLAMIZAR BUITRAGO, quien la compuso en el año 1954, cuando se desempeñaba en la administración del ESTANCO (venta de licores) del Municipio de Durania, su hermana Silenia era la encargada de la oficina del correo Nacional, todos los domingos que era el día en que los campesinos bajaban al pueblo hacer mercado, llegaba un de ellos al correo, preguntando por una carta, ese detalle le sirvió a la poetisa para inspirarse y hacer tan bella poesía. La declamación es del Indio Rómulo.”

Oyendo al Indio Rómulo,  el texto que  trascribo al inicio, vinieron a mi mente, años de colegio, los que hace muy poco había rememorado con CAUDEX VITELIO, ( sí, así se llama, este competente y culto ingeniero de CORPONOR) en tertulia vía chat, en la cual hablando de lo divino y humano, habíamos llegado a los CENTROS LITERARIOS, jornadas que en la clase de español, estaban dispuesta por pensum para rendir culto a nuestra lengua y sus diversos géneros literarios, pero que nosotros, convertíamos en recocha viva, disfrazada de prosa y poesía….Honor y Merito,  a David Becerra….”Chispas” nuestro profesor de español en el Corsaje, y que con paciencia infinita, trato durante años , que estas jornadas, cumplieran su loable objetivo, y que aún, están en nuestra mente, y que evocamos con nostalgia, a la vez que recordamos con cariño a ciertos compañeros que por sus dotes descollaban en estos segmentos de cultura.

En el CENTRO LITERARIO, que se desarrollaba cada ocho o quince días, y que eran conducidas por una mesa directiva, tenían casi siempre el mismo orden del día…Himnos Nacional, Del Norte, lectura del acta anterior, Lectura de un pasaje del Quijote, o cualquier otra obra, Biografía de un autor castellano, Sección de Humor, que eran los clásicos cuentachistes, y de cuando en vez… una parodia de un radioperiódico…con noticias del colegio y salón , pero en forma burlona…en fin ,eran muchos los recursos para llenar los cuarenta y cinco minutos de clase en una jornada artística y cultural.

Lo que nunca podía faltar en el CENTRO LITERARIO, eran las poesías populares, declamadas por uno o dos compañeros que desde primero, se ganaron ese puesto en el salón, y que durante toda nuestra vida escolar, nos acostumbramos a oír, y a no creer en sus lagrimas, que eran mas copiosas en los actos solemnes de la ultima semana de mayo, con los cuales, celebrábamos el día de la madre y el Mes de La Virgen.

Decía el Secretario del Centro Literario….quinto…poesía….y caminando muy serio, y cabizbajo y solemne, salía al frente del salón, el hoy candidato a DOCTOR, y muy destacado ingeniero y eximio profesor de la UFPS,  ALVARO ORLANDO PEDROZA ROJAS,  entonces un frágil muchacho, imbuido en el papel de narrador…..y muy serio y circunspecto empezaba:

Qué cómo fue señora….?
Como son las cosas cuando son del alma.
Ella era muy linda y él era muy hombre,
y yo la quería y ella me adoraba.
¡Pero él!, hecho sombras se interponía
y todas las noches junto a su ventana,
fragantes manojas de rosas había
y rojos claveles y dalias de nácar

El salón en silencio sepulcral y respetuoso, la primera vez, que en primero de bachillerato, y así a lo largo de seis  años,  la escuchaba , se conmovía con esa noticia judicial-crónica roja-en verso-digna de El Bogotano de hace unos años, pero convertida en pieza literaria, por obra y gracia, de los directivos del centro literario, con la complacencia de los profesores de turno, que no consideraba dignos de escuchar a Benedetti o Neruda, por aburridos o a León De Greiif, por in entendible,  y que preferían estas paginas judiciales, como mas aptas para un publico juvenil, ansioso de acción.

En Sexto bachillerato, nos sabíamos  ya de memoria todas las interpretaciones de Alvarito Pedroza, que por cierto, eran cada vez mejores, y que hoy aún rememoramos con respeto y cariño…por que …hay¡ …que pantalones¡ , que personalidad ¡ y que coraje¡  hay que tener, para pararse ante un auditorio de 32 mamadores de gallo, callarlos con un  carraspeo y Hmmmmm, y hacerlos oír en silencio y respeto , la confesión de un aleve asesinato, elevado a poesía

Y tuve celos de aquel que moría
y aún muriendo la amaba.
La sangre cegó mis pupilas
y el machete en la mano
temblome con rabia.
Lo hundí en su pecho,
con odio y con furia.
Rasgué su carne buscándole el alma…
porque en el alma se llevaba mi hembra,
y yo no quería que se me la llevara

Crimen este, que era premiado con sonoro aplauso, y un bravoooooo. El Mono Jojoy era un boy-scout al lado de este tipo.

Antes no fuimos peores. Si en nuestra etapa de formación humana, el vil asesinato era poesía y los cachos eximentes del dolo homicida. Y que tal la justificación del alcoholismo infantil…. cuando oíamos más de una vez,   al Dr Pedroza , muy serio recitar:

Un día frente a mi rancho me apeo,
de adentro me llegó un ruidaje como de risas, llanto, pataleo,
Algo más negro qu’el ojo ‘e mi caballo cruzó por mi cabeza,
y de una patada eche abajo la puerta ‘el rancho,
y en el suelo, revolcandose en convulsiones,
y con la boca llena ‘e baba como pica’o por una víbora,
estaba m’hijo, m’hijo estaba el suelo,
asusta’o miré pa’ tuitos la’os y sobre la mesa,
estaba el frasco ‘e guaro completamente vacío,
lo alce, levantando la mano pa’ castigarlo,
le dije ¿Por qué has toma’o?¿Por qué has toma’o hijo de una gran?
¿Por qué has toma’o?,
y mi pobre hijo dando los ojos vuelta por el espanto me dijo
-No me pegue, no me pegue papasito, no me peque,
yo he toma’o, yo he toma’o, yo voy a seguir tomando,
yo voy a seguir tomando porque quiero verla,
quiero verla a mi madre como uste’ la ve.

-Comprenden ¿POR QUÉ NO TOMO MÁS?!!!

Los centros literarios, eran eximentes de asesinatos por celos pasionales, de alcoholismo infantil y hasta de diván siquiátrico servían, o si no que opinan de esta receta que le da un medico a  su deprimido paciente:

Toma hoy por receta este consejo que viendo a Garrid podéis curar
A Garrid ? A Garrid ?
Si! Qué os asombra tanto? Si la más remisa y austera sociedad lo busca ansioso. Tiene una gracia típica asombrosa y todo aquel que lo ve, muere de risa.
A mi me hará reír? A mi me hará reír?
Si, yo le juro.
Si es así – dice el enfermo – no me curo. Yo soy Garrid. Cambiadme la receta.

Muchas fueron, las jornadas judiciales-literarias-siquiátricas que presenciamos en los Centros Literarios, y hoy día, las rememoramos con nostalgia, ya que en ellos , algo se aprendía, pues al lado de estas crónicas rojas que le daban al toque de acción a los centros literarios, en ellos , al menos oímos hablar de Miguel Cervantes, Azorin, Rafael Pombo, Tomas Carrasquilla, supimos de las Odas, las epopeyas, las novelas, los sonetos, las rimas, las fabulas y demás temas afines, que al menos nos impedían hacer el oso , que hizo un bachiller 2010, cuando le preguntaron si sabia quien era Mario Vargas Llosa,y muy serio respondió : “…reconocido  futbolista uruguayo…”, no acertó ni la nacionalidad el pobre…

Y que tal si terminamos con esta, que en voz de Álvaro Orlando Pedroza Rojas era CARTAS DE MUCHOS,  pero, que hoy podríamos  ser el clamor de un sufrido usuario del régimen de salud y su: CANTO A LAS EPS’s

Hermanito de mi vida perdóname esta aflojada

Mi saludo es un pañuelo

Voy a decirte adiós en mi carta

Yo no sé que me ocurre…, ni se que me pasa

Me tiro del catre al suelo me hecho en el catre de espadas

Quiero llora’ y no puedo,

Quiero respirar

Y me ahogan estos nudos misteriosos que las amarguras atan

Estoy solito en mi rancho

Me he queda’o solo en las casa

Ladran los perros afuera

Como si i’bieran fantasmas

Y alumbran mis pensamientos

Candiles de luces malas.

Te acordas?

Te acordas? De mi Justino,

el pobre hijito de mi alma

Ocho años, mi nombre tenía

Y despertó una mañana

Con los ojos escondidos

Y el cuerpecito echando llamas.

¡Me muero tata¡- me dijo

¡me muero mama¡- gritaba

tengo una sed de martirio,

siento un fuego que me abrasa.

Léame las cartas tita

agua!, agua!, agua! mama

agua!, agua!, agua! tata

volé en mi caballo al pueblo,

Siete leguas de distancia,

Siete puñales de punta,

metidos en la garganta

Y el grito de m’hijo adentro:

De ¡agua mama¡ ¡agua tata¡

Le explique al doctor el caso,

Se sentó en la retranca,

Que el camino era muy fiero

Que se iba a quedar en llantas

La ciencia no es del pueblo

La ciencia no es de los pobres

La ciencia no anda a caballo

Y por esos mesmos caminos

‘onde los médicos no andan

cruza al galope la muerte

va y viene la desgracia

Me hizo dar en la botica,

Un frasco de limonada

Y que trujese al enfermo

Cuando la fiebre pasara.

Volví!

como vuelve un pobre en iguales circunstancias

El corazón en la boca

Y la tristeza en el alma.

El médico no venía

No por que fuese tan mala senda

que va a mi rancho

sino por que me faltaba!

me faltaba! Con que pagarle!

Con que pagarle a la ciencia

7 leguas de distancia.

La fiebre duró poquito

Se le acabó una mañana,

Entre un cantar de sorsales

Y el suave clarear del alba,

La madre abrazada a su hijo

Mi hijo la frente helada…

Y yo sin voz ni presencia,

parado al pie de la cama

Poco después de enterrarlo,

comenzó a turbar Juana

Se lo pasaba Llorando,

Se lo pasaba callada

Se lo pasaba riendo

Con los ojos en el aire

Con los brazos avanzados

Lo mesmo que se acunara contra su pecho

una criatura dormida

ansí se me fue!

ansí se me fue! la pobre

ansí la tierra la guarda

con los brazos sobre el seno acunando

mis desgracia

Estoy solito, estoy solito en mi rancho,

Me he quedao’ solo en las casas,

Ladran los perros afuera

Como si i’bieran fantasmas

Y alumbran mis pensamientos

Candiles de luces malas.

Hermano, hermano,

Habla por mi, habla por mi si mañana

dicen que soy un bandido,

un mal hombre, sin entrañas…

j’ui cordero y me hacen puma,

j’ui buey y me puesto garras.

Haaaaaaaaaaaaaaa!,

Que pronto que viene el día!,

Si es cierto que hay un dios

Que corte el alba, que corte el alba y ese grito,

ese grito, de agua

¡agua mama! agua!, agua!, agua tata!

12 comentarios para "LOS CENTROS LITERARIOS DE AYER"

  1. JORGE RAMÓN ORTEGA  octubre 18, 2010 at 2:33 pm

    JORGE;

    ME PARECE ESTAR POR LOS FINALES DE LOS SESENTA Y COMIENZOS DE LOS SETENTAS, CUANDO CONOCÍ A NUESTRA CÉLEBRE POETISA EN MI COLEGIO INEM, RECUERDO SU ACTUAR PAUSADO Y TRANQUILO

    Responder
  2. Félix Joaquín  octubre 18, 2010 at 6:09 pm

    jorge bien concebida esta columna, bonitos recuerdos.
    No solo me acordé de las declamaciones de Alvaro Pedroza, sino, las de Alvaro Palacios. Viví esos momentos y me agarró una nostalgia… pero al fin bonita… añosss de juventud y que aún tenemosss… ja, ja, ja…

    Responder
  3. Kathy Durán  octubre 18, 2010 at 8:05 pm

    Cómo me hubiera gustado vivir más en esa época en donde no había más que participar de esos espacio que aunque estaban llenos de drama, alcohol y amores furtivos, que es sin embargo lo mismo de hoy, pero sin literatura, lo cual es triste no tenerla ya. Me tocó más bien la época del blackberry y las caritas con los signos de puntuación (el arte más complejo que queda de la literatura escrita en las páginas sociales de internet es lograr esto: ;-O )

    Yo me imagino esos actos lúdicos de hoy en los colegios, todos los chicos con forros fluorecentes que cubren sus móviles, hablando de todo menos del personaje del día o del acto presente. Es más, creo que los colegios se dieron por vencidos y ya no tienen dichos espacios…ya los muchachos no les interesa declamar sino bailar tectonik…no estoy en contra del baile, sólo de estos tiempos dnde se atropella el idioma y los detalles del arte y la belleza se reduce en revistas de moda y glamour…ya me puse sentimental…gracias por esta gran columna. abrazos

    Responder
  4. Vitelio  octubre 18, 2010 at 9:34 pm

    Jorge!! Me enaltece el concepto tan alto en el que me tiene! muchas gracias!…ay!! fuì dejando para mañana y para mañana lo del box en el centro literario y me ganó el tiempo….

    Responder
  5. Vitelio  octubre 18, 2010 at 9:43 pm

    De otra parte, parafraseando a Benedetti, usted lo hace a uno “nostalgiar”; yo tambien me acuerdo como si fuera hoy de Ofelia cuando dirigía la biblioteca del INEM, alguna vez le comenté que me gustaba Lorca, y me “amarró” un rato a su alma inquieta; me impresionó la forma como analizó, en un detenido largo tiempo, una de las figuras del poeta: “Las piquetas de los gallos cavan buscando la aurora..”. Fue una hermosa tarde; aún retengo el aroma de su sonrisa, de su entusiasmo de su lenguaje fluido y erudito.

    Responder
  6. ALVARO PEDROZA ROJAS  octubre 31, 2010 at 5:25 pm

    Gracias, Jorge.
    Que agradable remembranza y que bueno regresar, desde las rutas de sus líneas, por los rincones de nuestro Colegio y por las hojas de historia literaria y de la juventud que compartimos en calidad de compañeros de bachillerato. Gracias por esta honrosa distinción de recordar tan gratos momentos. Viniendo de tan valiosa pluma es un inmerecido premio que me otorga al coraje que , como Ud señala debi resistir ante mis compañeros mamadores de gallo y muchas veces frente a todo el Colegio. FELICITACIONES: por ese importante como buen analisis de aquellos poemas vistos desde los estrados del Derecho. Leerle me llenó de alegría y a la vez de nostalgia. Menos mal que se nos acerca ya el nuevo momento del encuentro, esta vez, para celebrar nuestros primeros 40 años [que no de vida….sino de Bachilleres Promoción Panamericana 1971]

    Responder
  7. gilberto martinez  noviembre 5, 2010 at 7:20 am

    Si. Casi siempre me tocaba en la entrega mensual de notas en el salón – capilla del CORSAJE, lo que incomodaba a Teobaldo Arciniegas y al mismo Alvaro Pedroza.Casíto que lloro de alegre nostalgia

    Responder
  8. cata  noviembre 29, 2010 at 12:00 am

    Que tristeza saber que la familia es tan grande y nunca pude conocer la familia de Jose Alejandro villamizar mi abuelo que en paz descanse, hermano de ofelia Villamizar Buitrago… Que Dios los tenga en su gloria y que en el cielo se allan podido encontrar… Desde Buenaventura para ti Villamizar mi abuelito…

    Responder
  9. Álvaro Rondón Espinosa  marzo 25, 2011 at 6:20 pm

    Hermoso es recordar, María Ofewlia Villamizar perteneció al movimiento literario Círculo Rojo que fundamos en Pamplona (1966) y desde entonces, ya hace 45 años, realizamos tertulias itinerantes (centros literarios) donde aún hay lectura de poesía, declamación, música regional, en fin; invitamos ver Círculo Rojo Literario en internet

    Responder
  10. Francisco Espinosa Dávila  septiembre 27, 2013 at 6:41 am

    Amigo Jorge, hoy 27 de septiembre de 2013, tu articulo de fecha octubre 18 2010, ha provocado en mi mente y mi corazón un colapso, acompañado de nostalgia y a la vez de una alegría inmensa que en segundos, me transportaron a esa maravillosa época de finales de los sesenta y principios de los setenta en nuestra actividad literaria estudiantil y recuerdo perfectamente esos centro literarios que presentaban atmósfera muy propia de su contenido y era tan ceremoniosa esa actividad, que incluso recuerdo que vestíamos ese día que buenas galas de vestimenta e incluso corbata ese día, recuerdo participar como presidente, vice-presidente y vocal en numerosas ocasiones en compañia de amigos entrañables como Alvaro Iván Palacios Sánchez, Iván Orlando Abreo Monsalve y Edgar Granados Maldonado, entre muchos otros, que ahora escapan a mi memoria, gracias un abrazo y hazme partícipe de tus actividades literarias.PACHO ESPINOSA DÁVILA.

    Responder
  11. Lily  agosto 20, 2015 at 1:04 am

    Buenas noches. Necesito saber el autor, de la poesía que comienza así: “No, no me diga nada que yo no le creigo. No me diga mentiras, no sea tan jalcioso…” Les agradezco la colaboración. Gracias.

    Responder
  12. luz Elena Jimenez  noviembre 4, 2015 at 5:01 pm

    Si,,, al igual que Lily necesito saber cual esa poesía,,, porque la perdí,,, y me la quiero aprender,,, ni me haga remucos que pierde su tiempo……….

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.