UN ENCUENTRO DE ESPERANZA POR EL RESTABLECIMIENTO DE RELACIONES

Aunque el gobierno venezolano considera inflada la cifra, el justo reclamo por el pago de una deuda de importadores venezolanos a exportadores colombianos, que se estima entre 800 y 1.000 millones de dólares, supera los 18 meses, se ha convertido en un punto de honor para el Presidente Juan Manuel Santos y los gremios de producción de Colombia- Este será uno de los puntos que se toquen hoy en Caracas. ¿Cómo negociar si no hay garantía de pago?

El camino no es fácil porque mientras Venezuela dice que paga en bolívares, los colombianos reclamán la cancelación en dólares como es lo correcto.
De todas maneras, la Canciller María Ángela Holguín llegó a Caracas y los ministros de Defensa, Rodrigo Rivera, de Comercio, Sergio Díaz Granados y de Trasporte, Germán Cardona llevan instrucciones muy precisas “ir lento pero seguro” como les ha dicho el Presidente Santos.

“No crear demasiadas expectativas sobre los encuentros de hoy” aunque manifestó su optimismo por los resultados que se esperan de estas reuniones después del rompimiento de relaciones y que se esperan reanudar para que se mantengan en el tiempo es los que espera no sólo el mandatario de los colombianos ino el de todo el país, especialmente de quienes habitan en las zona de frontera.
La tarea que deben emprender los ministros colombianos con sus pares venezolanos es reconstruir las relaciones en los cinco frentes estratégicos acordados por los presidentes Santos y Chávez el pasado 10 de agosto en Santa Marta: comercio bilateral, complementación económica, asuntos fronterizos, infraestructura y seguridad.

Aunque la nueva agenda de Bogotá y Caracas compromete cinco sectores estratégicos, la mayor expectativa de Colombia se centra en dos puntos: el pago de deudas atrasadas a exportadores colombianos y la situación de la guerrilla en la zona de frontera.

El encuentro de Caracas ha despertado el optimismo en las autoridades venezolanas. El presidente Chávez destacó el nuevo ambiente de “respeto” reinante entre las dos naciones y aseguró que “las relaciones con Colombia van a ser mejores que las de antes”.

Después de mucho tiempo, Chávez volvió a admitir que le preocupa la problemática fronteriza. “Es muy grave: paramilitares, narcotráfico, secuestros, guerrilla, migraciones de gente huyendo de la guerra”, dijo.

También dejó notar de nuevo su rechazo a los señalamientos que se le hacen de ser complaciente con la guerrilla. “Vamos a hacer un esfuerzo (…) tenemos que respetarnos, nada más. Que no sigan acusándome de que yo apoyo a la guerrilla porque eso es mentira”, dijo.

La convivencia entre derecha (Colombia) e izquierda (Venezuela) es los que esperan los dos gobiernos dentro del respeto que debe primar según le expresó Chávez a la Canciller Holguín a quien considera su gran amiga.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.