PREVENCIÓN CONTRA EL ADOLESCENTE INFRACTOR

Desde hoy, el Comité conformado por la Alcaldía de Cúcuta, los tribunales Contencioso Administrativo, seccional de la Judicatura y Superior de Cúcuta, la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía, la Procuraduría, Policía de Infancia y Adolescencia, los jueces de familia, las comisarías de familia y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, decidió fortalecer y aumentar las medidas que tiendan a proteger la infancia y adolescencia cucuteña y dispuso además un plan inmediato para el fortalecimiento de la infancia que permita cumplir a cabalidad con las disposiciones asumidas durante su última sesión.

Para ello, se dispondrá de un hogar de paso situado en la Ciudadela de Juan Atalaya a la que serán conducidos los menores infractores y a donde sus padres tendrán que recogerlos.  Además se harán acreedores a sanciones civiles, disciplinarias y penales por no asumir  el cuidado de sus hijos.

La administración Municipal y los diferentes entes que conforman el Comité, especialmente el ICBF, estudian la asignación de un rubro y la gestión de otros recursos para adecuar el hogar de paso y fortalecer el Instituto Rudesindo Soto, encargado de la reeducación y rehabilitación de los menores incursos en conductas delictivas.

La Alcaldesa María Eugenia Riascos Rodríguez, celebró que el nutrido grupo conformado por magistrados, directores, investigadores y defensores, se mostraran tan interesados en revisar la política en el cumplimiento de las acciones de promoción y prevención frente al cumplimiento de la problemática del menor infractor de la ley penal.

La Administración Municipal presentó ante el selecto grupo la gestión realizada en las secretarías de Bienestar Social, Gestora Social, Salud, Educación, Cultura, Seguridad y de manera especial la realizada ante el Gobierno Nacional con los programas como Familias en Acción.

“Mostramos lo que se hace con diferentes instituciones con estos menores que quieren ingresar a una discoteca y a lugares de diversión nocturna. Se está haciendo un trabajo con diferentes instituciones, pero hay que hacer un llamado a los padres de familia porque debe haber una  responsabilidad. Destacamos el trabajo que se viene realizando con la Policía de Infancia y Adolescencia, con los niños que están en los semáforos, por eso se está adecuando un sitio con el apoyo del ICBF para recoger a estos menores y a los padres les vamos a establecer una sanción”, precisó

REVISIÓN

Para el director regional del ICBF, Eduardo Esteban Jaimes, es de vital importancia la revisión del plan del Sistema Responsabilidad Penal para Adolescentes, porque permite evidenciar la problemática de los jóvenes en el tema de la infracción penal.

“Podemos destacar que existe un trabajo mancomunado y el compromiso por parte de las diferentes entidades para que trabajemos y entre todos podamos darle las mejores soluciones a un problema que infortunadamente sigue incidiendo en nuestra ciudad y el departamento. Visualizando estrategias que nos permitan darle solución al infractor de la ley penal y que están involucrados en consumo de sustancias sicoactivas”, dijo.

En opinión de la magistrada María Inés Blanco, presidenta del Consejo seccional de la Judicatura, esta clase de jóvenes con problema de drogadicción, deben recibir una atención especial, y por separado de mayores delincuentes.  “Los jóvenes y los niños que tienen este problema (drogadicción) no pueden estar con los de la misma problemática que sean adultos, eso nos exige una institución que nos permita atender de manera diferencial a los menores de 18 años”, precisó.

La directora seccional de Fiscalías, Alix Moya Soto, se mostró de acuerdo en que se le debe apuntar a un centro específicamente para atender esa problemática. “Se deben efectuar gestiones en ese sentido y esperamos que con el apoyo de todas las instituciones podamos muy pronto hacer realidad este sueño”.

Guillermo Ramírez Dueñas, magistrado del Tribunal Superior de Cúcuta, calificó de positivo el encuentro porque se conoció de primera mano la gestión desarrollada en el aspecto social con los jóvenes. “El problema de los muchachos que cada día son menores de edad los consumidores, la prostitución infantil en aumento, nos hace reaccionar y determinar políticas efectivas de prevención, además de verificar en qué se está fallando”, precisó.

Puso de manifiesto el magistrado Ramírez Dueñas que como Cúcuta está situada en una zona de frontera, se presenta tráfico de droga y prolifera la cultura del alcoholismo, problemática que debe ser tratada con tacto también por los padres de familia.  Por eso sugirió emprender operativos contundentes contra las llamadas “ollas” y sitios de diversión nocturnos donde dejen ingresar a los menores.

La Policía y los entes de control anunciaron operativos a diversas horas del día y la noche, en los puntos álgidos donde los muchachos adquieren las drogas para el consumo diario.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.