MISA EN ESPAÑOL CON EL PADRE RUBER CARRERO

Por Nohra Ibargüen – CANADÁ-

Desde el 21 de octubre de 1953, cuando se dio el inicio oficial a las relaciones entre Colombia y Canadá, los colombianos han estado migrando hacia este acogedor país norteamericano.  Esta migración ha venido creciendo día tras día.  Los colombianos junto a otros latinos originarios del Perú, Venezuela, México y otras naciones suramericanas y centroamericanas, forman la actual ola migratoria que tiene Canadá.  En otra época la olas migratorias provenían de la China, Haití, Italia, Portugal y países eslavos entre otros.  Muchos de esos inmigrantes que se establecen en Canadá hacen parte de la mano de obra calificada de este país que ha tenido dificultades para realizar por si solo el relevo generacional de sus trabajadores.

Las regiones de mayor atractivo para los inmigrantes son las de Toronto, Montreal, Vancouver, Alberta, Quebec y Ottawa.  Estas regiones cuentan con una buena red de servicios de acogida al inmigrante la cual favorece su integración.  Esto implica mayores oportunidades de acceso al trabajo y a la educación superior.  Sin embargo, en general este proceso de integración puede estar dando frutos de manera estable sólo después de cinco años de haber llegado a Canadá.

Aquí en la región de Ottawa y Gatineau, desde hace poco tiempo se han venido estableciendo más  colombianos, la mayoría de ellos refugiados.  Entre todos los inmigrantes colombianos y todos los latinos hay uno que empezó a destacarse. Él  en menos de dos años ha logrado ganar liderazgo en la sociedad latina y reconocimiento entre los canadienses de la región. Su entrega y profesionalismo como guía espiritual le han otorgado un gran respeto.   El reverendo padre Ruber Carrero es un cucuteño que ni es refugiado, ni estudiante, ni inmigrante inversionista y tampoco independiente.  Él es un sacerdote que vino a Canadá como parte de un programa de soporte parroquial que busca suplir la deficiencia de sacerdotes.  La iglesia canadiense requiere de gente joven que haga el relevo de aquellos que se jubilan.  En este programa solo unos pocos son los elegidos para venir a Canadá por un tiempo.  Sin embargo, esto no garantiza que su vida como inmigrante sea fácil.  Para los sacerdotes, el proceso de integración es también largo y exigente.

De hecho, el padre Ruber Carrero, quien trabajó en la iglesia del Domingo Sabio en Cúcuta, al llegar a Canadá tuvo que emprender ciertas tareas nada fáciles.  Él tuvo que aprender los idiomas oficiales de Canadá, tuvo que buscar vivienda, encontrar una iglesia que le permitiera oficiar misa y a su vez encontrar los fieles.  Él tuvo que buscar hasta los amigos porque a diferencia de los que venimos con la familia, él vino solo.  Y es que el soporte familiar es fundamental para avanzar en el proceso de integración en un nuevo país, en una nueva sociedad. El padre Ruber tuvo que batirse contra éstos y todos los demás desafíos que demanda comenzar una nueva vida.

La mayoría de los latinos instalados en Canadá son católicos que en algún momento se alejan de las prácticas religiosas debido a que ocupan todo su tiempo en solucionar sus dificultades, pero principalmente porque carecen de una orientación espiritual en el idioma español.  Es por eso que el padre Ruber ha logrado convocar a la comunidad latina.  Él es una persona que utiliza un sermón fresco, actual y directo.  Él trabaja para aliviar las cargas emocionales de sus fieles y lo logra a partir de su dedicación, su intervención, sus consejos y la actitud positiva que proyecta. Él junto al grupo de animosos colaboradores que lo acompaña consiguieron que una gran cantidad de niños hicieran su primera comunión.  Esto fue una ceremonia colectiva que reunió gente de los países centroamericanos y suramericanos.

Ruber Carrero es un cucuteño de éxito que lidera la colectividad latinoamericana de católicos en Gatineau.  El oficia la misa en español todos los domingos a las 6 pm en la Catedral San José de la ciudad de Gatineau.  Antes de su llegada se hacia una misa en español cada 4 meses.  Hoy gracias a su impulso y al apoyo de los latinos, podemos tener la misa dominical todas las semanas.

Fue el padre Ruber quien realizó la oración por la paz frente al parlamento en Ottawa el 20 de julio.  Un evento organizado por la embajada de Colombia y al que asistieron el Embajador Jaime Girón Duarte, la Cónsul en Ottawa, Mónica Beltrán Espítia, todo el cuerpo diplomático y las personas invitadas a este homenaje a la República de Colombia.

La colonia nortesantanderana en la ciudad de Gatineau ha venido creciendo y lo seguirá haciendo.  Se espera el éxito para todos y que muchos de ellos también logren distinguirse de manera positiva y nos logren enorgullecer como lo hace el padre Ruber Carrero.

2 comentarios para "MISA EN ESPAÑOL CON EL PADRE RUBER CARRERO"

  1. WILMER BLANCO CARDENAS  diciembre 7, 2010 at 1:30 pm

    felicitaciones padre, por representar en horabuena a nuestro pais, buen trabajo te lo mereces, recordandolo con el corazon…

    Responder
  2. JESUS CARMONA  marzo 6, 2011 at 1:29 pm

    FUI DIACONO TRANSITORIO DE LA IGLESIA CATOLICA, PERO AL DECIDIR CASARME PEDI MI RENUNCIA. EN LA ACTUALIDAD BUSCO COLABORAR EN UNA IGLESIA EN CANADA CON MI FAMILIA, PODRIAN ORIENTARME COMO HACER.

    GRACIAS

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.