MANANTIALES PEREGRINOS EN BRASIL

Por: Jesús María Stapper

Es un maravilloso motivo para mí como artista plástico y escritor, llegar desde Colombia, con mis sueños pictóricos surreales de Manantiales Peregrinos a Brasil, un país infinito. Un país lleno de magia y de encanto. Un país poblado de crepúsculos que nacen al  atardecer cuando el río Amazonas que es un mar en movimiento dentro del alma amazónica, con su pecho abierto al amor, guarda dentro de su cuerpo cálido, todas las estelas, todos los destellos, y todos los rastros del cielo enamorado que camina sobre la vastedad del territorio brasilero. El ancho cielo  de éste lado sudamericano con sus soles, sus estrellas,  sus lunas, se encarga de dar luz a todos sus caminos…, y a todos los destinos brasileros. Todo parece  indicar que desde cualquier rincón del mundo,  los pasos del hombre contemporáneo y futuro, vienen hacia acá. Y… ¿Quién no se enamora eternamente de Brasil si en esta tierra se radicó para siempre la primavera del universo?  Hacia esta nación se dirige el vuelo feliz de las aves migratorias, de las aves peregrinas. Se dirigen también, llenos de felicidad, los vuelos multicolores de mis Manantiales Peregrinos.

Y… ¿qué decir de Salvador de Bahía la tierra donde el gran Jorge Amado tejió con sus letras lo más inmaculado y ferviente de sus sueños? Sueños de libertad, sueños de grandeza, sueños de realidad y ficción, sueños venturosos tan llenos de mar… tan llenos de océano. Sueños tan llenos de pescadores, tan llenos del corazón del hombre de esta tierra, de su tierra.

Y… ¿Qué decir de Salvador de Bahía y sus mujeres repletas de armonía, sensualidad y belleza; mujeres tan llenas de ritmo, de samba y candomblé (en su ritual sublime de pasión y de fascinante erotismo); mujeres tan llenas de alegría y frenesí? ¿Qué decir ahora de sus nombres femeninos tan sonoros y cautivadores si Jorge Amado para nombrar a todas las mujeres dentro de un poema, de una vez… las llamó Gabriela… o doña Flor?

Y… ¿Qué decir de Salvador de Bahía si es una ciudad llena de historia, tan esplendorosa, tan antigua, tan actual, tan moderna, tan majestuosa? Una ciudad amable y generosa, tan generosa como una ventana bendita que abre sus alas para que durante una  mañana despejada, y por sus calles,  entre a pasear  el universo y todo lo demás que anda por ahí. Si Jorge Amado alternó su residencia entre Salvador de Bahía y París, hoy yo (que nací en Cáchira un modesto pueblito colombiano) y mis sueños plasmados en Manantiales Peregrinos se alternan entre Bogotá y Salvador de Bahía… y por supuesto, entre Bogotá, Salvador de Bahía, y el resto del mundo. Entonces sea esta ciudad, la segunda casa de mi obra pictórica, y si se puede, sea también la segunda casa de mi obra literaria.

ENTRE MI PINTURA Y YO: Fuentes de mis Manantiales Peregrinos

Ir a los universos de Manantiales Peregrinos es llegar directo a un mundo surreal donde nacen múltiples fuentes. Fuentes cristalinas. Fuentes filosóficas. Fuentes de poesía. Fuentes de pensamiento. Fuentes de exploración y de hallazgo. Fuentes de amor. Fuentes de color, alegría, esperanza y vida. Es una invención de universos hechos realidad a través del pincel y de la paleta. Son imaginarios que nacen de mis sueños (que a la vez creo que son los mismos anhelos de la gesta onírica del hombre) y que plasmados al óleo  hacen una realidad en donde no existe dolor, violencia, miseria, injusticia, muerte o extinción.

Ustedes que son los amables y generosos lectores de mi pintura,  en su búsqueda individual y colectiva de la exposición, encontrarán mágicas visiones de amplio colorido. Hallarán  primaveras nacientes e inmortales, cunas de filantropía y riqueza, remansos y oasis para superar las duras exigencias que demanda la supervivencia actual. Harán viajes al infinito sobre sendas de regocijo y placer, y por sobre todo, irán a un encuentro con la armonía de sus almas, de sus deseos, de sus sentimientos y de sus utopías porque caminarán por  estadios de verdadera paz. Mi obra constituye un manjar para el goce del espíritu, una invitación  a volar hacia la conquista de los nuevos horizontes.

Bienvenidos a soñar junto a mi obra de cautivadora presencia. Bienvenidos a atrapar el profundo contenido de su  legado. Lo demás, le corresponde a su sabia imaginación, la imaginación que surja al vuelo cada vez que ustedes observen el esplendor de mis  Manantiales Peregrinos.


4 comentarios para "MANANTIALES PEREGRINOS EN BRASIL"

  1. JESSICA MANJARRES  agosto 3, 2010 at 10:56 pm

    Que maravillosa obra, que excelente trabajo de nuestro maestro y artista colombiano. muchas felicitaciones.

    Responder
  2. ASDRUBAL  agosto 4, 2010 at 2:30 am

    Felicitaciones Jesus Maria, a travez de tu obra siento que que estoy en Brasil acompañandote en tan bella correrìa.

    Responder
  3. Monica  agosto 4, 2010 at 10:10 pm

    Compartimos el amor por Brasil, es un país maravilloso, q bueno q ha logrado expresarlo de esa manera tan maravillosa y original!

    Responder
  4. jenifer paola stapper castellanos  agosto 6, 2010 at 3:12 pm

    primito felicitaciones muchas k lastima k no estes con nosotros pz kiero k sigas logrando esos exitos pz todos te los mereces….

    te rekieroooooooooooooooooo
    d eparte de la flia: stapper castellanos tus primos y kienes te kelen y te acompañan…

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.