COMENZO EL TIEMPO DE JUAN MANUEL SANTOS

Tal como lo anunció en su campaña el Presidente Juan Manuel Santos  partirá su gobierno desde la “seguridad democrática” hacia la prosperidad democrática.

En un emotivo discurso rindió un homenaje a su antecesor Álvaro Uribe Vélez de quien dijo “es un colombiano genial e irrepetible”, mientras aseguró que las próximas generaciones descubrirán con admiración que fue el liderazgo del Presidente Uribe.

«Quiero rendir también un tributo especial, un homenaje desde el fondo de mi corazón, a un hombre que brillará en la historia patria como aquel que devolvió a los colombianos la esperanza en el mañana y la posibilidad de recorrer sin miedo nuestro hermoso país», señaló Santos dirigiéndose a su antecesor Álvaro Uribe Vélez.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, durante su discurso de posesión hizo una exaltación de la labor de su antecesor, Álvaro Uribe, de quien dijo devolvió a los colombianos «la esperanza» y sentó las bases para un país próspero.

Agregó que las próximas generaciones descubrirán «con admiración que fue el liderazgo del presidente Uribe» el que sentó las «bases para un país próspero y en paz en que vivirán».

A juicio de Santos, Uribe «es un colombiano genial e irrepetible», e insistió en que gracias a él y su familia «dejaron un país donde es posible hablar de progreso, de prosperidad, de futuro y de paz».

Santos, en uno de los momentos más aplaudidos de su discurso, se mostró orgulloso de haber heredado el legado de Uribe y proclamó que luchará «por consolidar y acrecentar su inmensa obra de Gobierno».

Afirmó que no retrocederá en el camino recorrido y que, tal como lo prometió en su campaña, avanzará «desde la seguridad democrática hacia la prosperidad democrática».

También tuvo palabras de elogio para la esposa del ahora ex presidente Uribe, Lina Moreno, a quien calificó de «mujer excepcional» que trabajó «con dedicación y discreción por las causas más justas».

“Llegó la hora de enterrar los odios”, dijo a las guerrillas a las cuales advirtió que con ellas buscará la por la razón o por la fuerza.

Fue muy conciliador en su discurso en el cual hizo una reflexión el Presidente Santos hizo un llamado a los vecinos a construir un futuro basado en el respeto mutuo., mientras reiteró la intención y voluntad  de restablecer la buenas relaciones con el Poder Judicial, construir una nueva Colombia, partiendo de los proyectos de unidad nacional.  También se comprometió a crear más empleo para que la población más pobre viva en condiciones dignas de vida.

Al comenzar su discurso, planteó de nuevo que su Gobierno será de unidad nacional, porque –dijo– doscientos años después del grito de libertad no hemos alcanzado ni la paz ni la justicia social.

Aseguró que esa unidad nacional no es para repartir cuotas burocráticas, sino para la construcción de un proyecto nacional que involucre a todos los sectores.

Santos habló de la necesidad de brindar a la mayoría de los colombianos garantías basadas en el empleo y en el alcance de las mínimas condiciones para tener una vida digna.

A los inversionistas extranjeros les garantizó las mejores condiciones para aprovechar las posibilidades comerciales que brinda Colombia.

Dijo que garantizará a la oposición las condiciones para ejercer su tarea, y habló de la importancia de robustecer los partidos políticos. “No quiero un país sin controversias ideológicas”.

Ratificó que no tolerará que los grupos armados ilegales obren en contra de la voluntad de las mayorías: “a los ilegales los seguiremos combatiendo sin tregua”. Resaltó la tarea de las fuerzas militares y les pidió resultados y avances contundentes en la lucha contra el terrorismo.

Esos sí, precisó que “la puerta del diálogo no está cerrada con llave”, en una clara respuesta a los recientes mensajes de las Farc y del Eln. Pero aclaró que eso se hará sólo sobre compromisos inalterables como: la liberación de los secuestrados, la salida de los niños de las filas subversivas, el desminado, la renuncia al narcotráfico y el poner fin a la contaminación de los recursos naturales. “Es posible tener una Colombia en paz, por la razón o por la fuerza”.

Y le recordó a esos grupos: “Saben que somos eficaces”.

Luego dirigió un emotivo agradecimiento a las Fuerzas Armadas y enseguida al presidente saliente Álvaro Uribe Vélez, de quien dijo que las próximas generaciones lo considerarán un colombiano “genial e irrepetible” que sentó las bases de una nación en paz.

También hizo mención a la primera dama, Lina Moreno de Uribe. Los asistentes al acto rompieron en un prolongado aplauso. “Gracias, mil veces gracias, presidente Uribe”. Y prometió: “No retrocederemos”.

Santos anunció que presentará ante el Congreso un estatuto contra la corrupción pública y privada. De la misma manera “que perseguimos a los jefes del terrorismo, perseguiremos a los que se roban los recursos públicos”, advirtió Santos al reiterar que su gobierno será fundado sobre el principio de transparencia y rendición de cuentas, y les envió un mensaje a quienes piensan que podrán aprovecharse de su Gobierno para enriquecerse: “No tendrán parte en el gobierno de unidad”.

Volvió a referirse a las relaciones con la rama Judicial, de las que dijo se basarán en la armonía y la independencia con un solo fin: combatir la impunidad.

Sobre el tema de las relaciones exteriores, el nuevo Presidente aseguró que “queremos vivir en paz con todos los vecinos (…) Los respetaremos para que nos respeten”.

“Así como no reconozco enemigos en la política nacional, no reconozco enemigos en ningún gobierno extranjero”, agregó. La palabra guerra “no está en mi diccionario”, porque “antes que soldado he sido diplomático”.

Enseguida dijo que su Gobierno trabajará para restablecer las relaciones con Venezuela y Ecuador. “Prefiero el diálogo franco y directo y ojalá sea lo más pronto posible”.

En ese momento del discurso, Santos fue reiteradamente interrumpido por los aplausos de los asistentes.

Aprovechando la presencia mandatarios de 17 países y delegados de más de 100 gobiernos quienes asistieron a su posesión, clamó por la recuperación de Haití porque las promesas en ese sentido han sido incumplidas. También hizo fuerte llamado a la defensa de los derechos humanos. Nos nace “de la más profunda convicción ética y humana”.

Invitó a cada uno de los colombianos a formar parte de lo que él llamó un “nuevo amanecer en la historia nacional”.

Al cierre de su discurso, Santos hizo alusión a  Eduardo Santos, su tío abuelo y ex presidente de Colombia: “Cualquier sacrificio que me espera en la vía que hoy empiezo a recorrer lo recibiré con alegría, si puedo en cambio llevar a los hogares colombianos un poco más de bienestar, un poco más de justicia y el don divino de la paz”.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.