200 AÑOS DE INDEPENDENCIA DE COLOMBIA EN OTTAWA

¿Qué significado tiene la serie de eventos del bicentenario de la independencia de Colombia para un colombiano que vive en el exterior, que ha emigrado lejos de su familia, de sus amigos, de su bello país?

Son varios los motivos los que nos llevan a vivir fuera de Colombia. La mayoría de ellos convergen en la búsqueda de una mejor calidad de vida, de un lugar donde el respeto por la vida humana sea mayor y su trabajo sea notoriamente mejor recompensado.  Es posible que quienes han migrado sientan que su país aun no es libre, que hoy más que ayer está sometido a otros yugos.  Hablando de esto podemos decir que Canadá es un país libre y con gran calidad de vida para sus ciudadanos, residentes y visitantes. Pero también todos coincidimos en que nuestro país es irremplazable.  No solo es la belleza de sus paisajes y la riqueza de sus recursos naturales sino principalmente la calidad de su gente.  Tenemos la libertad para expresar nuestra capacidad empresarial y nuestro positivismo.  La libertad para mostrar nuestra capacidad para revertir las adversidades en oportunidades.  En eso somos ampliamente libres.

Aquí en Canadá, la observación es que solo unos cuantos se sienten patriotas y lo practican.  Aquí Colombia es una y la Patria es otra.  La casi totalidad ama a Colombia, pero algunos desconocen su Patria.  Pareciera que el concepto de Patria fuera solo un ínfimo recuerdo de la edad escolar que  perdió su encanto.  Pensé en esto cuando observé la reducida asistencia de la comunidad colombiana a los eventos del bicentenario. Pienso que los estímulos al civismo debieran fomentarse hasta mucho después de la secundaria de manera organizada y trascendente.

Para festejar el bicentenario del 20 de julio de 1810, el Sr. Embajador de Colombia en Canadá, Jaime Girón Duarte, convocó a toda la comunidad colombiana residente en Ottawa y Gatineau a un selecto programa de actividades.  La asistencia fue escasa pero entusiasta. Esto comenzó a principios del año con una conferencia sobre historia de Colombia cuya oradora fue la Sra. Diana Uribe experta en estos temas.  En la semana que enmarcó el 20 de julio se realizaron dos conciertos, el primero del grupo Ensamble Sinsonte, que compone e interpreta fusiones de música folclórica llanera y melodías de academia; el otro concierto, de música de cámara del altiplano andino, estuvo a cargo del ingenioso dúo Gallo-Flórez.  En particular este dúo de talentosos artistas colombianos son los creadores de innovaciones musicales que nos hacen transportar imaginariamente a los bellos paisajes de las tierras andinas del altiplano colombiano.  Un espectáculo que fue muy apropiado para el auditorio colombo-canadiense.

La oración por la paz realizada por el sacerdote cucuteño Reverendo Ruber Carrero y la exposición fotográfica « Carteles Iconográficos-Retratos de la Independencia completaron el marco de la celebración.

El martes 20 de julio, la alcaldía de Ottawa ordenó  que el cambio de guardia del parlamento de ese día fuera dedicado a nuestro país.  Al mediodía, se ofreció una misa en la catedral de Ottawa.  Tanto en estos dos encuentros como en los otros estuvieron el Sr. Embajador de Colombia en Canadá, Jaime Girón Duarte, la Cónsul de Colombia en Ottawa Sra. Mónica Beltrán Espítia, el Ministro consejero Dr. Felipe González Hernández y todos los funcionarios de la embajada  Al final de la tarde, todo el cuerpo diplomático colombiano fue el anfitrión de una sobria recepción donde estuvieron embajadores de diferentes países del mundo y con quienes la embajada mantiene excelentes relaciones. Este ha sido un año de éxito para la embajada porque se consiguió la firma del TLC Canadá-Colombia y a través del cual se beneficiarán muchos empresarios de ambos países.  Importantes intercambios comerciales se esperan a partir de la vigencia de este TLC.

La celebración aun continúa, otros eventos organizados por la comunidad colombiana de Ottawa y Gatineau tendrán lugar en los meses que restan del año.  Esto con el auspicio de la embajada de Colombia en Canadá.  Se espera que la inasistencia se revierta y en las próximas actividades acuda un mayor número de compatriotas.

Qué cuándo, dónde y por qué son preguntas que necesitan respuesta en torno a la apatía, a la negligencia del colombiano para participar en este tipo de eventos.

Se necesita un coro que nos inspire a cantar juntos en el mismo lugar y a la misma hora.  Se necesita un punto de convergencia que motive una mayor participación de la gente en las próximas ocasiones.  Se requiere asistir en gran número a las celebraciones organizadas por las embajadas sin que importe el grupo político.  En el exterior somos tan poquitos que la solidaridad debe imperar para mostrar la cara positiva de nuestro hermoso país y del cual fuimos ciudadanos al nacer.

Por Nohra Ibargüen


3 comentarios para "200 AÑOS DE INDEPENDENCIA DE COLOMBIA EN OTTAWA"

  1. Mariana  agosto 13, 2010 at 3:18 pm

    Es grato conocer lo que piensa la gente que vive en el exterior. Me agradó el artículo de Nohra Ibargüen.

    Responder
  2. Juan Armando Diaz  agosto 17, 2010 at 4:18 pm

    Nohra es interesante tu percepción de lo que vivímos los colombianos en Ottawa. Para mí es más importante que lo hayas escrito y nos lo hayas hecho conocer, muchas gracias.

    Responder
  3. Laura  agosto 18, 2010 at 8:40 am

    Yo fui a los eventos del Bicentenario, y creo que la razon por la que la gente no va es porque no ofrecen nada bien organizado, no hubo tipo una “recepcion” el dia 21 de Julio, cada quien fue por su lado al parlamento y luego a la iglesia, y donde quedo Colombia? no habia nada que nos identificara en el parlamento, solo el embajador con 10 personas mas sentados en la mitad – no vi ni una bandera, hasta pense que no estaba en el lugar del evento. El bazar del domingo me parecio lo mismo, un poco de gente en el parque, faltaron toldas y mas oferta de productos, solo se podia comer lechona, tamales y empanadas…. definitivamente creo que falto organizacion y apoyo de parte de la embajada.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.